Experimentar la FIL Guadalajara

La de Guadalajara es una de las ferias más pujantes dedicadas al libro y la lectura. Y tiene muchas opciones de formación para mediadores y autores.

Anuncios

fil4

La de Guadalajara es una de las ferias más pujantes dedicadas al libro y la lectura. Todo pasa, todo el tiempo: presentaciones, capacitaciones, lecturas, talleres, encuentros. Tal vez por eso fue la primera feria en convocar a los booktubers que hacían sus videos es castellano, dando cuenta de la escucha acerca de lo que se mueve en torno al libro en nuestras sociedades.

A la edición número 31 de la FIL Guadalajara acudirán más de 700 escritores de 41 países, además de importantes figuras de la industria del libro, la cultura, el pensamiento y la ciencia. La ciudad de Madrid es nuestra Invitada de Honor

Es también la principal cita del año para los editores latinoamericanos con proyección internacional debido a su contante propuesta de trabajo en torno al negocio del libro. Más de 2000 sellos editoriales que se exhiben en un espacio de 34 mil metros cuadrados dispuestos para que 20 mil profesionales de 47 países realicen negocios.


Actividades de formación para profesionales del libro y la lectura

FIL2

28 y 29 – Foro Internacional de Editores y Profesionales del Libro. Además de las charlas y conferencias, se pusieron en oferta 2 talleres que han llenado completamente su cupo.

27 – Encuentro de Promotores de Lectura: Librerías y bibliotecas como espacios de promoción de lectura

27 y 28 – Coloquio Internacional de Bibliotecarios

25 y 26 – Congreso Internacional de Traducción e Interpretación San Jerónimo

28 – El papel de la traducción en la internacionalización de la literatura

26 y 27 – FILustra. Además de las charlas y conferencias, se pusieron en oferta 9 talleres cuyo cupo se ha llenado.

28 y 29 – Foro Internacional de Diseño Editorial: El aporte del diseñador editorial a la industria. Quedan aun vacantes para algunos talleres.

29 – Encuentro de Editoriales Infantiles y Juveniles – Actividad con cupo limitado.

26, 27 y 28 – Presentaciones del Área de Libro Electrónico


El proyecto Codex es el ganador del Reto por los Libros

28/11 a las 16 hs. Área del Libro Electrónico.

El proyecto Codex, una aplicación para celulares que esperan sea motivadora de la lectura, fue el proyecto que resultó ganador del Reto por los libros, convocado por la FIL en conjunto con la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM).

Codex es una aplicación móvil, desarrollada por un joven mexicano, que ofrece  al usuario pequeñas dosis de lectura, mejorando la experiencia de disfrutar diferentes géneros y autores, basados en los gustos del usuario. La aplicación proporciona un fragmento de lectura según del tiempo que se disponga (cinco, diez o quince minutos) y al terminar, se podrá calificar el texto y recomendar una tienda virtual para adquirir el libro completo.


Librería Biulú recibirá el X Premio Nacional de Librería

El serio interés de incidir positivamente en el entorno social de la ciudad de Orizaba, Veracruz, es una de las razones por las que la librería Biulú es ganadora del X Premio Nacional de Librería, convocado por el Instituto de Desarrollo Profesional para Libreros (Indeli) y la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Biulú nació en 2007 como una papelería; cuenta su propietaria, Teresa María de Lourdes Cortés Castillo: “fui introduciendo poco a poco los libros para venta y resultaron atinadas las selecciones que fui haciendo. La gente comenzó a pedirme más libros”. Agrega que “el fomento a la lectura es fundamental. Lo que nosotros queremos es que haya lectores. Mi público principalmente son los colegios y yo no sólo vendo libros, yo vendo un plan lector completo en las escuelas, para que las escuelas se conviertan en comunidades de lectores y escritores, involucrando a padres de familia, maestros, alumnos y todo el personal”.

