Lecturas (y lectores) imperecederos

Lecturas para siempre.
#EscenasLectoras que se las traen.

Anuncios

Por Daniela Azulay

CLD2017-Diciembre-EscenasLectoras-LectoresImperecederos

Una de las cosas maravillosas que tiene ser coleccionista es que la gente, cada vez que encuentra lo que coleccionás, lo separa para ti. A mí, por ejemplo, la gente me envía #EscenasLectoras. También tornillos o cosas de metal encontradas en la calle, pero esa es otra historia.

En enero de este año fui etiquetada por Lucía Molina y Vedia en un retuit que comparto ahora, al filo de este año que se termina. Quería que viera lo que se había encontrado.

Este señor leyendo Patoruzito es lo mejor que me va a suceder en el día”.

El tuit original lo firma Matías Gontán, alias @finiyela ‏ en Twitter.

El señor de la escena en cuestión lee un antiguo cómic argentino, Patoruzito, en un colectivo de esos que parecen haber sido construidos por personas que no usan el transporte público: incómodos, con escalones y asientos demasiado altos, sin mucha baranda ni manijas accesibles para agarrarse. Pero incluso en ese escenario, este señor encontró su lugar para leer. El sol entra por la ventana con una luz divina, y Patoruzito lo acompaña.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El primer nombre de este personaje fue Curugua-Curiguagüigua y nació como personaje secundario un 24 de agosto de 1927. Patoruzú/cito fue definido por su autor, Dante Quinterno, como el último indio tehuelche que vino de la Patagonia con sus monedas de oro a la gran ciudad. Hay muchas lecturas y relecturas sobre este personaje y su creador, que a lo largo de los años fue analizado desde distintas miradas.

Siempre me gusta ver a adultos leyendo historietas, libros ilustrados, libros álbum. Parafraseando a Istvansch, en esta cultura letrada en la cual vivimos, le damos más importancia al discurso de la letra que al de las imágenes, y a mí me gusta cuando la realidad me devuelve gente grande rebelándose a dejar de leer algunos géneros después de determinada edad.

Yo lo celebro… En el mapa de lectores y lectoras, así también es como se arma la red: con escenas que invitan a nuevas –o viejas– lecturas.

 

Para seguir leyendo:

Acerca del nacimiento de Paturuzú: Todo historietas

 

 

El viaje extraordinario. 800 leguas por el Amazonas

La lectura nos hace más reales, decía el ensayista Gabriel Zaid. En este caso, cómo se materializa delante de los ojos de la autora un personaje salido de una novela de Almudena Grandes.

Por Daniela Azulay, columnista de Cultura LIJ.

La lectura nos hace más reales, decía el ensayista Gabriel Zaid. En este caso, cómo se materializa delante de los ojos de la autora un personaje salido de una novela de Almudena Grandes.

La Jangada, por León Benett
La Jangada. Ilustrador: Léon Benett. Editorial Pierre-Jules Hetzel. Francia ,1881.

En estos días de calor dentro del invierno, una escena lectora del verano de 2017.  Un verano tremendo en Buenos Aires. El subterráneo de la Línea A camino a San Pedrito y el lector de Julio Verne. 800 leguas en la capital federal cruzadas  con el Amazonas. En esto de la ciudad y la jungla, no caigamos en el lugar común de preguntarnos cuál es la jungla, ¿o sí?

Es pleno febrero y aparece ante mi Julio Verne. Es un libro grande, cualquiera diría que no transportable. No es cualquier edición. Casi enciclopédica parece. Me cuesta leer el título pero lo logró. La Jangada, de Julio Verne.

No la leí. Recuerdo a mi  abuelo comentando esta novela, contándome sobre los cazadores de esclavos. Pero quiero saber más. La googleo y aparece: “Una familia viaja en un fabuloso vehículo, “La jangada”, por todo el río Amazonas. En el trayecto, el patriarca es amenazado por un hombre con descubrir su secreto si no le da a su hija en matrimonio. Lo único que podrá salvar a su hija y posteriormente su vida será un acertijo indescifrable.”

Entonces vuelvo a mirar al chico que viaja también en un fabuloso vehículo: el subte. Viaja y lee. No para de leer desde que salimos de la estación Plaza de Mayo.  Se acomoda, no quita la vista del libro. ¿Por dónde andará? En pleno siglo XXI este chico está allí, a bordo de la jangada…

CLD2017-EscenasLectoras-Eight_Hundred_Leagues_on_the_Amazon'_by_Léon_Benett_03
La Jangada. Ilustrador: Léon Benett. Editorial Pierre-Jules Hetzel. Francia ,1881.

Durante dos días, el piloto Araujo tuvo mucho quehacer. El lecho del río se ensanchaba poco a poco; pero las islas eran más numerosas y la corriente, sujeta por aquellos obstáculos, crecía también. Tuvo que tomar grandes precauciones para pasar entre las islas Caballococha, Tarapote y Cacao; hacer frecuentes paradas y muchas veces se vio obligado a aligerar la jangada, que amenazaba encallarse. Todo el mundo ponía entonces mano a la maniobra y en estas circunstancias, harto difíciles, fue cuando el 20 de junio, por la tarde, se tuvo conocimiento de Nuestra Señora de Loreto. Loreto es la última población peruana que se halla situada en la orilla izquierda del río, antes de llegar a la frontera de Brasil. Es algo más que una simple aldehuela formada de una veintena de casas agrupadas sobre un ribazo ligeramente quebrado, cuyas sinuosidades están formadas de tierra de ocre y arcilla.”

Pienso entonces en Almudena Grandes y su libro El lector de Julio Verne −la segunda novela de la serie Episodios de la guerra interminable−, con el protagonista, ese chico de once años, hijo de un guardia civil en plena guerra que intenta sobrevivir como puede, refugiado en las páginas de Verne.

Con los pelos de punta

Una apuesta potente dentro de un género que nunca pierde vigencia.


Leer más “Con los pelos de punta”