Para que nadie sea esclavo

¿Por qué ser docente hoy? Para que nadie sea esclavo. @casandr99416697 @Cultura_LIJ

Anuncios

Para que nadie sea esclavo.

Los docentes somos emisores de información por naturaleza. Vamos y venimos diariamente traficando ideas, desarrollando contenidos, instalando en el aula bases para construir junto con nuestros alumnos lo que vendrá. Construimos desde nuestro universo simbólico a veces en coincidencia con el hegemónico y, otras, diametralmente opuesto.

¿Qué batalla tenemos que dar en el terreno del lenguaje quiénes estamos al frente de una clase?

Construyamos en el aula un relato profundamente enraizado con la realidad y de allí partamos para darle luego la bienvenida a la imaginación.

Graciela Piombo, maestra, Educación por el Arte.

Por qué ser docente hoy

Quien elige hoy ser docente tiene que tener los pies enraizados en la tierra pero la cabeza llena de sueños y de esperanza.

“Quien elige hoy ser docente tiene que tener los pies enraizados en la tierra pero la cabeza llena de sueños y de esperanza.Alguien que reme contra la pesada corriente de la desesperanza, del individualismo, del consumismo y del miedo que quieren meternos para hacernos sumisos. Alguien que tenga una fe gigante en los seres humanos y por ellos se capacite, se comprometa y esté dispuesto a encender en su camino el valor del conocimiento y de la solidaridad.” Ana Casale, maestra.

Ser docente hoy

¿Por qué ser docente hoy? Como diría Alan Badiou hablando de lo que es una vida verdadera: “porque es un regalo
peligroso que la vida nos hace”.

¿Por qué ser docente hoy? Como diría Alan Badiou hablando de lo que es una vida verdadera: “porque es un regalo peligroso que la vida nos hace.” El auténtico docente es hoy y siempre, ante todo, un intelectual que piensa y crea pensamiento con lo que cada época le provee, y en ese juego abierto entre la intelectualidad del docente y la intelectualidad del alumno se trabaja justo en el indicio de que algo no cierra por completo, allí donde se mantiene una cierta fisura y donde ese “algo” que ya está en el sujeto -sujeto alumno y sujeto docente- y también está más allá de él, eso que no se consigue simbolizar por completo, se convierte en conocimiento.

Creo, sinceramente, que el trabajo con el pensamiento nos salva en alguna medida de la sensación o sentimiento de fatalidad.

Teresa Rodríguez. Tres Arroyos, Buenos Aires, Argentina. Profesora de Lengua y
Literatura. Con desempeño en Educación Secundaria, Educación Terciaria y como
Inspectora de Área de Secundaria.