La ilustración en la proa

Un panorama de la literatura y juvenil francesa desde a mirada del autor Joel Franz Rosell.

Anuncios
Un panorama de la literatura y juvenil francesa desde a mirada del autor Joel Franz Rosell. Y la propuesta de un nuevo término: "orilatura".

Por Maryta Berenguer
Escritora, narradora y formadora de narradores. Fundó la biblioteca Pajarita de Papel en Bahía Blanca.

 El frío del otoño en París se hace sentir. Estamos en la Feria del Libro Infantil Juvenil que aquí se llama Salon du Livre et de la Presse Jeunesse que está en un municipio colindante con París: Montreuil. Un espacio ferial moderno, digno de esta feria, que ocupa tres amplios pisos con un laberinto de stands que parecen iluminados por los libros. Joel me espera en el café del segundo piso. Antes de comenzar la nota, quiero decir que Joel Franz Rosell es un escritor cubano-francés que lleva más de treinta libros editados en francés y castellano americano (según Mempo Giardinelli, ese es el nombre correcto de nuestro idioma), algunos de los cuales relaciono al final de esta nota.

Sentado muy elegante como siempre, traje claro color tabaco, corbata al tono, nos saludamos estrechándonos la mano porque su resfrío es de temer. Después de algunos recuerdos de otras ocasiones similares a esta, la entrevista comenzó al preguntarle cómo veía el equilibrio entre la ilustración y el texto en los nuevos libros, y la comercialización de novelas y cuentos.

—En Francia la historia no es lo principal en un libro. Por supuesto cuenta el estilo, pero hay un boom de la ilustración. Álbumes fascinantes a la vista, pero las historias a veces no están a la altura. Hay juegos de estilo, de palabras, recreación de la vida cotidiana… Hay álbumes para todos: de pequeños a adultos, pero los niños son los principales lectores pues en cierto momento, los adolescentes se inclinan por la lectura en las tablets, computadoras, móviles. También su lectura se especializa: hay chicos que solo leen fantasy o manga… Las editoriales mantienen igual una buena circulación y venta debido a que las escuelas y bibliotecas compran con partidas asignadas. Las novelas para niños son adquiridas generalmente por los mismos pequeños, debido a que aquí, en Francia, hay muchísimas librerías. En mi barrio, un barrio de clase media trabajadora, hay tres librerías en las que se venden tantos álbumes ilustrados como novelas de tapa blanda o libros documentales muy interesantes y visualmente creativos. Muchas librerías especializadas en libros para chicos incluyen juguetes y papelería, pero lo impresionante es que casi no hay librería generalista sin una importante sección infantil. Todo chico francés tiene su paga semanal y es común ver a los chicos comprando el libro que les gusta. A la venta de novelas ayuda el llamado “cheque-libro” que las municipalidades conceden una vez al año y que cubre aproximadamente el precio medio de un libro de tapa blanda.

En Argentina suelen firmar los escritores, a veces los ilustradores. Pero en esta feria he visto que los dibujantes son las verdaderas estrellas.
—Una de las causas fundamentales de esto es que los ilustradores (y los autores-ilustradores de historieta) son conocidos y seguidos por su estilo, y hay un público coleccionista. Cada dedicatoria es un dibujo original que prestigia el ejemplar. Hay quien ni siquiera lee los álbumes de su colección, pero no se pierde una novedad del ilustrador que admira. De ahí las largas filas que se forman en los stands. Tú me viste hoy firmando a mucha gente porque mis dedicatorias son dibujos (que nunca repito). En realidad yo no soy el ilustrador de la serie Gatito, pero como soy ilustrador de otros libros, me tomo la libertad de hacer mi propia versión del protagonista de la serie, maravillosamente ilustrada por Constanze Kitzing. Si solo escribiera unas palabras como dedicatoria, ten por seguro que muchos no se acercarían a mirar mis libros…

Joel se sonríe con picardía y continúa hablando de su producción literaria.

—Llevo en total 30 libros publicados. Una decena en España, 10 en Francia, 7 en Cuba, 6 en Argentina, 4 en México, etc. En Cuba, por razones económicas, no es fácil publicar un libro. El papel es importado y los libros para niños se venden en moneda no convertible. Sin la subvención estatal sería imposible. En 1983 de mi primer libro se hicieron 50.000 ejemplares que se agotaron enseguida. El año pasado la mayor editorial cubana tiró solo 5.000 ejemplares que se van a agotar enseguida… Pero no se va a reeditar, pues todos los autores prefieren publicar un nuevo libro y no hay papel para nuevas ediciones y reediciones. Y se da la preferencia, de manera comprensible, a los autores que viven en la isla. Por eso de mis 30 libros solo 7 han sido publicados en Cuba. Yo tengo la suerte de publicar en editoriales que cubren todo el mundo hispánico y que reeditan gran parte de su producción: Fondo de Cultura Económica, Ediciones SM, Edelvives, Kalandraka.

CLD2017-1-Abril-PanoInt-Joel2.jpg

El mercado del libro en Francia

—¿Un escritor no estrella puede vivir de su producción literaria en Francia?
—No, de ninguna manera. El mercado francés es muy duro. Solo en el Salon du Livre de Montreil se presentan este año 400 autores, casi todos con novedades. En Francia aparecen ¡7.000 títulos nuevos cada año! El francés es la lengua de los 67 millones franceses, pero también lengua oficial de Bélgica, Suiza, Quebec y de numerosos países africanos y diversos territorios de los océanos Índico y Pacífico. Muchos de esos países exportan a Francia más libros de los que importan. Es una magnífica diversidad, pero la competencia es ruda.