El Premio Nacional de Librería fue creado en 2008 como un estímulo para la modernización de las librerías de México. La librería Sor Juana, con sede en Tijuana, fue la ganadora del Premio en su primera edición. En 2009 fue declarado desierto y en 2010 fue otorgado a la librería Tercer Milenio, por su proyecto para una zona dedicada al público infantil. En 2011 la ganadora fue la Librería Española, ubicada en San Luis Potosí, gracias a su proyecto de creación de una tienda virtual. En 2012 fue otorgado a la librería oaxaqueña La Jícara, y en 2013 a la librería Aleph, de Xalapa, Veracruz. Catarina Marina, con sede en Cuernavaca, lo recibió en 2014, El Faro de Alejandría, de Querétaro, en 2015 y LibrArte, de Tejupilco, Estado de México en 2016.

FIL1

Librero activo

De la mano del librero también se promociona la lectura. Aquí María Osorio lo desarrolla sin dejar lugar a dudas.

CLD2017-Nov-Librerias-1

Mediadora, editora, librera, María Osorio promueve dentro y fuera de Colombia el respeto y cuidado por el librero, desde una comprensión profunda de toda la cadena de valor entorno a la lectura y la edición. Babel Libros, tanto librería como editorial, es el faro desde el cual busca marcar el camino a seguir.

Colombia cuenta hoy con 35 librerías independientes que trabajan con literatura infantil. Y cerca de cien librerías pertenecientes a las principales cadenas del sector. Así y todo, al igual que en el resto de Latinoamérica muchas ciudades se encuentran sin comercios especializados donde abastecerse de libros. Por eso la asociación de librerías independientes de ese país ha tomado conciencia de la importancia de fomentar y apoyar el surgimiento de nuevas librerías.

María Osorio ha dedicado parte del 2017 a viajar por el continente explicando la necesidad e importancia del trabajo en red, del trabajo vinculado, y del lugar de las editoriales en el cuidado de los demás eslabones en la cadena del libro.

El librero no es, desde su mirada, reemplazable por un botón de comprar en una publicación en redes sociales, el librero es irremplazable en el fomento lector.


Diagnóstico de situación

—En gran cantidad de ciudades de Latinoamérica no hay librerías. ¿Qué diferencia haría que se instalara una?

—La oferta de las bibliotecas es importante, mucho, y en un país como Colombia es el único espacio de acceso al libro de la mayoría de la población (y tenemos la fortuna de que en cada uno de los más de 1100 municipios hay una pequeña biblioteca). Sin embargo, esto no quiere decir que haya circulación del libro en todo el territorio. Estas dotaciones, o la mayor parte de ellas, no solo acá sino en América Latina, están hechas desde el centro, escogidas por grupos que hacen una tarea muy seria de selección, toda igual para todos los municipios, pensando en utilizar bien los pocos recursos que por lo general tienen los ministerios de cultura. Para lograr una verdadera circulación del libro y un interés por la lectura, habría, pienso, que atomizar esa compra, que la compra se haga localmente, en las librerías, que se seleccione localmente, de acuerdo con los intereses de las comunidades. Para lograrlo hay que crear esa cadena de librerías por todo el territorio, fortalecer la autonomía y los criterios de los bibliotecarios para la compra, y sobre todo no despreciar ni descreer de la necesidad de la lectura que tienen las comunidades más apartadas de nuestros países. Reemplazar la manera proteccionista de hacer por una verdadera inclusión en la cultura.

CLD2017-Nov-Librerias-2.jpg

 


Desembalar, ordenar, promocionar, entregar

—Usted ha trabajado toda su vida en la promoción de lectura, desde mucho antes de ser editora y librera. Ahora bien, ¿cómo cumple ese rol un librero? ¿Puede un librero tanto empujar la lectura como cohibirla?

