Confusiones

Muchas veces el hilo de una ficción se basa en una confusión. O en malos entendidos. O en interpretaciones diversas. Y sobre ese error nace una historia que atrapa y convoca.

Anuncios

Por Mónica Rodríguez

Muchas veces el hilo de una ficción se basa en una confusión. O en malos entendidos. O en interpretaciones diversas. Y sobre ese error nace una historia que atrapa y convoca.

Confusiones clásicas…

El primer diálogo que viene a nuestra memoria es el de Caperucita Roja. La nena, confundida ante la figura disfrazada de abuela, cuestiona las piernas, las orejas, los ojos y los dientes. Es la última pregunta que logra hacer, ya que después será un bocado en las hambrientas fauces del lobo.

… y no tan clásicas

Otro que interpreta distinto (¡y muy lindo!) es Jorge, de Caperucita Roja (tal como se lo contaron a Jorge). La amorosa escena del papá narrando la conocida historia a su hijo genera dos lecturas: la que el padre cree estar narrando, seguramente recreando su propia interpretación, y la que Jorge va hilvanando. En esta nueva versión hay leones, elefantes, superhéroes, mozos que sirven a la abuela en un plato y hasta pistolas láser… El juego entre colores plenos y colores sepias organiza las dos historias. La imaginación y la paleta de cada lector podrán recrear nuevas versiones.

Confusiones con animales

En “¿Vuelan animales?”, creación de Raquel Barthe, la trama se centra en Nahuel, un nene que vive cerca de la costa patagónica. En uno de sus paseos encuentra un huevo perdido y lo devuelve a un nido, que resulta ser de una familia de gaviotas. La historia transcurre con algunos problemas para la familia ya que uno de los nuevos hijitos no puede volar bien, aunque nada de maravillas. La mamá lo consuela contándole la historia de “El patito feo”, esperando una transformación similar en su pequeño. Finalmente, la familia integra al distinto y se protegen mutuamente. En el final del cuento Nahuel retoma el protagonismo: en un nuevo paseo por la costa se sorprende al ver como una familia de gaviotas comparte su nido con un pingüino. Solamente el lector descubre que la buena acción/confusión de Nahuel al poner en huevo en el nido dio origen a esta familia ensamblada.

Cuentopos de Gulubú (1972)
Cuentopos de Gulubú. Buenos Aires, Sudamericana, 1972.

Otras confusiones con animales

María Elena Walsh, en “Y aquí se cuenta la maravillosa historia del gatopato y la princesa Monilda”, nos confunde un poco. El protagonista, como ya lo anticipa en el título, es un gatopato. Un singular ser que tiene características de pato y de gato y al que le gustan las cosas propias de ambas especies. Muchos otros no lo entienden y lo marginan. Pero el amor de la princesa que lo adopta y de una sabia gatapata revierte la situación.

Confusiones con rima

El libro Poemas con sol y son reúne poesías de autores latinoamericanos. Nos detenemos en algunas. Primero elegimos una poesía de Roberta Iannamico, “Confusión”. La autora juega con la sonoridad de las abejas y las ovejas. Se confunde y, con lana y miel, endulza y abriga a sus lectores. Silvia Schujer, en “Cuando fue”, renueva la interpretación poética de Mambrú y la farolera. Desde Chile llega la voz de María de la Luz Uribe con su poesía “Es así – no es así” en la que el protagonista narra hechos que pasan o que no pasan, parece confundido el pobre. Destacamos la riqueza de las voces y las imágenes.

Confusiones con juguetes

En La pelota de colores, obra de Ruth Mehl, el confundido es Juanito. Su pelota es, algunas veces, un disco de colores; otras, una almohada, un colchón y un bote pirata. También es refugio y satélite que viaja rumbo a la Luna. Y ahora la confusión mayor: la Luna no es Luna, es la lámpara de la sala que se hace trizas tras el pelotazo. Por suerte, para Juanito no hay reto. Las imperdibles ilustraciones del cuento son creación de Jorge Limura, maestro de la historieta y del humor gráfico.

