Pobres lobos

¿Quién le teme a los lobos?
Por suerte encontrarmos buen refugio.

La familia ampliada –padres, madres, tíos, hijos, nietos y abuelos– paseaba por San Antonio de Areco. Todo brillaba para todos, acostumbrados a la gris geografía urbana. El río, los patos, los pies en el agua, los negocios rurales y las casas coloniales.

Una casa típica, de las de ladrillo a la vista, techo de tejas y escalones de piedra, los deslumbró.

̶̶ Mirá Cami, dijo la abuela. Mirá que casa hermosa ¡Cuántos ladrillos! ¡Cuántas tejas!

̶̶ Guau, ¡qué linda!, dijo Camilo asombrado.

Y luego, con todos los aires de sabihondo que cabían en sus cuatro años, agregó.

 ̶̶ Y con estas, abuela, no pueden los lobos.

¡Qué vivan Los tres chanchitos, qué vivan los cuentos!

CLD2018-Marzo-Brevisimos-3chanchitos-3.jpg

Día del Lector

¡Festejemos todo el mes! Cada 24 de agosto, Argentina celebra en Día del Lector en memoria del nacimiento de Jorge Luis Borges.

Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

Cada 24 de agosto, Argentina celebra en Día del Lector en memoria del nacimiento de Jorge Luis Borges. Una efeméride que debería ser -más allá de la fecha- internacional.

 

Misteriosa actitud

CLD2017_Agosto-editorial-1Niño lee en las escalinatas de un edificio público, ajeno al ir y venir de la gente a su alrededor. ¿Qué lo ha atrapado así?

Tanto en época de vacaciones o cuando se acercan celebraciones especiales como el Día del Niño, cada vez que un periodista no especializado nos consulta surge la misma pregunta: “¿Cómo hacer para que los niños lean?”.

Mientras ensayamos alguna respuesta recordamos las recetas (in)falibles por todos conocidas: el ritual de leer antes de dormir, la hora de biblioteca en la escuela, regalarles libros para una fiesta especial.

“A los libros llegamos de la mano de un mediador, en cierta comunión, en cierta relación de complicidad”.

 

Necesidad imperiosa

Un niño siente urgencia de leer ese libro, no otro. ¿Por qué esperar? El libro está, el deseo también, me siento y ya estoy leyendo.

Mientras ganamos tiempo frente a ansioso entrevistador, pasamos lista a las investigaciones de los más interesantes y variados autores: el andar entre libros, el contacto fluido con el objeto libro dentro del hogar o de la escuela; las lecturas desde la cuna, pero por sobre todo el disfrute de la palabra que puede ser canción, versos a flor de labios, narraciones familiares; la circulación de textos diversos dentro de nuestra cotidianeidad: informativos –lista de teléfonos útiles–, educativos –recetas de cocina–, administrativos –cuentas, lista del mercado–, amorosos –cartas–, y hasta literarios –versos regalados, coplas, adivinanzas, frases rescatadas–.

“La lectura es un hábito, que se hace gusto, al que se vuelve por necesidad”.

 

De ida y vuelta

Un niño lee de adelante para atrás o viceversa. Un niño lee de izquierda a derecha, o al revés. Un niño lee y entiende lo que no está dicho también.

A esta pregunta suele seguirle otra: ¿Por dónde empezar? ¿Qué lecturas son recomendables para quien se inicia en la lectura, para agarrarle el gustito?

Hace ya unos años inauguramos la sección Biografía lectora con artículos en primera o tercera persona que dieran cuenta de la variedad de caminos que llevan a la lectura. El objetivo era/es derrumbar mitos: no hay una escalera para ascender peldaño a peldaño en la cultura. ¿Por qué empezar por lo poético si nuestros intereses principales son científicos, por ejemplo? ¿Por qué proponer largas novelas si a esta otra mente poética le llama la atención la síntesis del libro álbum?

Porque como dice el mexicano Gabriel Zaid:

Lo verdaderamente culto es dejarse llevar por la curiosidad, la extrañeza, el asombro, la diversión. El apetito por seguir una conversación que no se entiende es un síntoma de salud, no de falta de preparación: la disciplina es buena al servicio del apetito, no en lugar del apetito. Sin apetito, no hay cultura viva”.

El Día del Lector

Es habitual señalar a niños y a jóvenes para marcar la decadencia social que los lleva a alejarse de los libros en pos de las pantallas; a dejar los vínculos reales para conformarse con señalar que algo les gusta. ¿Pero qué hay de nosotros? ¿Qué lectores somos?