—Yo creo que los agentes naturales de la promoción de lectura son bibliotecarios y libreros. Y como librero me refiero al que ha desaparecido en las grandes cadenas y se ha convertido en un vendedor más, y que reaparece y se mantiene en las librerías independientes; un librero que conoce la oferta y que la dispone en su espacio para favorecer el encuentro entre libros y lectores. Un librero que lee y conoce los libros que están en su estantería, que conoce a sus lectores y que no es para nada ajeno al mundo editorial. Un librero que sabe lo que se produce y lo mezcla a su manera particular para un público que sabe diverso como la oferta. Un público no genérico y para el cual se esfuerza en seleccionar entre la variedad de lo que se produce. Un librero que hace crecer su espacio dándole una forma particular, que se acomoda a la necesidad de los lectores y no a sus propias facilidades para inventariar o para responder a las expectativas de los editores.

—Pensando en los aspectos comerciales, el libro es decididamente un bien de consumo. ¿En qué aspectos de sus tareas cotidianas (armado de ofertas, escaparates, orden de los libros en el local) se diferencia la promoción de la venta y la promoción de la lectura?

—En general los productos culturales todos, necesitan de la compra, ¿cuál es la diferencia entre comprar una boleta para un cine, un bono para un festival de teatro, o comprar un libro? ¿Tal vez solo la forma colectiva en que se accede a esos otros productos culturales? En estos tiempos en que el consumo es la norma, hay que diferenciar entre la venta por la moda, para aprovechar el momento efímero, para aprovechar la oportunidad, porque salió la película, porque es el tema de moda, e incluso porque el escritor está en la ciudad, o en la feria… diferenciar esta venta con la labor diaria del librero, el que necesita que los libros permanezcan y que selecciona libros que permanecen, por generaciones, en el imaginario colectivo. El culto a la novedad es el que confunde la venta con la promoción de la lectura.

—¿Quién organiza el fondo de una librería: el editor o el librero?

—Depende, hay espacios en los que los editores incluso compran espacio en las mesas de novedades, en las vitrinas. Hay de todo, también libreros que prefieren su comodidad que la del lector y organizan la librería por editorial, así son capaces de encontrar rápidamente el libro (si el lector sabe de qué editorial se trata, o si pregunta un libro puntualmente). Un librero que muy fácilmente hace un inventario, una devolución. Prefiero el librero que dispone de manera creativa y personal los libros, que al juntarlos los hace ver de otra manera. Que su librería no es una foto del mercado, o del primer día en que puso los libros. Un librero que le da oportunidad a ese libro que ha permanecido unos meses de lomo, en el último entrepaño de su estantería. Un librero que los agrupa de manera inteligente para hacerles ver más posibilidades a sus lectores. Y también un librero que no deja que un cliente que entra a su librería salga sin un libro.


Para seguir de cerca a María Osorio

 

Educación Integral, el proyecto de José Vasconcelos

Cutzy L. M. Quesada, periodista prestada por LIJ Ibero, escribe en esta edición de Cultura LIJ sobre el extrordinario hacedor de escuelas y bibliotecas José Vasconsellos.

Por Cutzi L. M. Quezada

 

Cuando se habla de educación en México el primer nombre en resaltar es José Vasconcelos pues bajo sus ideales se fundaron varios de los organismos que actualmente determinan las políticas educativas y culturales del país. Sin embargo, es poco conocida su influencia en la edición de libros para niños, así como, los alcances de su campaña contra el analfabetismo para los cimientos de los presentes proyectos para el fomento a la lectura.

José Vasconcelos, abogado de profesión, tenía como objetivo instaurar una educación vinculada a la realidad social del país; un México post-revolucionario en reestructuración del Estado y de sus políticas públicas con la intención de impulsar el desarrollo de las zonas rurales. Esto implicó crear en 1921, bajo la presidencia de Álvaro Obregón, la Secretaría de Educación Pública (SEP) como un organismo que abarcara todas las instancias educativas a nivel federal. Entonces, se nombró a Vasconcelos como Secretario de Educación Pública quien, según José Joaquín Blanco en Se llamaba Vasconcelos. Una evocación crítica, durante su gestión “aumentó en casi 50%, entre 1921 y 1923, la cantidad de edificios, maestros y alumnos de escuelas primarias oficiales”. Además, se consiguieron los mayores presupuestos para educación en la historia de México.