Por otra parte, Francia es un país de inmigración con millones de personas que vienen o tienen padres o abuelos en todos los continentes. Los niños se mezclan desde la escuela y se publican libros con autores o con formas y temáticas africanas, del mundo árabe, de Irán, la India, China, Paquistán, Oceanía… No solo la población, sino la literatura francesa es mundial por sus raíces y savias.

—Eso se observa a simple vista en calles, supermercados, metros, buses, escuelas y aquí mismo, en la Feria, un mundo absolutamente internacional tanto en nacionalidad como en religiones.
—París es una capital-mundo como pueden ser Londres o Nueva York. Yo nunca camino las cuatro cuadras que mide mi calle sin escuchar cuatro o cinco lenguas: árabe, hebreo, ruso o serbio (no alcanzo a diferenciarlo), chino, italiano o ¡argentino! Y no te hablo de un barrio turístico, lleno de hoteles y monumentos, sino de un barrio residencial común y corriente.
Tengo la impresión, por lo que usted dice, que el mercado del libro en Francia es muy duro.
—Para autores e ilustradores, el mercado francés es durísimo. Las editoriales depositan los libros en las librerías por un plazo corto. Al cabo de ese tiempo, la librería debe pagarlo, lo haya vendido o no. Como cada día llegan decenas de títulos nuevos, ¡a veces los libros son devueltos sin haber estado en la estantería! Es una rotación infernal en la cual el que más gana es el distribuidor. El plazo varía, pero hoy el destino de un libro queda saldado en menos de un mes. No los sacan de catálogo, pero no están visibles en las librerías, y si la promoción, la crítica, o el amigo rumor no los salva, al terminar el año ya están condenados. Los porcentajes del autor en literatura para adultos giran en torno al 10 % mientras que en literatura infantil apenas llegan al 6 %, cuando el precio de venta del libro infantil es generalmente la mitad del precio de una novela. Solamente el 2 % de los autores franceses viven de sus libros. El resto lo compensamos con talleres, seminarios, charlas, lecturas, y con los cientos de salones y ferias de libros que, si te invitan expresamente, te pagan honorarios muy superiores a lo que ganas en derechos de autor.

—Pese a que no es una novedad, he visto más libros que en otras oportunidades con grabaciones hechas por narradores profesionales, ilustradores y escritores que no necesariamente son los mismos. También me han impresionado libros sobre museos. ¿Qué opinión puede dar sobre este tema?
—Efectivamente, hay muchos libros con CD o DVD. Francia junto con Gran Bretaña son países que han desarrollado de manera espectacular el libro informativo y son muy aceptados, tanto los que hablan de ciencia y tecnología como los que enriquecen la percepción del arte, la arquitectura, el medioambiente o la historia. Yo diría que hay un nuevo didactismo que se expresa en novelas situadas en marcos históricos muy cuidadosamente presentados (desde el Egipto faraónico o la Grecia de Pericles a la Toma de la Bastilla, la guerra de Vietnam o la caída del Muro de Berlín), o narraciones que discuten temáticas sociales o filosóficas. Hay autores que se han especializado en este tipo de narraciones y viven holgadamente de sus derechos, pues sus libros son muy apreciados como material para-escolar. Por otra parte, la “oralitura” cuenta con muchos adeptos en Francia. Como sabemos, está la narración folclórica por un lado y los narradores que cuentan cuentos de autor por el otro, y en ambos casos, los textos vienen acompañados por la voz del narrador oral y también con grabaciones musicales. Hay mucha “oralitura” de diversa fuente europea (celta, nórdica, eslava), oriental (árabe, persa, hindú), africana o latinoamericana (afroamericana, aborigen, etc.).

—¿Qué autores destacaría de la actual literatura francesa para chicos?
—La primera que me viene a la mente es Suzie Morgenstern, una estadounidense que se hizo escritora en Francia y que tiene un formidable sentido del humor. Igualmente conocida y reconocida es Marie-Aude Murail, con igual capacidad para el realismo que para la fantasía. También puedo citar algunos candidatos recientes al premio Andersen, como el internacionalmente conocido novelista Thimothée de Fombelle o los singulares autores-ilustradores François Place y Claude Ponti.

—Joel, ha sido un placer haber conversado usted y sabe que su cuento “Sueños” me sigue acompañando y lo sigo narrando como el mismo día que lo estrené hace muchos años en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires.

CLD2017-1-Abril-PanoInt-Joel6Para seguir leyendo a Joel

  • La literatura infantil: un oficio de centauros y sirenas. Buenos Aires. Lugar Editorial, 2001. Ensayo.
  • Mi tesoro te espera en Cuba. Zaragoza. Edelvives, 2008
  • La leyenda de Taita Osongo. México. Fondo de Cultura Económica, 2006. Premio La Rosa Blanca •
  • Exploradores en el lago. Madrid. Alfaguara, 2009
  • La bruja Pelandruja está malucha. Madrid. Ediciones SM, 2010
  • Sopa de sol. Buenos Aires. Tinta Fresca, 2011
  • Gatito y el balón, Gatito y la nieve y Gatito y las vacaciones. Pontevedra. Kalandraka, 2012. Ilustraciones de Constanze Kitzing
  • El secreto del colmillo dorado. Bogotá. Libros & Libros, 2013
  • Concierto n°7 para violín y brujas. México. Fondo de Cultura Económica, 2013
  • Había una vez un espantapájaros. Bogotá. Libros & Libros, 2014. Ilustraciones del autor
  • María es pintora. México. Editorial 3 Abejas, 2015. Ilustraciones: David Nieto.
  • Tito y su misteriosa abuela. La Habana. Gente Nueva, 2015.