Para seguir andando…

Seguramente ustedes evocarán otras lecturas que pueden sumarse a este recorrido. Algunas en las que se confundan los personajes, algunas que confundan al lector, algunas tan ricas y polisémicas que originen nuevas y disímiles interpretaciones. Porque de eso se trata la lectura.

 

Hoy leímos

  • Barthe, Raquel. Cuentos para días de lluvia. Buenos Aires, Longseller, 2010. De esta obra trabajamos “¿Vuelan animales?”.
  • Los titanes de la literatura infantil. Buenos Aires, Anaconda, 1944. De esta obra trabajamos Caperucita Roja, de Charles Perrault.
  • Pescetti, Luis. Caperucita Roja (tal como se lo contaron a Jorge). Buenos Aires, Alfaguara, 1994.
  • Poemas con sol y son. Buenos Aires, Aiqué Grupo Editor, 2012. De esta obra trabajamos con “Confusión, “Cuando fuey “Es así – no es así”.
  • Mehl, Ruth. La pelota de colores. Buenos Aires, Editorial Latina, 1972.
  • Walsh, María Elena. Cuentopos de Gulubú. Buenos Aires, Sudamericana, 1972. De esta obra trabajamos “Y aquí se cuenta la maravillosa historia del gatopato y la princesa Monilda”.

El viaje extraordinario. 800 leguas por el Amazonas

La lectura nos hace más reales, decía el ensayista Gabriel Zaid. En este caso, cómo se materializa delante de los ojos de la autora un personaje salido de una novela de Almudena Grandes.

Por Daniela Azulay, columnista de Cultura LIJ.

La lectura nos hace más reales, decía el ensayista Gabriel Zaid. En este caso, cómo se materializa delante de los ojos de la autora un personaje salido de una novela de Almudena Grandes.

La Jangada, por León Benett
La Jangada. Ilustrador: Léon Benett. Editorial Pierre-Jules Hetzel. Francia ,1881.

En estos días de calor dentro del invierno, una escena lectora del verano de 2017.  Un verano tremendo en Buenos Aires. El subterráneo de la Línea A camino a San Pedrito y el lector de Julio Verne. 800 leguas en la capital federal cruzadas  con el Amazonas. En esto de la ciudad y la jungla, no caigamos en el lugar común de preguntarnos cuál es la jungla, ¿o sí?

Es pleno febrero y aparece ante mi Julio Verne. Es un libro grande, cualquiera diría que no transportable. No es cualquier edición. Casi enciclopédica parece. Me cuesta leer el título pero lo logró. La Jangada, de Julio Verne.

No la leí. Recuerdo a mi  abuelo comentando esta novela, contándome sobre los cazadores de esclavos. Pero quiero saber más. La googleo y aparece: “Una familia viaja en un fabuloso vehículo, “La jangada”, por todo el río Amazonas. En el trayecto, el patriarca es amenazado por un hombre con descubrir su secreto si no le da a su hija en matrimonio. Lo único que podrá salvar a su hija y posteriormente su vida será un acertijo indescifrable.”

Entonces vuelvo a mirar al chico que viaja también en un fabuloso vehículo: el subte. Viaja y lee. No para de leer desde que salimos de la estación Plaza de Mayo.  Se acomoda, no quita la vista del libro. ¿Por dónde andará? En pleno siglo XXI este chico está allí, a bordo de la jangada…

CLD2017-EscenasLectoras-Eight_Hundred_Leagues_on_the_Amazon'_by_Léon_Benett_03
La Jangada. Ilustrador: Léon Benett. Editorial Pierre-Jules Hetzel. Francia ,1881.