En sus inicios la SEP se dividió en tres departamentos: el Departamento Escolar con injerencia en todos los niveles educativos desde el jardín de niños hasta la universidad; el Departamento de Bibliotecas con el objeto de garantizar materiales de lectura a la población en general; y el Departamento de Bellas Artes para coordinar desde el Estado las actividades artísticas. Con esta diversificación Vasconcelos pretendía establecer su concepto de ‘educación integral’ como principal eje de acción. De acuerdo con Patricia Irigoyen Millán en La creación de la SEP y el proyecto de José Vasconcelos, la intención del proyecto era educar a los individuos por medio de “vínculos estrechos entre ‘las actividades estéticas y la moral’ […] se pretendía que los alumnos encontraran la emoción por medio del ‘placer desinteresado’ más que por el razonamiento”.

Vasconcelos_Jose


El Ateneo de la Juventud
y la Universidad Autónoma de México

La ideología de una ‘educación integral’ de Vasconcelos se instaura desde sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria donde formó parte del Ateneo de la Juventud (1909-1914); movimiento literario con miembros como Antonio Caso, Pedro Henríquez Ureña, Martín Luis Guzmán, Julio Torri, Manuel M. Ponce, Diego Rivera y Alfonso Reyes. Los entonces jóvenes, todos alrededor de 30 años, identificados por su gusto a la lectura fundaron el Ateneo como una organización civil con el compromiso de difundir en la comunidad el valor de los libros. Asimismo, comparte Álvaro Matute en El Ateneo de México, se postulaban abiertamente en contra del Positivismo; ideología gubernamental del general Porfirio Díaz donde se pribilegiaba la enseñanza de las ciencias aplicadas sobre las humanidades. Posteriormente, en 1920 Jóse Vasconcelos reafirmó su idiologia educativa durante la toma de posesión como rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), máxima casa de estudios en México:

Al decir educación me refiero a una enseñanza directa de parte de los que saben algo, en favor de los que nada saben; me refiero a una enseñanza que sirva para aumentar la capacidad productiva de cada mano que trabaja, de cada cerebro que piensa […] Trabajo útil, trabajo productivo, acción noble y pensamiento alto, he allí nuestro propósito […] Tomemos al campesino bajo nuestra guarda y enseñémosle a centuplicar el monto de su producción mediante el empleo de mejores útiles y de mejores métodos. Esto es más importante que distraerlos en la conjugación de los verbos, pues la cultura es fruto natural del desarrollo económico
Secretaría de Educación Pública, Nuestra institución. Historia de la SEP).

 

La campaña de alfabetización y Misiones Culturales

Quizás, el mayor aporte de Vasconcelos fue la campaña contra el analfabetismo que iniciaría como rector de la UNAM y continuaría como secretario de educación. Este programa estaba a cargo del Cuerpo de Profesores Honorarios de Educación Elemental formado por cualquier interesado de ambos sexos con un mínimo de estudios (3º de primaria) o que acreditara saber leer y escribir en castellano. Los deberes, obligaciones y recompensas de los profesores honorarios se exponían en diversos curriculares de la campaña. El primero de ellos se puede consultar en el libro José Vasconcelos y la Universidad de Álvaro Matute. En él, se establece que los docentes “valiéndose de los textos que puedan disponer y por medio de los útiles que estén a su alcance, les enseñaran, de manera sencilla, clara y directa, la pronunciación y la escritura de las palabras y frases, hasta que los alumnos se perfeccionen en la escritura y lectura”.

Como se observa, Vasconcelos promovía la participación ciudadana para combatir el rezago educativo del país. Otros programas ejemplo de está intención son las Casas del Pueblo (escuelas rurales) y las Misiones Culturales. Estas últimas, se iniciaron en 1923 y pretendían por medio de voluntarios (muchos de ellos maestros rurales) acercar a las comunidades los esfuerzos de alfabetización, así como, la enseñanza de las habilidades y los conocimientos necesarios para el desarrollo de la vida social y cultural de los individuos. Como su nombre lo indica, las Misiones Culturales comprendían aspectos técnicos y culturales, incluida la lectura desde su función informativa pero, además, como espacio de expresión cultural (recordemos los ideales del Ateneo de la Juventud). Así, el programa conjugó a los tres agentes que, desde entonces y hasta ahora, se deben considerar en un proyecto nacional para el fomento a la lectura: el Estado, por medio de políticas públicas y presupuestos; la ciudadana, como voluntariado; y las asociaciones civiles.