Para seguir escuchando a Maryta

http://www.marytaberenguer.com.ar/

Nos estamos presentando

Hemos invitado a sumarse con una columna a la Asociación Jitanjáfora, quien trabaja seriamente en capacitación e investigación en LIJ desde la ciudad de Mar del Plata.

 

Por Asoc. Cvil Jitanjáfora

¿Y esos quiénes son?, pregunta la gente
Y otros, más prudentes, preguntan ¿dónde van?
Somos JITANJÁFORA escúchenlo bien
y venimos a reír y a escribir.
Aquí también.

jitanjafora

Somos una asociación civil radicada en Mar del Plata, filial de A.L.I.J.A. (I.B.B.Y.). Desde 1999, primero como grupo de extensión de la Universidad de Mar del Plata, trabajamos por la difusión de la literatura para niños y jóvenes, y por la formación de formadores.

Nuestro gran tesoro es la Biblioteca de Irulana, especializada en literatura para niños y jóvenes, de acceso gratuito para estudiantes. En este espacio, realizamos muchas actividades gratuitas de difusión de literatura, como las meriendas literarias, las charlas “Habla el lector: conversaciones sobre literatura” del Centro de Letras Hispanoamericanas (UNMDP) y las muestras de arte (fotografía, ilustración, literatura).

Desde el 2008, llevamos adelante un banco virtual de recursos para todo aquel interesado en la literatura para niños y jóvenes, y su relación con la escuela. Allí pueden leer reseñas, artículos e itinerarios de lectura: http://www.jitanjafora.org.ar/bancoderecursos2.swf

Recibimos el Premio Vivalectura (2008) y el premio Pregonero a Institución (2011). En el 2015, Jitanjáfora. Redes Sociales Para La Promoción De La Lectura Y La Escritura fue candidata al Premio IBBY-ASAHI de Promoción de la Lectura.

Este año, realizamos por decimosexta vez nuestras Jornadas: La literatura y la escuela (8 y 9 de abril) para docentes, bibliotecarios y cualquier interesado en estas temáticas. Realizamos talleres, muestras de arte y encuentros de autor, nos acompañaron Susana Allori, Eduardo Abel Giménez, Laura Giussani y Silvia Schujer. Durante el mes de agosto, tuvimos el gusto de presentar el libro Hasta la vida (ECuNHi), acompañados por Mario Méndez. Además, hemos realizado la II Jornada de primera infancia (24 de septiembre), y planificamos más encuentros de formación para octubre y noviembre, con importantes invitados. Este año, nuestro voluntariado Puntos de lectura, proyecto de promoción de la lectura que interviene de forma directa en comunidades infantojuveniles mediante actividades de adquisición y desarrollo del lenguaje y la lectura, tuvo como sede el Jardín Maternal del penal de mujeres de Batán, la Asociación Vecinal de Fomento de Santa Celina y la Escuela Primaria Nº44.

Y seguimos trabajando… Desde este número, CULTURA LIJ nos regala un espacio para continuar con la difusión y promoción de la literatura para niños y jóvenes. Desde este espacio, planeamos difundimos textos literarios y trabajos de investigación sobre la lectura y la literatura para niños y jóvenes.

Para saber más de Jitanjáfora. Redes sociales para la promoción de la lectura y la escritura, ¡acercate! Virtualmente en

Facebook: /jitanjafora.ong
Web: www.jitanjafora.org.ar
Email: grupojitanjafora@yahoo.com.ar

Personalmente en:
San Martín esq. Córdoba. Piso 13 (Mar del Plata)
Lunes 14:00 a 17:00 / Miércoles 18:00 a 20:00 / Jueves 10:00 a 13:00

Empujando el precipicio

Antes de arribar a la Feria del Libro de Guadalajara, donde será invitado destacado, André da Loba habla de su trabajo en exclusivo para la revista.

daloba2

Nacido en Portugal, André da Loba es un artista 360°: ilustrador, muralista, animador, diseñador de objetos, escultor y educador. En diciembre será distinguido en la Feria del Libro de Guadalajara por la calidad de su obra.


-Hemos visto en su sitio web que los contenidos de los libros aparecen en portugués, en castellano, en inglés, según las lenguas en las que han sido publicados. Y al observar lo amplio de su trabajo  
ilustración, fotografía es objetos, animaciones, escultura, murales, y más–, surge una pregunta: ¿en las artes visuales hay lenguas?
Un día oí la expresión: “Me gusta como piensas“. Eso marcó mucho mi idea de cómo funciona esto de las imágenes que suelen parecer mudas, pero no son. A mí me parece que en las artes visuales, más que todo, hay voz. Imagino la voz propia como algo basado en el idioma cultural y emocional de cada uno. Más cerca de tu manera de pensar que del sonido que hacemos cuando hablamos. Puedes tener un lenguaje más o menos universal, pero tendrás siempre el acento del sitio donde naciste. Por ejemplo, todo mi trabajo está condicionado por ser portugués, porque la estructura de mi lengua materna es muy poética, por haber crecido entre una montaña y el mar, por vivir en el campo, por conocer a un gigante, por no oír del oído derecho… Creo que esta lengua de que hablas está lejos del español, portugués, inglés, francés o japonés, es el compendio de tus geografías, físicas, mentales y espirituales.