Durante dos días, el piloto Araujo tuvo mucho quehacer. El lecho del río se ensanchaba poco a poco; pero las islas eran más numerosas y la corriente, sujeta por aquellos obstáculos, crecía también. Tuvo que tomar grandes precauciones para pasar entre las islas Caballococha, Tarapote y Cacao; hacer frecuentes paradas y muchas veces se vio obligado a aligerar la jangada, que amenazaba encallarse. Todo el mundo ponía entonces mano a la maniobra y en estas circunstancias, harto difíciles, fue cuando el 20 de junio, por la tarde, se tuvo conocimiento de Nuestra Señora de Loreto. Loreto es la última población peruana que se halla situada en la orilla izquierda del río, antes de llegar a la frontera de Brasil. Es algo más que una simple aldehuela formada de una veintena de casas agrupadas sobre un ribazo ligeramente quebrado, cuyas sinuosidades están formadas de tierra de ocre y arcilla.”

Pienso entonces en Almudena Grandes y su libro El lector de Julio Verne −la segunda novela de la serie Episodios de la guerra interminable−, con el protagonista, ese chico de once años, hijo de un guardia civil en plena guerra que intenta sobrevivir como puede, refugiado en las páginas de Verne.

Talleres – El desafío de escribir teatro

Con la generosidad de siempre, Graciela Repún comenta actividades de sus talleres literarios.

La admirada Graciela Repún nos cuenta un ejercicio de sus talleres literarios para quitar el primer miedo a la práctica de géneros desafiantes como el teatro. Con la generosidad que la caracteriza, la saludamos con afecto.

Cultura LIJ Digital Agosto 2016

Ya salió.
Ya la podés leer.
Ya la podés bajar.
Ya la podés compartir.

En este número:

  • Mónica Rodríguez rescata obras donde sus personajes planean viajes, mudanzas o exilios en busca de encontrar lugares más habitables y más justos.
  • Valeria Sorín entrevistó a Paulo Valente, autor de una de las novedades más interesantes que se presentaron en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires: El león ya no quiere rugir, publicada por Corregidor.
  • Carmen del Faro pone el foco en la lectora atrapada en plena avenida.
  • Mell Brites, editora e investigadora brasilera, analiza la obra para niños de Clarice Lispector.
  • Natalia Porta López se propone repensar qué significa dar de leer, en serio.
  • Valeria Sorín reseña el libro Para comerte mejor, de Ximena García.
  • Daniela Azulay dirige su mirada a las intervenciones literarias en el aula y acerca la experiencia de Verónica Donati.
  • La tapa de este número es de Eva Bruges.

 

Colectivo LIJ

En estos meses empezó a circular un espacio colectivo para hablar desde el espacio de la LIJ argentina a la sociedad de referencia. Aquí sus promotores iniciales, Mario Méndez, Silvia Schujer y Sandra Comino, lo presentan.

Sección: Contexto
Por Mario Méndez

En estos meses empezó a circular un espacio colectivo para hablar desde el espacio de la LIJ argentina a la sociedad de referencia. Aquí sus promotores iniciales, Mario Méndez, Silvia Schujer y Sandra Comino, lo presentan.

El Colectivo LIJ tuvo tres momentos de nacimiento: un brindis de fin de año en una editorial, donde muchos escritores comentamos que debíamos juntarnos a charlar, a discutir, a pensar acciones en defensa de los espacios que sentíamos amenazados. Luego un mail que circuló entre varios escritores en exactamente el mismo sentido y a los pocos días, el momento más importante, la reacción que provocó en nosotros la represión a la murga Los Auténticos Reyes del Ritmo, en la Villa 1-11-14. Escribimos una especie de carta abierta, y pusimos a circular, en las redes y en algunos medios periodísticos, ilustraciones, poesías, relatos para expresar lo que sentíamos: que hay cosas que son intolerables, y que si nos dedicamos a escribir, ilustrar, narrar, editar para chicos, no podíamos callar.