El proyecto federal, también, consideraba a la educación indígena pero como ‘provisional’. El objetivo del recién creado Departamento de Cultura Indígena era “acabar con la segregación de los indios y unificarlos en torno a la nacionalidad (antes que indios eran ‘mexicanos’, en la concepción de Vasconcelos) para prepararlos a la vida democrática en la que se realizaría finalmente la redención de México bárbaro” (José Joaquín Blanco. Se llamaba Vasconcelos. Una evocación crítica. 93). Se trataba de hacer un mestizaje para unificar la identidad nacional que, aunque pudiera considerarse como una forma de inclusión, se desarrollaría hacia una sola dirección (la indicada por el Estado) y no desde la multiculturalidad e interculturalidad. En su obra el Ulises Criollo Vasconcelos expone ampliamente bajo qué términos pensó este mestizaje.

 

Proyecto editorial y Biblioteca de México

El cuarto agente participante en el fomento a la lectura podría considerarse el sector editorial pues se encarga de disponer del acervo y, en ocasiones, desarrolla sus propios programas para promover la lectura. Aunque esto último se ha presentado recientemente y se centra sólo en obras para niños y jóvenes. Uno de los principales antecedentes de los proyectos editoriales específicamente dirigidos a la infancia fue la creación del Departamento Editorial de la SEP fundado durante la gestión de José Vasconcelos.

El plan incluía la distribución a precios accesibles de obras de literatura clásica (La Ilíada, La Odisea, Las tragedias de Sófocles, los Diálogos de Platón, la Divina Comedia, el Quijote, etc.), de colecciones sobre pedagogía y agricultura, la revista El Maestro y el semanario La Antorcha (de tintes sindicalistas). Asimismo, se publicaron Lecturas clásicas para niños (1924 y reeditada en 1971), una antología de leyendas y cantares de gesta con colaboradores como Gabriela Mistral y Alfonso Reyes; y Rosas de la infancia, cuatro volúmenes de cuentos infantiles de María Enriqueta Camarillo. Ambas publicaciones, de acuerdo con la Fundación para las Letras Mexicanas, se convirtieron durante treinta años en lecturas obligadas en las escuelas primarias de México. Según Mario Rey en Historia y muestra de la literatura infantil mexicana, en estos acervos “se manifiesta la visión universal y humanista de Vasconcelos [así como] su posición contra las ideas que pretenden limitar las lecturas de los niños a un acervo especial que presupone su menor inteligencia y su incapacidad para comprender la literatura“.

Por otra parte, desde un principio el gran proyecto educativo reconoció la necesidad de infraestructura física, es decir, de bibliotecas públicas. Por ello, es importante resaltar que, a su regreso a México, después de un periodo de exilio por razones políticas, Vasconcelos también se involucró en este sector como primer director de la Biblioteca de México inaugurada el 27 de noviembre de 1946 por el presidente Manuel Ávila Camacho y el Lic. Jaime Torres Bodet (entonces Secretario de Educación Pública). En el 2000 este recinto completó su nombre a Biblioteca de México José Vasconcelos, de ahí la confusión con la Biblioteca Vasconcelos que abrió sus puertas en el 2006 y cuyo actual director es Daniel Goldin.

La larga trayectoria del maestro Vasconcelos nos ilustra no sólo cómo se establecieron los fundamentos de las actuales políticas públicas, también, nos hace ver la importancia de diversificar estas acciones entre los distintos sectores y agentes participantes para generar propuestas en conjunto, y no desde acciones aisladas. En este sentido, hasta el menor esfuerzo se suma al propósito, nada fácil, de generar lectores donde los docentes activos o voluntarios son un ancla esencial.