-Sus ilustraciones tienen un trazo común, pero al mismo tiempo no se dejan encasillar: algunas derraman ternura, en otras gana el absurdo, otras son vanguardistas, etc. En un reportaje anterior comentaba respecto del libro Splash que “es un embate constante entre el pasado y el presente. Le llamamos “saudade” en Portugal“. ¿Cómo lo afecta esta saudade?
Siendo portugués está en mi ADN emocional sentir saudade. Echar de menos constantemente. La nostalgia en mi trabajo viene de este sentimiento. Y creo que estará presente en el trabajo de todos los autores portugueses.

daloba-1

Da Loba combina curiosidad, experiencia y conocimiento. Y en todos sus trabajos estos talentos se pueden apreciar a simple lectura. Recientemente, junto al escritor argentino Rodolfo Castro, ha publicado una edición numerada de una nueva Caperucita Roja. La versión es de cariz diferente a otras, esta vez hace pie en la figura del cazador, como un hombre violento que mata a la abuela y viola y mata a la niña. Cuando al día siguiente vuelva al pueblo, inventará una historia de una niña ogro, una niña feroz.


-¿Por qué elegir Caperucita para versionar? ¿Qué sigue diciendo hoy este cuento?
Estamos en 2016, pero todavía las desigualdades de género siguen siendo enormes en todas partes del mundo. Siento que Caperucita Roja funciona como un cuento con una moraleja en todas sus versiones, desde Disney a Rodolfo Castro −con la Donzela Feroz que acabamos de publicar juntos−, sigue recordándonos sobre este tema. Desde la Caperucita heroica a la Caperucita víctima, creo que intentamos no olvidarnos que aún hay que resolver la igualdad entre seres humanos, animales y vegetales. Creo que nos empuja hasta el equilibrio iluminado del que tanto se habla en la filosofía.

-¿Qué debe tener un relato para que le interese ilustrarlo?
¡Ay! Son tan diferentes las cosas por las que me interesan que resulta difícil responderte de forma contundente. Creo que el libro que más disfruté es siempre el último… Siempre estoy empujando mi precipicio más adelante, o más alto.

-Por un lado, se ha dedicado a los libros para chicos por ejemplo, Los siete hermanos chinos; por otro lado, los trabajos que realiza para los periódicos y revistas deben sintetizar una mirada sobre el mundo y la actualidad. En medio de todo eso… Obscénica. ¿De qué forma lo condiciona el público a la hora de crear?
En mi trabajo todo surge de una manera poco planeada, sin obedecer mucho a la razón. Siento que es un dialogo constante y variado, como en mi rutina diaria en que me adapto a cada uno de mis interlocutores. Hablo para mi madre de manera diferente de cómo hablo con mi novia, de cómo hablo con la señora de la frutería, de cómo hablo para alguien que me pide direcciones, de cómo hablo contigo. En mi proceso creativo, estas conversaciones ganan vida en la fuerza de las imágenes, de cómo se relacionan y en lo que pueden significar para cada uno de nosotros. Soy un personaje en un enredo abstracto. Así fuerzo todas las fronteras, expando mi universo y me encuentro.

-¿Cómo imaginas a tu lector?
En movimiento.

-Y finalmente, Portugal viene sosteniendo una variedad de muy buenos ilustradores que cada vez se hacen ver más y más en todo el mundo. ¿A qué cree que se debe? ¿Cómo ha influido la creación del Premio Nacional de Ilustración hace veinte años?
Hoy en día llueven, como sapos, ilustradores buenísimos de todas partes. También el cambio de paradigma histórico en que la ilustración, o las iluminarias, vivían subyugadas al texto, para una idea de que la ilustración es compañera del texto, que se complementan y se aumentan mutuamente. Hoy en día, la ilustración es más intelectual que visual. Es reflexiva más que expositiva. Hace ya más de medio siglo que el mundo de la ilustración produce imágenes desafiantes, inteligentes y sofisticadas que proponen al lector más dimensiones de los textos que las acompañan. Creo que el resultado de todo esto e internet hacen que en el mundo y en Portugal broten ilustradores extraordinarios, capaces de hacernos levitar.
El premio ayudó mucho a empezar a divulgar esta ola de autores.

Para conocer más de André Da Loba: http://www.andredaloba.com/

El seleccionado White Ravens

Cada año la Internationale Judendbibliothek selecciona de los libros que les llegan de todo el mundo aquellos de mayor calidad. En este caso, algunas notables incorporaciones al listado 2016.

Cada año la Internationale Judendbibliothek selecciona de los libros que les llegan de todo el mundo aquellos de mayor calidad. En este caso, algunas notables incorporaciones al listado 2016.En castellano

Argentina

Ciencia para pasar el invierno
Valeria Edelsztein y Javier Reboursin
Buenos Aires. Ed. Iamiqué, 2016

Cleopatra lo sabía
Norma Huidobro
Buenos Aires. Ed. Sudamericana, 2015

La chica pájaro
Paula Bombara
Buenos Aires. Ed. Norma, 2015

 

raven-chile
Chile


Un diamante en el fondo de la tierra

Jairo Buitrago y Daniel Blanco Pantoja
Santiago de Chile. Ed. Amanuta, 2015

Colombia

Era como mi sombra
Pilar Lozano
Bogotá. Ed. SM, 2015


España


raven-espana¡Eso no es normal!

