Criterios de selección de literatura para la escuela secundaria

A partir de una investigación de reconstrucción del corpus de textos para la escuela secundaria, la autora ha indagado acerca de los criterios que subyacen a su elección. Nos lleva a discutir otra vez la necesidad de seleccionar para enseñar… enseñar literatura.

Por Prof. Fabiola Etchemaite – Universidad Nacional del Comahue.

A partir de una investigación de reconstrucción del corpus de textos para la escuela secundaria, la autora ha indagado acerca de los criterios que subyacen a su elección. Nos lleva a discutir otra vez la necesidad de seleccionar para enseñar… enseñar literatura.

 

Este artículo constituye un resumen de los informes finales de las investigaciones “Ficción de ficciones. El canon literario en la escuela secundaria” (2012 y 2016) dirigidos por la Mg. María Dolores Duarte y codirigidos por mí. En el primero de ellos, nos focalizamos en el Ciclo Básico y en el recientemente finalizado, en el Ciclo Superior. Reconstruimos el corpus de textos que se seleccionan en la escuela secundaria en nuestra región e indagamos acerca de los criterios que subyacen a su elección. Presentamos aquí un breve análisis de las entrevistas realizadas a docentes en torno a las diversas razones que se entrecruzan a la hora de definir las obras propuestas a los estudiantes.

En el Ciclo Básico, la mayor parte de los docentes consultados tenía en cuenta:

  • Gusto de los estudiantes: este criterio refiere a la identificación del lector, los temas actuales y la facilidad de la lectura. Lo que los estudiantes leen, terminan de leer, comentan es lo que sienten más cerca y lo que han comprendido, incluso en términos de lenguaje. Búsqueda de determinados efectos pragmáticos cercanos a los propuestos por la industria del entretenimiento.
  • Textos que “funcionan o que no provocaron rechazo cuando fueron propuestos por primera vez y las actividades y evaluaciones resultaron exitosas.
  • Géneros literarios: responden a la documentación curricular que prescribe –según el año– la lectura de textos policiales, maravillosos, fantásticos, etc. Prima la narrativa; la poesía y el teatro aparecen muy esporádicamente.

En cuanto a los criterios de selección de los docentes del Ciclo Superior, en su mayoría, coinciden en:

  • Textos del canon argentino que deben leerse en este período. Se nombran subgéneros (fantástico, policial, realista) y se suman formatos nuevos como, microrrelato y libro álbum.
  • Gusto personal del docente –ya no del estudiante– que cruza todas las elecciones, canónicas y alternativas, pasadas y ultrarrecientes, autores u obras latinoamericanas, argentinas, actuales o pretéritas.
  • Temas interesantes: se trata un lector con quien se habla de temas serios, de grandes, casi de igual a igual. Temas que los docentes atribuyen unívocamente a los textos; fundamentalmente los de la agenda actual: dictadura, problemáticas de género, trata de personas, alteridad, utopías, inmigración, identidad, holocausto, violencia política, otredad; y también temas clásicos, como el héroe, el amor, los viajes.

Ambos grupos de docentes coinciden en el poco o ningún peso, en sus decisiones literarias y didácticas, de los currículos provinciales y nacionales y de la formación universitaria (de la que rescatan los textos canónicos y las líneas teóricas). Influyen sí, y mucho, finalmente, dos dispositivos: el canon accesible y las condiciones institucionales.

El canon accesible se encuentra entre colegas lectores, en la web y –mayoritariamente– en las bibliotecas escolares. Todos los entrevistados se refirieron a la dotación de libros de los diferentes planes nacionales de lectura. Allí han encontrado, en cantidad suficiente, los clásicos y los nuevos formatos, y libros caros que no hubiesen podido conocer ni comprar ellos ni sus estudiantes. Pero, dicen, los docentes no tienen tiempo para leer, o no saben dónde están o las cajas siguen cerradas y escondidas. Pocas escuelas, parece, han sido capaces de sacarles el jugo a las famosas cajas.

Este criterio también involucra un importantísimo número de textos breves que presentan los manuales. Estos dispositivos didácticos, que históricamente constituyeron la base bibliográfica del alumno, hoy determinan los contenidos para enseñar y fijan agenda en materia de lecturas literarias. Casi la totalidad de los manuales, así como la mayoría de las colecciones de títulos publicados para la escuela, pertenecen a grupos empresariales de magnitud intercontinental cuyas estrategias de promoción estarían determinando la conformación de un nuevo canon mercantil (Duarte, 2012).