Bibliografía

Blanco, José Joaquín. Se llamaba Vasconcelos. Una evocación crítica. México: FCE, 1983. Impreso.

Fundación para las Letras Mexicanas. “Literatura Para Niños”. Enciclopedia de la literatura en México. Web. 11 Sep. 2017 <http://www.elem.mx/estgrp/datos/44&gt;.

Irigoyen Millán, Patricia. La creación de la SEP y el proyecto de José Vasconcelos. INEHRM. Web. 7 Dic. 2009 <http://www.inehrm.gob.mx/pdf/exc_sep_vasconcelos.pdf&gt;.

Matute, Álvaro. José Vasconcelos y la Universidad. México: UNAM, 1983. Impreso.

Matute, Álvaro. El Ateneo de México. México: FCE, 1999. Web. 11 Sep. 2017 <http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/fondo2000/vol2/25/htm/portada.htm&gt;.

Rey, Mario. Historia y muestra de la literatura infantil mexicana. México: SM/CONACULTA, 2000. Impreso.

Secretaría de Educación Pública. Nuestra institución. Historia de la SEP. Web. 11 Sep. 2017 <http://www.sep.gob.mx/wb/sep1/sep1_Historia_de_la_SEP?page=3&gt;.

El editor: formación, entorno y retos de la profesión

Este año el programa del Foro Internacional de Editores y Profesionales del Libro de la Feria del Libro de Guadalajara plantea un examen de la figura central de la cadena productiva del libro: el editor.

Este año el programa del Foro Internacional de Editores y Profesionales del Libro de la Feria del Libro de Guadalajara plantea un examen de la figura central de la cadena productiva del libro: el editor.

Por eso, la conferencia inaugural la dará Carlo Feltrinelli, símbolo en el mundo de la edición independiente y de calidad (martes 28/11 – 16:45 a 17:30). Aún no se adelantó título ni temática.

Después de pasar por una etapa de incertidumbre ante el surgimiento de la edición digital, donde la preocupación se centró en la capacidad de adaptación de la industria ante nuevos formatos de lectura, ahora el debate recae en las tareas del editor: ¿cómo se ha transformado la profesión? ¿qué cambios necesita la formación académica? ¿cómo permitir mayor visibilidad de las publicaciones ante la avalancha excesiva de contenidos?

En una de las mesas se debatirá sobre los cambios en las políticas del socio comercial más fuerte de México, para comprender las consecuencias que afectarán a la circulación del libro en español.
Martes 28/11 – 17:30 a 18:30
Relación México-Estados Unidos en la era Trump: el panorama del libro en español
Participan: Tom Payton , Leyla Ahuile , Jenny Lizárraga
Modera: Adan Griego (bibliotecario norteamericano)

Por otro lado, se verán nuevas estrategias y herramientas que pueden utilizar las editoriales para el financiamiento de productos, así como para llegar a más lectores.
Martes 28/11 – 18:45 a 20:00
Crowdfunding, startups, social media…: ¿cómo funcionan (y cómo aprovechar) las nuevas estrategias en la industria editorial?
Participan: Arantxa Mellado Aksel Køie Laura Ceccacci

Uno de los tópicos que más preocupan a los editores es la distribución, venta y exhibición de sus títulos, por lo que expertos en mercadotecnia y comunicación expondrán estrategias para hacer los libros más visibles.
Miércoles 29/11 – 17:30 a 18:30
Mercadotecnia y comunicación editorial: lograr la mayor visibilidad posible
Participan: Tomás Granados Salinas  (FCE), Lluisa Matarrodona

También habrá una mesa para conversar sobre la preparación académica del editor, y cómo la formación editorial requiere una transformación para adecuarse a las necesidades actuales.
Miércoles 29/11 – 16:30 a 17:30
La formación del editor: ¿cómo se transforma la preparación para adecuarse a los cambios en la industria?
Participan: Valeria Sorín  (editora Cultura LIJ), Fernando Esteves  (Director editorial de SM), Astrid Velasco Montante
Modera: Sayri Karp Mitastein