Mar Pavón y Laure du Faÿ
Madrid. Ed. nubeOCHO, 2015

Alma y la isla
Por Mónica Rodríguez y Ester García
Madrid. Ed. Anaya, 2016

Así es la dictadura
Equipo Plantel
Valencia. Ed. Media Vaca, 2015

Cuando las vacas flotan
Ximo Abadía
Barcelona. Ed. Takatuka, 2016

Huye sin mirar atrás
Luis Leante
Barcelona. Ed. Edebé, 2016

Guatemala

Alma del mar
Jaime Gamboa y Roger Ycaza
Mixco, Guatemala. Ed. Amanuense, 2016

México

Alas como cuchillos
Catalina Kühne y Pablo Serrano
México, D.F. Ed. CIDCLI, 2015

Antes no había nada. Después comencé a imaginar mi propio jardín
Chiara Carrer
Zapopan. Ed. Petra, 2015

La partida / La madre y la muerte
Alberto Chimal, Alberto Laiseca y Nicolás Arispe
México. Ed. D.F.. Ed. Fondo de Cultura Económica, 2015

Venezuela

El Sol, la Luna y el Agua. Un cuento de Nigeria
Laura Herrera y Ángeles Vargas
Caracas: Ekaré, 2015

 

Casos particulares

raven1ABC dei popoli

Virardi, Liuna (autora integral)
Italia, Milan. Editora Terre di mezzo

Este libro fue publicado en 2015 en castellano como “ABC étnico” por la editorial chilena Amanuta. Es realmente una propuesta interesante, original y muy divertida. Una pena que Amanuta no lo haya enviado a Munich para su evaluación un año antes.

raven3La présidente. Maintenant vous ne pourrez plus dire que vous ne saviez pas
(La presidenta. Ahora no podrás decir que no sabías)

Escritora: François Durpaire / Ilustrador: Farid Boudjellal
Francia, Paris. Editorial Les Arènes.

Esta novela gráfica imagina qué podría pasar de ganas las elecciones francesas la ultra derecha en mayo de 2017. La historiadora François Durpaire pronostica los primeros cien días de un imagianrio gobierno de Marine Le Pen. Está catalogada como distopía.

raven2Og (Y)

Por Verónica Salinas
Noruega, Oslo. Editorial Cappelen Damm

Como Joseph Conrad hizo alguna vez, Salinas adoptó para su literatura la lengua del país que la cobija. Así es como llega desde Noruega la novela acerca de una adolescente de origen argentino que al llegar a Noruega se encuentra sin lengua, deslenguada. El tema será entonces el mismo que la consigna de Ludwig Wittgenstein observó:” ‘comprender’. Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo”. Dice el jurado “Con precisión y sin patetismo, ella describe la soledad y la tristeza, pero la también la persistencia. Además, como el narrador en primera persona poco a poco domina el idioma y el país, a pesar de que sigue siendo otro”.

.

Neoconservadurismo vs. neosubversión

Entrevistamos a Laura Guerrero Guadarrama, una de las voces más lúcidas de la academia mexicana.

Reportaje de Valeria Sorín a Laura Guerrero Guadarrama

 

En el Foro de Promoción de la Lectura que tuvo lugar en agosto en la ciudad de Resistencia, la especialista Laura Guerrero Guadarrama sorprendió a la audiencia poniéndoles palabras a los movimientos macropolíticos que acontecen en el campo de la literatura infantil.

-¿De qué forma caracterizaría los procesos conservadores y subversivos en la LIJ?
-En la LIJ han existido dos tendencias muy claras que a veces hacen dudar a los estudiosos y los llevan a pensar que toda la literatura infantil debe tener un mensaje didáctico, pues en sus inicios la escritura y la edición para la infancia tenía esa función fundamental, se destinaba a la enseñanza.
Pero de manera paralela corría una literatura oral que seducía a sus jóvenes escuchas y que se fijaba o escribía en ediciones económicas, una creación subversiva, gozosa, a veces con tintes siniestros. De esa herencia surgen las obras que se constituirán en los clásicos de la LIJ, como Alicia, Peter Pan, Los cuentos de Andersen, Las aventuras de Pinocho. Son obras que subvierten las normas de lo establecido para la infancia, los personajes son contestatarios, rebeldes, rechazan lo establecido, rompen las normas.
Alison Lurie lo señala en su texto No se lo cuentes a los mayores. “No obstante, estos textos subversivos la mayoría de estos textos clásicos y subversivos devuelven al o los protagonistas a la ‘normalidad’, los hacen encajar en los roles, los insertan en la sociedad como personas que no causan problemas, sus aventuras son un recorrido que los hace madurar y crecer. El héroe regresa al mundo adulto para encajar en él. El lugar común es el final feliz (de acuerdo con los parámetros del adulto)”.
El auge de estas obras se dará en la llamada época victoriana y eduardiana en Inglaterra, para muchos el siglo de oro de la LIJ. Incluye obras de Oscar Wilde, de Lewis Carroll, de Rudyard Kipling, de James Matthew Barrie.
El auge de obras creativas destinadas al deleite de la lectura infantil también se dio en otros países europeos y americanos, fue un siglo especialmente interesado en este público. José Martí publica su famosa revista mensual Edad de oro, que comenzó en 1889. En España tienen mucha importancia los llamados Cuentos de Calleja, editados por Saturnino Calleja, ediciones que llegaron a Latinoamérica, especialmente a Argentina y México.
En México se editaban los cuentos del editor Vanegas Arrollo, cuentos populares e ilustrados, también se incluyó el teatro y además se editaban selecciones románticas de poesía y relatos. En Latinoamérica también había editoriales francesas, como Editorial Casa Bouret, que editaban libros costosos con selecciones edificantes para la infancia. En México la época porfiriana también se caracterizó por las revistas infantiles que mostraban infantes felices en un mundo utópico. Detrás estaba la imagen romántica de la infancia –que idealiza a los infantes como buenos por naturaleza, inocentes, espirituales y puros– más vinculada a la normatividad social y cultural que pretende disciplinar y controlar a todos los niños.
Se considera que el concepto de niñez también es producto del imperialismo europeo y que muestra una estructura de control y explotación eminente masculina, pues se obliga a los niños a pensar y a actuar de una cierta manera de acuerdo con los cánones sociales establecidos, víctimas de la estructura imperialista y sexista. La paradoja surge cuando se observa que los niños eran alabados, pero fue la época de una gran explotación infantil sin leyes que los protegieran.
subversion1