Y esto nos lleva directamente a las condiciones institucionales que, más que criterio o tamiz, funcionan como estructura, en el peor sentido de la palabra. El peso de lo institucional se expresa claramente en el poco espacio de discusión entre pares y en las decisiones de las escuelas. Pocas veces participan en la confección de los proyectos institucionales o del Plan Lector. Muchos entrevistados explican que, cuando llegaron a la escuela, los programas ya estaban allí. El trabajo suele ser solitario y, cuando hay acuerdos, se engranan más por cuestiones burocráticas que literarias.

Nos interesa formular, por otra parte, algunas conclusiones generales en torno al canon literario en la escuela media en nuestras provincias de Río Negro y Neuquén, y que creemos pueden ser generalizables a otras geografías. En primer lugar, es necesario redefinir el canon escolar como un conjunto de obras “que por tradición, accesibilidad o imposición curricular/editorial, se lee en la escuela durante un tiempo” y que posee un carácter híbrido, transhistórico, efímero y fuertemente condicionado por el mercado editorial. Su carácter canónico solo implicaría que tales textos son reconocidos por los docentes y su vigencia temporal es relativa (Duarte, 2011).

En la configuración del actual canon escolar de la escuela media, se advierte la falta de direccionamiento por parte del Estado, el cual, a través de la documentación curricular, debiera proveer al docente de algunos lineamientos orientativos en materia de lecturas literarias. Su alejamiento no indicaría mayor libertad de elección por parte del profesorado, ya que el espacio que las autoridades educativas dejan vacante está siendo ocupado de manera progresiva y contundente por las corporaciones multinacionales que en el país –Argentina– casi monopolizan el mercado del libro escolar. Sostenemos entonces que en el canon escolar se advierten formas sutiles de recolonización que posiblemente estén afectando la construcción de las subjetividades juveniles (Duarte, 2012).

Apreciamos con sorpresa la ausencia de criterios específicamente literarios, tales como la condición literaria de las obras, su carácter abierto y polisémico, el lenguaje poético, el carácter de la trama, etc. Advertimos también una muy escasa consideración hacia el género poético o hacia la variadísima producción de obras teatrales.

En fin, que a diferencia de hace 30 años, cuando discutíamos si seleccionar implicaba censurar, dejando atrás la discusión por la pedagogización y el didactismo, ahora es necesario discutir otra vez la necesidad de seleccionar para enseñar, que es lo parece que no está sucediendo: enseñar literatura. ¿Son los temas tratados, el gusto, lo canónico y lo posmoderno, lo accesible, los contenidos de Literatura en la escuela secundaria? ¿Dónde están la ficción, el extrañamiento, la metáfora, la función poética del lenguaje, la dimensión estética, la sorpresa y la maravilla de la literatura? ¿Esas entradas a los textos forman un lector de literatura, un lector crítico, un lector con todo lo que ello implica? ¿No serán estas las preguntas las que debamos hacernos al elegir las obras que proponemos en las escuelas?

Como en toda investigación, quedan algunas certezas, pero sobre todo, muchísimos más interrogantes. Ojalá podamos seguir preguntándonos, que las preguntas, las de verdad, son los trampolines del pensamiento y de la acción.

Por Prof. Fabiola Etchemaite – Universidad Nacional del Comahue

CV: Profesora en Ciencias de la Educación, especialista en Investigación Educativa y especialista en Proyectos Sociales. Docente en la Universidad Nacional del Comahue desde 1986. Integra el Ce.Pro.Pa.LIJ desde su creación, donde realiza actividades de extensión e investigación. Dicta las cátedras de Literatura Infantil, Formación de Lectores y el Seminario de Investigación Educativa en la Facultad de Ciencias de la Educación. Ha participado y organizado innumerables jornadas, encuentros y congresos. Ha dictado y recibido múltiples cursos de la especialidad y ha publicado numerosos artículos en revistas especializadas y en actas de congresos. Es coautora de Entre Libros y Lectores I y II, y de Más libros para más, de la Biblioteca Nacional.

 

 

Referencias bibliográficas

Cella, S. (Comp.). Dominios de la literatura. Acerca del canon. Ed. Losada. Buenos Aires, 1998.

Duarte, M. D. “Visitantes al país del nunca jamás. Consideraciones en torno al canon escolar”. Revista El toldo de Astier. Propuestas y estudios sobre la enseñanza de la lengua y la literatura. Año 2, Número 3. ISSN 1853-3124, Fahace, Univ. Nac. De La Plata, 2011.