Cierre del encuentro

La conferencia de cierre la dictará  Michael Bhaskar , especialista interncional.
Miércoles 29/11 – 18:45 a 20:00
El filtro maestro: edición y economía de la curación – Michael Bhakar
El problema con los textos de hoy en día, o con cualquier material editable, es sobre todo el de la superabundancia. Gracias a siglos de existencia de las tecnologías de impresión, sobrealimentadas por el Internet, el exceso de material de lectura es el tema dominante de nuestra época. De ahí que el papel selectivo de los editores sea ahora más importante que nunca. Comprender el mundo del contenido en la actualidad implica comprender el modo en el que todos nos estamos convirtiendo en curadores, porque el problema del exceso no solo se encuentra en el mundo de la edición. Se está convirtiendo en un tema económico dominante, y comprender cómo estamos construyendo una “economía de la curación” es importante en todos los sectores.

El panorama editorial presenta grandes desafíos, pero también enormes oportunidades para lograr resultados efectivos. Para lograrlo, es imprescindible fortalecer la preparación adecuada, por lo que la FIL ha trabajado en una programación acorde.

Para más información: https://www.fil.com.mx/act_nego/fie.asp

 

Actividades en la Feria del Libro de Guadalajara

Este año la edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara viene cargada de eventos para profesionales del libro y la lectura.

Este año la edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara viene cargada de eventos para profesionales del libro y la lectura.

FIL-GDL2017

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara es la mejor plataforma de negocios en la industria editorial en español, y cada año asisten 20 mil profesionales para realizar negocios y encuentros entre colegas. Allí encontrarás agentes literarios, autores, libreros, scouts, distribuidores, bibliotecarios, traductores e ilustradores de más de 35 países.

Además de encontrar la mayor oferta editorial en español del mundo, también ofrece una serie de programas para formación profesional, con actividades diseñadas para cada perfil.

Este año tendremos los siguientes eventos:

Los eventos tienen cupo limitado, por lo que sugerimos registrarse lo antes posible.

FIL-GDL2017-somoslectores

Niños refugiados en América

Por Valeria Sorín

Niños en crisis, bajo el fuego del mundo adulto. De eso se trata una de las tareas de IBBY: asistir a niños refugiados desde la actividad subversiva de abrir las mentes.

Ya tratamos en ediciones impresas anteriores de Cultura LIJ la tarea que IBBY (International Board of Books for Youngpeople) ha realizado en situaciones de catástrofes naturales y humanitarias asistiendo con libros y mediadores entrenados a las poblaciones infantiles víctimas y sus familias (por ejemplo, ante la erupción de un volcán en Venezuela, en el sur de Chile con un terremoto y con el tsunami en Indonesia).

También son conocidas las bibliotecas que se fundaron en Gaza gracias al trabajo de IBBY Palestina y al dinero donado por la escritora Katherine Paterson. Experiencias similares se multiplican en Afganistán, Irán, Siria y Líbano. “Cada vez, unos aprendemos de los otros y vamos mejorando la práctica”, acota Patsy Aldana, presidenta de la organización.

Más recientemente, y ante la crisis de refugiados, se montó en Lampedusa un operativo de asistencia; solo que a los miembros de IBBY no los dejan entrar a los campos de refugiados.

Estas acciones tienen que ver con la propuesta inicial. Apenas después de terminada la Segunda Guerra Mundial, Jella Lepman tuvo la iniciativa de trabajar desde la literatura con la esperanza de construir puentes de entendimiento y paz entre las personas. Se puede leer en el sitio de la IBBY: “Niños de todo el mundo necesitan saber lo que todo buen lector sabe: no estás solo; otros, incluso tus enemigos, tienen experiencias, sentimientos y necesidades como tú”.