Movimiento de ida y vuelta

-Entiendo que lo que había sido antes subversivo se habría acercado a la hegemonía. ¿En qué medida lo ha visto instalarse en Latinoamérica?
-Sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial y con el fracaso de los metarrelatos, la noción romántica se puso en un nuevo contexto: el postmoderno del capitalismo tardío, para resignificarla, ratificando el hecho de que todas las niñas y niños necesitan del cuidado y la protección real de los adultos y de las instituciones para favorecer su desarrollo integral.
Surgió una literatura que resignificaba la subversión a la que llamamos neosubversiva. La subversión afecta a la misma subversión; cuestiona lo cuestionado y no admite el regreso a la normalidad de los personajes rebeldes, que manejan valores no convencionales y una visión del mundo que se burla de los presupuestos comunes. Una de las nociones que se ponen en duda es la de los límites entre la literatura infantil/juvenil y la de los adultos: la brevedad para los/as niños/as, el manejo del lenguaje legible, las temáticas comprensibles, los formatos sencillos, los finales felices… El mundo ideal es cuestionado y modificado. Aparecen obras como El señor de las moscas (1954) de William Golding, o la Historia interminable (1979) de Michael Ende, ejemplos de dos de las corrientes más importantes: la neorrealista y la neorromántica (no confundir con la neoconservadora).
En Latinoamérica el vigor de la narrativa oral ha permanecido mucho tiempo, y con ella el estatuto subversivo, irreverente y gozoso. Las obras escritas, no obstante, debieron esperar hasta mediados del siglo XX para comenzar tímidamente a explorar el mundo neosubversivo, pues la mayoría de los textos se mantuvieron en el mundo romántico estilística y temáticamente hablando. María Elena Walsh sería una de las adelantadas.

-Y posteriormente ha identificado un resurgimiento de un nuevo movimiento conservador. ¿Qué lo ha motivado? ¿Qué características adquiere?
-El movimiento neoconservador es un rasgo característico de la posmodernidad. Los mismos teóricos de la posmodernidad podrían agruparse en dos grandes grupos: aquellos que desprecian muchos de sus aspectos porque la culpan de los problemas actuales, como los neoconservadores y los que hacen una lectura crítica de la modernidad para ofrecer nuevas propuestas y revisiones. Lo neo aplicado a la noción conservadora significa la aceptación de la modernidad económica, pero sin desviarse de la búsqueda del orden y de mantener el statu quo. José María Mardones señala que los neoconservadores defienden el sistema capitalista democrático tal y como ha ido funcionando, no sienten nostalgia del pasado, pero buscan la mesura en el orden cultural, buscarían “compaginar la computadora con el jubón medieval. […] Son progresistas mirando a la economía, cautos en las cuestiones político-democráticas y conservadores en los valores y la cultura”.
La noción neoconservadora domina la producción de la LIJ en nuestros países, en un estudio en México y España se pudo demostrar que en cantidad es mucho mayor a la neosubversiva. Subyace la idea de que la LIJ debe enseñar, dar ejemplos edificativos, valorar los roles tradicionales de los sexos y de las familias, de hecho, algunos estudios muestran que prevalecen las representaciones de personajes blancos en zonas urbanas. Esta producción se consume especialmente en colegios y familias conservadoras, las ideas que manejan están fuertemente instaladas en el adulto promedio, que desea proteger a los infantes de las crueldades del mundo o de las verdades del propio cuerpo infantil, por lo que predominan las obras de fantasía.

-¿Cómo aplica la posmodernidad en nuestra región?
-Es muy frecuente escuchar que la posmodernidad es una época inventada por los países del primer mundo y que sus rasgos no corresponden con los de otros países, no obstante, lo que primero caracteriza esta época, a la que se puede entender de dos maneras: como posterior a la modernidad o como una estética, es la globalización; la influencia es feroz, la rapidez de la comunicación, los contagios, las modas. Estas dos tendencias: neoconservadora y neosubversiva caracterizan muchos de los fenómenos contemporáneos, incluyendo la producción de la LIJ.

Para profundizar, recomendamos leer:

Guerrero Guadarrama, Laura. Posmodernidad en la literatura infantil y juvenil. México: UIA, 2012, —. Neosubversión en la LIJ contemporánea. México: Textofilia, UIA, 2016.

 

#Numeral

Por Diego Javier Rojas

 Cristina Alemany me recibe en su oficina, contenta luego del lanzamiento mundial del octavo libro de Harry Potter. Felicidad y cansancio de haber cumplido con la misión y juntar a muchísimos lectores alrededor de un libro. Café por medio, nos disponemos a dialogar sobre este nuevo sello que la tiene al mando como editora #numeral.