Duarte, M.D. “Informe Final del Proyecto de investigación Ficción de ficciones: el canon literario en la escuela secundaria”, Cipolletti, FaCE, UNCo, 2013.

Duarte, M.D. “Informe Final del Proyecto de investigación Ficción de ficciones: el canon literario en el Ciclo Superior de la escuela secundaria”, Cipolletti, FaCE, UNCo, 2016.

Etchemaite, L. F. “El canon es un caos por descifrar” I Jornadas Latinoamericanas de Humanidades y Ciencias Sociales. X Jornadas de Ciencia y Tecnología de la Facultad de Humanidades. U. N. de Catamarca, 2016.

Fowler, A. “Género y canon literario” en Garrido Gallardo (comp.) Teoría de los géneros literarios. Madrid: Arco Libros, 1998.

Sullá, E. (Comp) El canon literario. Madrid: Arco Libros.

 

 

La insoportable levedad del ser

Un encuentro lector en el subterráneo lleva a Daniela Azulay a su primera lectura de Kundera.

Por Daniela Azulay

El encuentro con una lectura en un vagón del subte lleva a la autora a su primera lectura de la obra de Milan Kundera.

 

“Aquel que quiere permanentemente ‘llegar más alto’ tiene que contar con que algún día le invadirá el vértigo. ¿Qué es el vértigo? ¿El miedo a la caída? Pero ¿Por qué también tenemos vértigo en el mirador provisto de una valla segura? El vértigo es algo diferente a la caída. El vértigo significa que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer, del cual nos defendemos espantados.”

La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera (1984)

Subte, línea B

Si hay algo que no poseemos en los medios de transporte, es levedad.

Lunes. Lluvia. 8:21 am. Me subo al subte en estación Los Incas, con el calor de febrero en Buenos Aires, empapada. Me acomodo, apoyo a mis pies la bolsa con el almuerzo. Me saco la chalina, la camisa. Cambio la cartera de brazo, agarro el teléfono.

Entonces la veo. Ajena a los trajines de ese lunes, una lectora. Es joven, no creo que tenga más de 15 o 16 años. Lee compenetrada mientras su piloto estampado y su chalina cuelgan, livianos, de su brazo izquierdo. La insoportable levedad del ser, pienso. La insoportable levedad del ser, lee.

Es lunes, vuelvo a trabajar luego de las vacaciones, hay algo de abismo en ese viaje, pero mi joven lectora está fuera. O está adentro. Lo que siento, mientras vuelvo a acomodar la bolsa con mi vianda a riesgo de que pierda a medida que se llena el vagón, es que está a salvo.

Su lectura me lleva a mi lectura de ese Kundera. Tengo 15 años. La vi a mi mamá leyéndolo y me atrapó una frase relojeada al pasar: ¿Pero es de verdad terrible el peso y maravillosa la levedad?” No lo sé, respondí, pero siempre la busco.

Tren, línea Mitre

Cuando leí ese libro me enamoré de cada palabra. Lo llevaba conmigo a todas partes. Hasta que un día, camino a Villa Ballester, me encontré con un amigo de un amigo en el tren. Charlamos mucho, me contó que estaba muy triste y me invitó a tomar algo. Bajamos en la estación Miguelete. En esa época (no volví a pasar por allí desde esa vez, hace 32 años) la estación era un lugar sórdido y oscuro. El único lugar que encontramos para tomar algo fue una pizzería con banquetas altas y una barra bastante sucia, apenas al salir de la estación, en donde nos acomodamos. Él me contó sus penas mientras tomamos un café amargo. Yo tenía el libro en mi mochila. Como se hacía tarde y me esperaban en Ballester, lo saqué del bolso y se lo regalé. Nunca lo volví a ver.

“Sólo la casualidad puede aparecer ante nosotros como un mensaje. Lo que ocurre necesariamente, lo esperado, lo que se repite todos los días, es mudo. Sólo la casualidad nos habla. Tratamos de leer en ella como leen las gitanas las figuras formadas por el poso del café en el fondo de la taza. (…)
Nuestra vida cotidiana es bombardeada por casualidades, más exactamente por encuentros casuales de personas y acontecimientos a los que se llama coincidencias”.