Hace unos años, el Congreso de la Nación Argentina instituyó la fecha 24 de agosto como Día del Lector en conmemoración y homenaje al natalicio del escritor Jorge Luis Borges. La ley promulgada tiene el fin de promover la lectura y la democracia a través de la realización en dicha fecha de actos de divulgación de las letras y de reconocimiento a la obra de este escritor.

Borges, además de ser la figura literaria por excelencia de la Argentina, manifestó su identidad lectora de la siguiente manera:

Que otros se jacten de las páginas que han escrito, a mí me enorgullecen las que he leído”. 

Feliz día, queridos lectores.

 

 

 

El viaje extraordinario. 800 leguas por el Amazonas

La lectura nos hace más reales, decía el ensayista Gabriel Zaid. En este caso, cómo se materializa delante de los ojos de la autora un personaje salido de una novela de Almudena Grandes.

Por Daniela Azulay, columnista de Cultura LIJ.

La lectura nos hace más reales, decía el ensayista Gabriel Zaid. En este caso, cómo se materializa delante de los ojos de la autora un personaje salido de una novela de Almudena Grandes.

La Jangada, por León Benett
La Jangada. Ilustrador: Léon Benett. Editorial Pierre-Jules Hetzel. Francia ,1881.

En estos días de calor dentro del invierno, una escena lectora del verano de 2017.  Un verano tremendo en Buenos Aires. El subterráneo de la Línea A camino a San Pedrito y el lector de Julio Verne. 800 leguas en la capital federal cruzadas  con el Amazonas. En esto de la ciudad y la jungla, no caigamos en el lugar común de preguntarnos cuál es la jungla, ¿o sí?

Es pleno febrero y aparece ante mi Julio Verne. Es un libro grande, cualquiera diría que no transportable. No es cualquier edición. Casi enciclopédica parece. Me cuesta leer el título pero lo logró. La Jangada, de Julio Verne.

No la leí. Recuerdo a mi  abuelo comentando esta novela, contándome sobre los cazadores de esclavos. Pero quiero saber más. La googleo y aparece: “Una familia viaja en un fabuloso vehículo, “La jangada”, por todo el río Amazonas. En el trayecto, el patriarca es amenazado por un hombre con descubrir su secreto si no le da a su hija en matrimonio. Lo único que podrá salvar a su hija y posteriormente su vida será un acertijo indescifrable.”

Entonces vuelvo a mirar al chico que viaja también en un fabuloso vehículo: el subte. Viaja y lee. No para de leer desde que salimos de la estación Plaza de Mayo.  Se acomoda, no quita la vista del libro. ¿Por dónde andará? En pleno siglo XXI este chico está allí, a bordo de la jangada…

CLD2017-EscenasLectoras-Eight_Hundred_Leagues_on_the_Amazon'_by_Léon_Benett_03
La Jangada. Ilustrador: Léon Benett. Editorial Pierre-Jules Hetzel. Francia ,1881.

Durante dos días, el piloto Araujo tuvo mucho quehacer. El lecho del río se ensanchaba poco a poco; pero las islas eran más numerosas y la corriente, sujeta por aquellos obstáculos, crecía también. Tuvo que tomar grandes precauciones para pasar entre las islas Caballococha, Tarapote y Cacao; hacer frecuentes paradas y muchas veces se vio obligado a aligerar la jangada, que amenazaba encallarse. Todo el mundo ponía entonces mano a la maniobra y en estas circunstancias, harto difíciles, fue cuando el 20 de junio, por la tarde, se tuvo conocimiento de Nuestra Señora de Loreto. Loreto es la última población peruana que se halla situada en la orilla izquierda del río, antes de llegar a la frontera de Brasil. Es algo más que una simple aldehuela formada de una veintena de casas agrupadas sobre un ribazo ligeramente quebrado, cuyas sinuosidades están formadas de tierra de ocre y arcilla.”

Pienso entonces en Almudena Grandes y su libro El lector de Julio Verne −la segunda novela de la serie Episodios de la guerra interminable−, con el protagonista, ese chico de once años, hijo de un guardia civil en plena guerra que intenta sobrevivir como puede, refugiado en las páginas de Verne.

La insoportable levedad del ser

Un encuentro lector en el subterráneo lleva a Daniela Azulay a su primera lectura de Kundera.

Por Daniela Azulay

El encuentro con una lectura en un vagón del subte lleva a la autora a su primera lectura de la obra de Milan Kundera.