-En el mercado hay una proliferación de editoriales destinadas al público juvenil tanto a nivel nacional como internacional ¿Por qué la aparición de #numeral?
-Bueno, en realidad hay muchas colecciones juveniles dentro de sellos que publican de todo. Pero editoriales fundadas desde cero, cien por ciento juveniles… eso era lo que hacía falta.

-¿Por qué un sello destinado a los jóvenes y no a los niños?
-Porque sellos infantiles hay muchos y muy buenos. Con #numeral venimos a cubrir un vacío, una deuda con los jóvenes lectores. Además nos distingue que tenemos un equipo de gente muy joven y estamos en una relación permanente con ellos, no solo en las redes, sino con contacto directo.

numeral2-Hasta el momento tienen tres títulos publicados Emmy & Oliver Tru & Nelle Sing ¿Qué ofrece cada título al joven lector?
-Cosas totalmente distintas. Cada uno es una sorpresa inesperada. No nos encasillamos en géneros, sino en historias, en voces, en mensajes…

-Como editora, ¿qué la motiva al momento de seleccionar los títulos a publicar? ¿Cuáles descarta y por qué?
-Consulto mucho, no decido sola. Incluso con Tru & Nelle, que me emocionó mucho y me dio deseos de publicarlo al instante, lo consulté. Podemos publicar una historia, algo original, un mensaje. Un estilo, una voz potente… Si un libro no tiene ninguno de esos componentes, queda descartado. Te tiene que dejar algo, entretener y estar bien escrito.

-Hasta el momento han publicado escritores extranjeros ¿Incorporará autores nacionales en el catálogo? ¿Por qué?
-Podemos incorporar a cualquier autor, de cualquier nacionalidad. Ojalá publiquemos autores argentinos. Porque merecen una oportunidad.

 Una pausa para no dejar enfriar el café e intercambiar ideas sobre los libros y la escuela.

-¿Cómo imagina esos títulos en el ámbito escolar? ¿Están destinados para una recreación literaria en el aula o bien son libros que apuntan al lector juvenil sin que entren a la escuela?
-Podrían entrar tranquilamente en la escuela. Recomiendo especialmente Tru & Nelle, no solo porque los protagonistas son Truman Capote y Harper Lee, sino por la riqueza real, histórica y social, más allá de la poética, que encierra el texto. En los Estado Unidos se lee en las escuelas.

-Decíamos al iniciar la entrevista que el público al que apunta el sello es netamente juvenil, hoy sabemos que los jóvenes leen en varios soportes y se recomiendan entre ellos los títulos que leen. ¿Cuál es la relación de la editorial con los booktubers y las redes sociales?
-Intensa. Desde su nombre, #numeral. Mantenemos contacto constante con los BBB y los escuchamos mucho.

-¿Qué respuestas ha obtenido de los lectores en este poco tiempo con los títulos en las librerías?
-¡Muy buena! Basta ver las críticas, reseñas y comentarios en las redes. Estamos muy felices con eso.

-Esa felicidad seguramente ya la lleva a pensar próximas publicaciones para el resto del año y el 2017 ¿Podría adelantarnos algunos títulos que veremos en las librerías?
-26 Besos. Yo soy la misión, Si yo fuera tu chica. Y varios más, pero no tenemos definido los títulos todavía.

-Agradecido por el tiempo que nos ha brindado y dejándola disfrutar con todo su equipo de lo vivido anoche en la librería, una última pregunta, ¿cómo imagina #numeral dentro de cinco años en el ámbito editorial?
-¡Con muchos libros! Con muchos lectores y un amplio catálogo, diverso y quién sabe acompañado de qué tecnologías. En cinco años los cambios serán vertiginosos.

Una despedida cálida para desterrar el clásico “los chicos no leen”, cuando un equipo conformado por ellos mismos apuesta a los libros y la lectura.

numeral

 

 

 

 

 

 

 

La belleza de la desmesura

Cuando se anunció en la feria de Frankfurt la lista de los mejores libros para niños y jóvenes (White Ravens), la obra de Nicolás Arispe llamó la atención de todos.

Reportaje a Nicolás Arispe por Valeria Sorín

arispe1
Escena del relato de Alberto Laiseca.

Para sorpresa de sus autores, el libro doble La madre y la muerte y La partida ha tenido un debut muy aplaudido. Desde la crítica y desde las ventas, este ambicioso proyecto viene dando que hablar. Decidimos entrevistar entonces a su ilustrador, Nicolás Arispe.

 

-Este es un proyecto que nace por su impulso.
-En un punto sí. Hace cinco años le escuché contar La madre y la muerte a Alberto Laiseca y la atracción fue inmediata. Me dije “yo con esto tengo que hacer un libro”. Cuando lo ilustré y le llevé la propuesta a él, le gustó. Se lo ofrecimos a Fondo de Cultura Económica y ellos propusieron sumarle la otra historia para que fuera un libro de doble entrada. El mismo tema, pero contado desde otra mirada. Al principio lo dudé, pero cuando leí el otro cuento, dije que sí.

-Los libros dobles son una apuesta con cierto riesgo, pero en este caso ambos cuentos están muy ajustados.
-El tema era fuerte y no sabía si iba a poder encararlo dos veces. Fue una inversión personal muy potente la primera vez, tuve que meterme muy adentro del libro. La verdad es que cuando lo leí vi que el segundo cuento convivía perfecto. En el cuento de Laiseca la madre hace todo por volver a la vida a su hijo y en el de Alberto Achimal la madre hace todo por matarlo.