Veníamos hablando de juntarnos los actores del mundo LIJ (escritores, ilustradores, editores, narradores, especialistas…) con la idea de hacer pública nuestra posición política en defensa de los logros que se venían realizando en Cultura y Educación, que por supuesto involucran a nuestro espacio, y que se encuentran amenazados. Esto es, entre otras políticas culturales, la compra de libros por parte del Estado para distribución entre familias que tenían poco o ningún acceso a la lectura, cuyo principal logro es la creación de lectores, sin los que nuestra labor no tendría sentido. El apoyo a las Bibliotecas Populares de todo el país, con inversión en libros y en capacitaciones. El desarrollo del Plan Nacional de Lectura, que permitió que muchos de nosotros llegáramos a ciudades y pueblos de todo el país, a encontrarnos con docentes y niños lectores. La defensa de los Derechos Humanos, con los que nos sentimos identificados y comprometidos. Y muchas acciones más. Creímos, en el momento de juntarnos (y lo seguimos creyendo, porque pruebas sobran: basta ver lo que acaba de ocurrir en la Biblioteca Nacional, donde se despidió a 250 trabajadores), que hay que defender aquellos espacios de cultura, de arte, de educación que nos involucran a todos, y especialmente a nosotros por nuestra pertenencia laboral.

Estaremos atentos a cada manifestación en contra de los intereses de los chicos lectores, de los docentes comprometidos, de los ciudadanos que ven amenazados, disueltos o vaciados total o parcialmente espacios como el ECuNHi, el Museo de Malvinas, el Centro Cultural Kirchner, Tecnópolis, el Plan Nacional de Lectura, el Proyecto Conectar Igualdad, y muchos más. Somos, y en eso coincidimos, un grupo de actores de la LIJ identificados políticamente con la defensa de la Cultura y la Educación. Por lo tanto, rechazamos las políticas neoliberales de ajuste, vaciamiento, reducción del Estado como garante del derecho a la lectura, la educación, el crecimiento.

No sabemos qué incidencia podemos tener. Pero aunque sea muy poca, creemos que debemos alzar la voz cada vez que nuestra conciencia lo exija. Creemos en la militancia en todas sus formas, no nos parece una mala palabra: al contrario, nos parece una palabra bella. Y hacemos, como podemos y la entendemos, una militancia cultural.

 

Cultura LIJ digital #26

Edición digital de mayo 2016 de la revista Cultura LIJ. Puedes leerla on line o descargarla a tu dispositivo de lectura preferido.

CulturaLIJ-D26 TAPASe nos pasó casi todo el mes de mayo sin subir la revista digital.
Pero no queremos demorarlo más.
Lee aquí o descarga Cultura LIJ.

En esta edición encontrarás los siguientes artículos.

 

Editorial – Espejismos en el cielo
Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

Contexto – Colectivo LIJ
Por Mario Méndez
En estos meses empezó a circular un espacio colectivo para hablar desde el espacio de la LIJ argentina a la sociedad de referencia. Aquí sus promotores iniciales, Mario Méndez, Silvia Schujer y Sandra Comino, lo presentan.
Contexto – El colectivo que nos lleva
Por Silvia Schujer
Contexto – Primera parada
Por Sandra Comino

Biblioteca protagonista – Una bibliografía colaborativa sobre ESI
Por Mónica Rodríguez
Una experiencia de trabajo colaborativo entre docentes y bibliotecarios permite rescatar y actualizar valiosas obras de literatura para ponerlas al servicio de los alumnos.

Contexto – Anti mínima expresión
Por Valeria Sorín
Oportunidad para volver a mirar los libros para bebés.
Contexto – Motivaciones para crear
Por Guido Van Genechen
Consultado por Cultura LIJ, el autor explica en esta nota cómo plasmó en sus libros un primer acceso a repensar los roles femenino y masculino en la crianza de los pequeños.