 

“Aquel que quiere permanentemente ‘llegar más alto’ tiene que contar con que algún día le invadirá el vértigo. ¿Qué es el vértigo? ¿El miedo a la caída? Pero ¿Por qué también tenemos vértigo en el mirador provisto de una valla segura? El vértigo es algo diferente a la caída. El vértigo significa que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer, del cual nos defendemos espantados.”

La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera (1984)

Subte, línea B

Si hay algo que no poseemos en los medios de transporte, es levedad.

Lunes. Lluvia. 8:21 am. Me subo al subte en estación Los Incas, con el calor de febrero en Buenos Aires, empapada. Me acomodo, apoyo a mis pies la bolsa con el almuerzo. Me saco la chalina, la camisa. Cambio la cartera de brazo, agarro el teléfono.

Entonces la veo. Ajena a los trajines de ese lunes, una lectora. Es joven, no creo que tenga más de 15 o 16 años. Lee compenetrada mientras su piloto estampado y su chalina cuelgan, livianos, de su brazo izquierdo. La insoportable levedad del ser, pienso. La insoportable levedad del ser, lee.

Es lunes, vuelvo a trabajar luego de las vacaciones, hay algo de abismo en ese viaje, pero mi joven lectora está fuera. O está adentro. Lo que siento, mientras vuelvo a acomodar la bolsa con mi vianda a riesgo de que pierda a medida que se llena el vagón, es que está a salvo.

Su lectura me lleva a mi lectura de ese Kundera. Tengo 15 años. La vi a mi mamá leyéndolo y me atrapó una frase relojeada al pasar: ¿Pero es de verdad terrible el peso y maravillosa la levedad?” No lo sé, respondí, pero siempre la busco.

Tren, línea Mitre

Cuando leí ese libro me enamoré de cada palabra. Lo llevaba conmigo a todas partes. Hasta que un día, camino a Villa Ballester, me encontré con un amigo de un amigo en el tren. Charlamos mucho, me contó que estaba muy triste y me invitó a tomar algo. Bajamos en la estación Miguelete. En esa época (no volví a pasar por allí desde esa vez, hace 32 años) la estación era un lugar sórdido y oscuro. El único lugar que encontramos para tomar algo fue una pizzería con banquetas altas y una barra bastante sucia, apenas al salir de la estación, en donde nos acomodamos. Él me contó sus penas mientras tomamos un café amargo. Yo tenía el libro en mi mochila. Como se hacía tarde y me esperaban en Ballester, lo saqué del bolso y se lo regalé. Nunca lo volví a ver.

“Sólo la casualidad puede aparecer ante nosotros como un mensaje. Lo que ocurre necesariamente, lo esperado, lo que se repite todos los días, es mudo. Sólo la casualidad nos habla. Tratamos de leer en ella como leen las gitanas las figuras formadas por el poso del café en el fondo de la taza. (…)
Nuestra vida cotidiana es bombardeada por casualidades, más exactamente por encuentros casuales de personas y acontecimientos a los que se llama coincidencias”.

Milan Kundera (1984)

Diálogos en el depósito de Eudeba

Hoy les recomendamos un canal de Youtube, el de Eudeba; un programa que han lanzado para este canal, Diálogos en el depósito; un capítulo de literatura infantil y juvenil donde dialogan Graciela Melgarejo y María Teresa Andruetto.

Hoy les recomendamos un canal de Youtube, el de Eudeba; un programa que han lanzado para este canal, Diálogos en el depósito; un capítulo de literatura infantil y juvenil donde dialogan Graciela Melgarejo y María Teresa Andruetto.

 

María Teresa Andruetto
En el año 2012 esta autora cordobesa recibió el premio Hans Christian Andersen, otorgado por IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil). La construcción de la identidad individual y social, las secuelas de la dictadura en su país y el universo femenino son algunos de los ejes de su obra.
Recomendamos seguir su blog: http://narradorasargentinas.blogspot.com.ar/
Desde aquí se puede acceder a su discurso de aceptación del Andersen.

Graciela Melgarejo
Profesora en Letras y periodista. Trabajó en el diario La Nación por más de 37 años y actualmente es editora general de NOTICIAS POSITIVAS N+.
El canal de Youtube de Noticias Positivas.
Y su espacio personal en Twitter: @gramelgar

Eudeba
La editorial de la Universidad de Buenos Aires mantiene hoy el sello distinguible de su primer director, Boris Spivacov, quien tenía como premisa hacer más libros para más lectores. Desde su rol en la tarea de extender el universo lector, Eudeba ha innovado en el lanzamiento del lector Boris de libros electrónicos y ahora en la generación de contenidos exclusivos para internet.