Milan Kundera (1984)

Empujando el precipicio

Antes de arribar a la Feria del Libro de Guadalajara, donde será invitado destacado, André da Loba habla de su trabajo en exclusivo para la revista.

daloba2

Nacido en Portugal, André da Loba es un artista 360°: ilustrador, muralista, animador, diseñador de objetos, escultor y educador. En diciembre será distinguido en la Feria del Libro de Guadalajara por la calidad de su obra.


-Hemos visto en su sitio web que los contenidos de los libros aparecen en portugués, en castellano, en inglés, según las lenguas en las que han sido publicados. Y al observar lo amplio de su trabajo  
ilustración, fotografía es objetos, animaciones, escultura, murales, y más–, surge una pregunta: ¿en las artes visuales hay lenguas?
Un día oí la expresión: “Me gusta como piensas“. Eso marcó mucho mi idea de cómo funciona esto de las imágenes que suelen parecer mudas, pero no son. A mí me parece que en las artes visuales, más que todo, hay voz. Imagino la voz propia como algo basado en el idioma cultural y emocional de cada uno. Más cerca de tu manera de pensar que del sonido que hacemos cuando hablamos. Puedes tener un lenguaje más o menos universal, pero tendrás siempre el acento del sitio donde naciste. Por ejemplo, todo mi trabajo está condicionado por ser portugués, porque la estructura de mi lengua materna es muy poética, por haber crecido entre una montaña y el mar, por vivir en el campo, por conocer a un gigante, por no oír del oído derecho… Creo que esta lengua de que hablas está lejos del español, portugués, inglés, francés o japonés, es el compendio de tus geografías, físicas, mentales y espirituales.

-Sus ilustraciones tienen un trazo común, pero al mismo tiempo no se dejan encasillar: algunas derraman ternura, en otras gana el absurdo, otras son vanguardistas, etc. En un reportaje anterior comentaba respecto del libro Splash que “es un embate constante entre el pasado y el presente. Le llamamos “saudade” en Portugal“. ¿Cómo lo afecta esta saudade?
Siendo portugués está en mi ADN emocional sentir saudade. Echar de menos constantemente. La nostalgia en mi trabajo viene de este sentimiento. Y creo que estará presente en el trabajo de todos los autores portugueses.

daloba-1

Da Loba combina curiosidad, experiencia y conocimiento. Y en todos sus trabajos estos talentos se pueden apreciar a simple lectura. Recientemente, junto al escritor argentino Rodolfo Castro, ha publicado una edición numerada de una nueva Caperucita Roja. La versión es de cariz diferente a otras, esta vez hace pie en la figura del cazador, como un hombre violento que mata a la abuela y viola y mata a la niña. Cuando al día siguiente vuelva al pueblo, inventará una historia de una niña ogro, una niña feroz.


-¿Por qué elegir Caperucita para versionar? ¿Qué sigue diciendo hoy este cuento?
Estamos en 2016, pero todavía las desigualdades de género siguen siendo enormes en todas partes del mundo. Siento que Caperucita Roja funciona como un cuento con una moraleja en todas sus versiones, desde Disney a Rodolfo Castro −con la Donzela Feroz que acabamos de publicar juntos−, sigue recordándonos sobre este tema. Desde la Caperucita heroica a la Caperucita víctima, creo que intentamos no olvidarnos que aún hay que resolver la igualdad entre seres humanos, animales y vegetales. Creo que nos empuja hasta el equilibrio iluminado del que tanto se habla en la filosofía.

-¿Qué debe tener un relato para que le interese ilustrarlo?
¡Ay! Son tan diferentes las cosas por las que me interesan que resulta difícil responderte de forma contundente. Creo que el libro que más disfruté es siempre el último… Siempre estoy empujando mi precipicio más adelante, o más alto.

-Por un lado, se ha dedicado a los libros para chicos por ejemplo, Los siete hermanos chinos; por otro lado, los trabajos que realiza para los periódicos y revistas deben sintetizar una mirada sobre el mundo y la actualidad. En medio de todo eso… Obscénica. ¿De qué forma lo condiciona el público a la hora de crear?
En mi trabajo todo surge de una manera poco planeada, sin obedecer mucho a la razón. Siento que es un dialogo constante y variado, como en mi rutina diaria en que me adapto a cada uno de mis interlocutores. Hablo para mi madre de manera diferente de cómo hablo con mi novia, de cómo hablo con la señora de la frutería, de cómo hablo para alguien que me pide direcciones, de cómo hablo contigo. En mi proceso creativo, estas conversaciones ganan vida en la fuerza de las imágenes, de cómo se relacionan y en lo que pueden significar para cada uno de nosotros. Soy un personaje en un enredo abstracto. Así fuerzo todas las fronteras, expando mi universo y me encuentro.