Alija – Premios nacionales de la LIJ
Por Laura Giussiani

Escenas lectoras – Las reglas del verano
Por Daniela Azulay

Novedades

Espacio editorial – Póster Ed. Unaluna

Agenda – II Jornada de Literatura para Niños y su Enseñanza

Lee aquí o descarga Cultura LIJ.

El hombre como lobo del niño

Por: Laura Demidovich y Valeria Sorín

comerte mejor vero fradkin

Una madre lee a su niño: “Hansel y Gretel, al ver la puerta abierta del horno… hicieron una torta para comer con la bruja”. En la publicidad de tabletas repelentes una voz en off reflexiona: “Porque estás en cada detalle, cuidá a tus hijos con las tabletas repelentes…”.

Todos alguna vez al leer en voz alta cambiamos una palabra, acortamos un párrafo, salteamos un episodio. De la misma forma que interpretamos voces para cada uno de los personajes, se adaptan los textos a las circunstancias. Estamos cansados y el cuento se acorta. Es un viaje largo, y nos detenemos en cada página para que el entretenimiento dure más.

Lo interesante de la pieza publicitaria del repelente radica en los prejuicios sociales que revela. La pieza fue creada para la radio y sale por emisoras de enorme audiencia. El creativo publicitario trabaja con los valores y las ideas comunes a la sociedad. Si bien para que sea escuchada, la pieza debe plantear algo novedoso, no puede romper código con su audiencia. Evidentemente, hay muchos adultos que preferirían evitar los clásicos (excepto, claro, a las princesas primorosas).

Lobo suelto, cordero atado

“La vida es hermosa”, dice fuerte la directora de la escuela. Se lo dice al grupo de maestras, mientras discuten algunos ejes de trabajo para ese año. Coincidimos con la docente, la vida es hermosa. La sociedad en la que vivimos no tanto. Educamos justamente para fomentar el desarrollo de hombres y mujeres íntegros que puedan construir mejores relaciones entre ellos. Educamos con la esperanza de que las nuevas generaciones encuentren las respuestas que no fuimos capaces de darles. De que dejen nuevas preguntas planteadas.

“La vida es hermosa” quiere transmitirle la mamá que usa esas tabletas tan repelentes que dejan afuera los miedos, las brujas, los lobos. Repelen todo lo que pueda generar alguna picazón inconveniente. La vida es hermosa y sin conflicto.

La literatura, lo mismo que el juego, nos permite ensayar situaciones no vividas. Como ventanas, los cuentos nos llevan a realidades desconocidas. Y si nos interesan es porque igual nos interpelan: hablan de nuestros miedos, de nuestros deseos ocultos o manifiestos. Las metáforas nos permiten simbolizaciones bajo las cuales volver a mirar la realidad. ¿O no nos pasa de descubrir con enorme placer que la odisea de Ulises para regresar a Ítaca después de pelear la guerra de Troya habla de las pruebas que pasamos todos en nuestra vida para acceder a la felicidad, para volver al hogar interior donde aun se resguarda nuestra inocencia?

Extirpar de la literatura y de los relatos que compartimos con los chicos todo conflicto, es como dejar al cordero atado cuando el lobo anda suelto.

Desde el corral

Volvamos a la madre leyendo en la publicidad del repelente. ¿Qué la preocupaba del relato? ¿Qué los niños quemaran a la bruja? ¿Qué el lobo se comiera a caperucita? ¿Los devoradores de niños, o las respuestas que ella misma no encontró para la violencia en su sociedad?

No caigamos en falsas premisas. No sea que al que verdaderamente protegemos es al adulto incompleto que somos.

¿De qué debemos proteger a la infancia? ¿Acaso de las experiencias dolorosas? ¿Acaso de los adultos, adolescentes e incluso de los niños abusivos? ¿Acaso de su propia exploración? ¿Acaso de nuestros fracasos y frustraciones?

Estemos atentos. No sea que al proteger los dejemos expuestos.