Improntas emparentadas

-¿Y cómo decidió trabajar en ambos casos?
-Para evitar repetir recursos me parecía que estaba bien confrontar estas cosas. En el de Laiseca, el uso de la madre con cabeza de zorra, nos lleva un poco a las fábulas y tiene una impronta europea. El de Achimal comienza con un terremoto y claramente te sitúa en México, por eso las calaveras del grabador José Guadalupe Posadas estaban venían muy bien. Por otra parte, tiene un tono sarcástico: los personajes se debaten todo el tiempo sobre la muerte y son calaveras, están todos muertos.

-¿Hasta dónde se puede hablar de la muerte?
-En nuestro país, Argentina, la muerte es un tema tabú; no así en México. Cuando comencé a trabajar en esta obra, tenía muy presente un ensayo que leí, Morir en Occidente de Philippe Ariès, donde el autor va haciendo un relato histórico del tratamiento que se le da a la muerte, desde una concepción natural hasta negarla por completo y poner en relevancia otras cosas, como la pornografía, que estaban tapadas y afloran. Hay una hipocresía acerca de estos temas: por un lado, parece que no hay que hablarlos con los chicos; pero por el otro, son bombardeados por matrices de consumo ultra erotizantes. ¡Pero cómo vas a hablar de la muerte!

Cuestión de género

arispe3
Escena del relato de Alberto Achimal.

Hace tiempo, para ilustrar su perfil en la revista imaginaria.com, Arispe decidió usar un retrato en el que está leyendo Los Sorias, la magnánima obra de Alberto Laiseca. “Yo soy fanático de él, me parece un escritor extraordinario. Las imágenes que él me dispara son todas desmesuradas. Una cosa barroca pero apocalíptica, de un realismo delirante. La estética de Laiseca se basa en el pastiche: en un mismo libro puede escribir como Heródoto y a la página siguiente con el registro de un panfleto de pescadería”. La llegada de Arispe a este libro no es casual, algo de sueño cumplido encierra.

-¿Cómo se relaciona desde la imagen con estos textos?
-La prosa de La madre y la muerte trabaja sobre lo despojado. Pero yo quería relacionarlo con lo propio de Laiseca, con el exceso de simbología. Que lo puedas leer una vez y otra vez, y lo puedas recorrer desde diferentes lugares. Armé cuatro o cinco caminos distintos en función de los símbolos, de los personajes, de los mensajes.
En el caso del cuento de Achimal, la clave es la inversa: un solo elemento que guía todo. Empieza con un terremoto. Además de la obra del grabador mexicano, me basé en un corto de Eisenstein. Él realiza a principio de siglo XX, poco después de la Revolución mexicana, acerca de la cultura mexicana: ¡Qué viva México!, donde un fragmento trata sobre el Día de los Muertos. Estas dos fuentes son como el núcleo duro de la estética del cuento de Achimal.
En este libro no me prohibí mucho. Noté que podía haber un exceso de tipologías, entonces ahí sentí libertad total. Por supuesto, después tenés que darle cierto orden para que no pase al cocoliche. Yo armé un archivo de cosas que me interesaban en relación al tema: desde elementos de la alquimia hasta obras de la historia del arte que me interesaban: la pose final de la muerte mirando por la ventana está tomada de Sin pan y sin trabajo, de Ernesto de la Cárcova; el friso que aparece en las piedras cuando la muerte se mete en la montaña está tomado la obra Las grutas de Buontalenti.

-En el caso de algunos ilustradores, uno tiene la sensación de que nos proponen lugares de la cultura donde abrevar.
-Por ahí tiene que ver con compartir cosas que me deslumbraron a mí. Uno arma una estructura de pensamiento en función de otras estructuras de pensamiento, nadie arma nada de cero. Puedo llegar a cierta imagen, a cierta reflexión, porque me estoy apoyando en otro montón de cosas que me llevaron ahí. Cada vez más busco poner lo que estoy diciendo con cierta tradición con la que creo que dialoga.

La observación del lector

-Da la sensación de que, cuando encara un trabajo para un público infantil, no se autolimita, no piensa en un lector incompleto, ni en uno que haya que proteger específicamente.
-De lo único que podés proteger a un lector es de darle una cosa mediocre. No creo en proteger al lector. Ponerse a pensar para quién lo vas a hacer es como medio absurdo. Yo no tengo manera de pensar en para quién. En los primeros libros que hice, sí buscaba un lenguaje que fuera más rítmico, más musical, propio del juego. Ahí había una cierta orientación. Pero cada vez me fui alejando más de eso. Y, desde la perspectiva de mi trabajo, me dio mejores resultados porque me dio más libertad y más solidez para trabajar. En el caso de La madre y la muerte, yo sí quería que el libro pudiera ser leído por chicos, que los incluyera. Ahora, en la medida en que le iba incorporando cosas, la noción de para quién se me fue borrando. Achimal dijo una en un reportaje: “Es un libro para lectores”.

-Es un libro de una gran belleza.
-Hay algo de la belleza que tiene que ver con el oficio, con el trabajo, con cierta armonía. En lo figurativo, la belleza es hospitalaria con el lector, tiene algo que te aloja, que te invita a entrar. Por supuesto, puede ser engañosa.
Lo mismo pasa con lo barroco, al que en su momento se lo acusó de sobrecargado, frente a lo conciso de lo minimalista. Yo estoy a favor de lo barroco porque me parece más democrático que la idea monolítica, porque ofrece más entradas al público.