-¿Cómo imaginas a tu lector?
En movimiento.

-Y finalmente, Portugal viene sosteniendo una variedad de muy buenos ilustradores que cada vez se hacen ver más y más en todo el mundo. ¿A qué cree que se debe? ¿Cómo ha influido la creación del Premio Nacional de Ilustración hace veinte años?
Hoy en día llueven, como sapos, ilustradores buenísimos de todas partes. También el cambio de paradigma histórico en que la ilustración, o las iluminarias, vivían subyugadas al texto, para una idea de que la ilustración es compañera del texto, que se complementan y se aumentan mutuamente. Hoy en día, la ilustración es más intelectual que visual. Es reflexiva más que expositiva. Hace ya más de medio siglo que el mundo de la ilustración produce imágenes desafiantes, inteligentes y sofisticadas que proponen al lector más dimensiones de los textos que las acompañan. Creo que el resultado de todo esto e internet hacen que en el mundo y en Portugal broten ilustradores extraordinarios, capaces de hacernos levitar.
El premio ayudó mucho a empezar a divulgar esta ola de autores.

Para conocer más de André Da Loba: http://www.andredaloba.com/

La lectura en Perú

Entrevistamos a la especialista Gilda Chang para que nos ponga al día del estado de la lectura en Perú.

Entrevistamos a la especialista Gilda Chang para que nos ponga al día del estado de la lectura en Perú.

 

Gilda Chang es Encargada de la Biblioteca Infantil Augusta Palma del Municipio de Miraflores por medio de la Biblioteca Municipal Ricardo Palma. Y activo miembro de IBBY Perú. Se formó como docente de primera infancia, y estudia e investiga permanentemente para estar al tanto de la producción nacional e internacional en literatura infantil y lectura.
Embebida de una visión regional, decidimos entrevistarla para ahondar en el estado de la lectura y la LIJ en Perú.

Nos gustaría conocer la situación de las bibliotecas en Perú.

A nivel nacional, solo de han creado 26 bibliotecas infantiles públicas, en 9 de los 25 departamentos que conforman el país; llegando a un 1.4% de bibliotecas municipales infantiles en el Perú.

Para que puedas contextualizar, a lo largo del país hay 1.853 distritos, 43 integran el área de Lima Metropolitana. Y solo en 13 distritos de la capital se agrupan algo más de la mitad de las bibliotecas Infantiles Públicas (16 de las 26).

En nuestro caso no dependemos de alguna entidad social, sin embargo contamos con el apoyo de centros formativos y de promoción lectora.
La Biblioteca Ricardo Palma, cuenta con un presupuesto que es asignado por el Municipio, contamos con personal capacitado para la atención al público y el trabajo del acervo. Razón por la que nos encontramos en constante capacitación.

Gracias a nuestras conexiones y comunicaciones con centros bibliotecarios y relacionados al tema de promoción del Libro y la Lectura, nos mantenemos informados de las charlas, conferencias, encuentros, talleres, etc.; que nos permitan estar actualizados, para así mejorar nuestros servicios y beneficiar la calidad de los mismos.

Retomando el tema del Plan Municipal del Libro y la Lectura, puedo decir que es una oportunidad para la creación de espacios de acceso al libro y la información en la comunidad, escuelas, universidades, hospitales, otros.
Buscamos propiciar espacios para la lectura, buscamos motivar la necesidad de este hábito.

Perú lee

Para pensar seriamente una política de lectura, siempre es necesario conocer la foto actual de la lectura en el territorio y la historia previa que ha conformado esa foto.

Respecto de la lectura, ¿hasta dónde ha penetrado en la sociedad su hábito?

Digo con optimismo que actualmente en el Perú se está considerando el fomento de la lectura como la base del desarrollo exitoso del país, poco a poco se va haciendo eco en la importancia de este hábito vital.
Los peruanos se muestran cada vez más curiosos ante la lectura, y como muestra puedo tomar datos de la Feria Internacional del Libro de Lima organizado por la Cámara Peruana del Libro, que en su vigésima edición tuvo una asistencia de 502.800 personas durante sus 16 días de desarrollo, incrementando un 12% de participación y estableciendo un nuevo record.
Sin embargo queda mucho trabajo por hacer, nos queda seguir impulsando el fomento de la lectura en las familias, escuelas y comunidad; seguir insistiendo que es importante fomentar este hábito desde la Primera Infancia para garantizar un verdadero cambio en la educación peruana.

¿Se llevan a cabo mediciones? 

En cuanto a datos estadísticos, el sistema encargado de elaborar dichos registros es la Biblioteca Nacional del Perú. Sin embargo, el organismo de la ONU para Latinoamérica y el Caribe que sigue la evolución del libro y la lectura, el CERLALC ha presentado un informe preocupante en 2012.

Queda mucho por hacer para poder cambiar las estadísticas obtenidas allí; teniendo a Perú con un 65% de no lectores, un 28% de población que siente placer, gusto o necesidad de leer; y no encontrando datos de cuántos libros se lee en el país.

Lo bueno es que ya se ha empezado a trabajar en este tema.

Políticas que afectan al libro

Como venimos tratando en Cultura LIJ, en cada uno de nuestros países la situación del libro y la lectura enfrenta desafíos diferentes. En parte debido a cuestiones económicas que repercuten en el trato frecuente de la población y los libros; en parte debido a características propias de nuestras sociedades y su complejidad particular.

¿Existe escucha a nivel de los funcionarios de gobierno sobre la importancia de promover la lectura?

En octubre se cumple el plazo de vigencia de los beneficios tributarios, o sea la exoneración del IGV en la venta de libros –el IVA peruano-, que se consiguió a través de la Ley de Democratización del Libro y del Fomento de la Lectura. Por lo tanto, desde ese momento se encarecerá el acceso a este preciado objeto.

Hay agrupaciones y personas representantes de diferentes entidades gubernamentales que apoyan su renovación, esperamos que el Congreso puedo tomar parte y considerar la extensión de estos beneficios; al menos la Ministra de Cultura ha mostrado su interés y apertura ante esta Ley.

Sin embargo, es grato comentarte nuevamente que el Ministerio de Cultura junto al Ministerio de Economía y Finanzas han realizado una convocatoria municipal en Lima y Provincias, para la elaboración del Plan Municipal del Libro y la Lectura para el período 2016 – 2021, con el objetivo de democratizar su acceso, fomentando que los peruanos y peruanas desarrollen plenamente el derecho a la educación y a la información, teniendo al libro y la lectura como herramientas de aprendizaje. El Municipio de Miraflores por medio de la Biblioteca Municipal Ricardo Palma, considera esta convocatoria como una oportunidad de fortalecimiento de sus 60 años de trabajo continuo en la promoción y acceso del libro y la lectura, plasmando nuestra experiencia y trazando nuevas metas que beneficien la comunidad.

Desde mi perspectiva como Docente del Nivel de Inicial y Encargada de la Biblioteca Infantil  Augusta Palma perteneciente al mencionado Municipio, opino que los docentes deben unirse con fuerza a esta promoción, solicitando los conocimientos y herramientas para ser óptimos mediadores de lectura, insisto, desde la Primera Infancia; y por qué no, yendo más allá, llevando este inquietud al trabajo de madres gestantes, ya que existe mucha información y experiencias en neurociencias en la Etapa Prenatal, en Colombia realizan talleres de lectura con madres gestantes, sería muy interesante poder desarrollarlo también en el Perú.

Dada las diferentes etnias que habitan en Perú, ¿es posible trabajar con una política de lectura homogénea?

En el Perú se toma en cuenta la interculturalidad para el trabajo de formación educativa, el Documento Curricular Nacional es adaptado a cada contexto, desde las zonas urbanas marginales y marginales de Lima hasta las provincias del país. Por lo tanto considero poco probable el trabajo con una política de lectura homogénea; cada persona tiene una forma particular de asimilar lo que lee, desde la lectura de imágenes hasta la escrita; sobre todo si hablamos de las diferentes etnias que existen en el Perú, pues cada una tiene su propia cosmovisión, su manera de interpretar el mundo, la vida y su razón de ser.

Ya que se considera la interculturalidad y que poco a poco vamos fortaleciendo nuestra identidad como peruanos y reconociéndonos como pluriculturales; se viene haciendo un trabajo de recuperación de la oralidad etnográfica del país, existen entidades especializadas que trabajan en este campo y también aquellas personas que les interesa conocer y amar lo suyo para luego compartirlo.