 

Hablemos de nuestra América

Los datos

  • 56.000 niños sin adultos acompañantes fueron detenidos en la frontera entre México y Estados Unidos entre 2013 y 2014.
  • 26.000 más llegaron entre 2014 y 2015.
  • 186.233 menores de 18 años han sido detenidos desde 2009.
  • El 10% son menores de 10 años.
  • Origen: en su mayoría salvadoreños, guatemaltecos y hondureños.
(Datos informados por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de Estados Unidos)

Son los otros refugiados, tal vez los más invisibilizados.

Ante la existencia de niños solos hispanoparlantes en centros de detención en México y Estados Unidos, hay organizaciones trabajando por brindarles contención a sus necesidades socioemocionales y de información.

En un documento que firman Fundación IBBY, REFORMA, USBBY e IBBY México A Leer sostienen que “una vista de las instalaciones de Inmigración y Aduanas muestra a los niños que esperan en grandes almacenes como instalaciones sin actividades para ocupar las mentes a través del aprendizaje y el juego mientras están siendo procesados”.

Se han propuesto en una primera instancia llegar hasta los campos de detención con bibliotecas y personal bilingüe y bicultural entrenado especialmente para trabajar con refugiados. Y en una segunda fase, apoyar a los chicos con una mochila donde encontrarán libros, así como papel, lápices, gomas de borrar, crayones y un diario de escritura para que usen en el viaje hacia su destino.

Las bibliotecarias estadounidenses son fantásticas y habían armado seminarios para enseñar cómo trabajar con niños refugiados. Habíamos logrado que los sacaran de los centros donde los tenían detenidos para que vinieran a la biblioteca”, nos contaba Patsy Aldana hace un tiempo.

Pero desde la asunción de Donald Trump todo se ha recrudecido. “Ahora los niños ya no están en los centros de detención. No hay nadie que los esté cuidando. Los están recogiendo. La patrulla de la frontera se ha vuelto como nazis, buscan gente en las casas, los recogen en paradas de autobuses”.

RefugiadosenAmerica2.jpg

Al sur del río Grande

Ante el recrudecimiento de la persecución, ha sido necesario cambiar la estrategia. “Ahora estamos empezando a trabajar dentro de los países para que sepan lo que está pasando, el peligro que afrontan en el trayecto por México. Porque además el cruce de la frontera entre Guatemala y México es muy peligroso. Y se pone cada vez peor. Hay niños detenidos en México y nadie logra entrar en esos centros para saber en qué estado están”, informa Aldana.

La región está presenciando la reactivación de sus conflictos motivados fundamentalmente por la lucha contra el narcotráfico. Como en la mayoría de las zonas de conflicto, los niños sufren las consecuencias más dolorosas. La avalancha de menores solos que buscan refugio frente a la violencia es un resultado directo de los últimos 45 años de guerra en la zona. El punto es que sean considerados refugiados para poder acceder a los programas internacionales de protección.

Es difícil pensar en acciones que puedan parar el horror y la violencia desde la literatura. Solo releer la oración anterior provoca sonreír ante lo ingenuo que parece la consigna. Pero la existencia de espacios y acciones de contención de niños en crisis sociales y políticas cambia la vida de los individuos que pueden aprovecharlos.

Forma parte de la utopía necesaria cuando nos duele en nuestro cuerpo el otro.


Más información sobre

Patsy Aldana. Presidenta IBBY. Fue directora editorial (publisher) de Groundgood Books, en Canadá, durante tres décadas. Desde allí creó un catálogo de libros de alta calidad que se animó a abordar todos los temas y las estéticas.
Frente a frente, le preguntamos a Patsy Aladana a qué se debe que haya saltado de la labor editorial a un espacio de promoción social a partir de la literatura.
Mejor escucharla en sus propia voz.


REFORMA
(http://www.reforma.org/). Fundada en 1971 como afiliada de la American Library Association (ALA), ha buscado activamente promover el desarrollo de colecciones de bibliotecas para incluir materiales orientados al español y latinos; la contratación de profesionales de bibliotecas y personal de apoyo más bilingües y biculturales; el desarrollo de servicios y programas de biblioteca que satisfagan las necesidades de la comunidad latina; el establecimiento de una red nacional de información y apoyo entre las personas que comparten nuestras metas; la educación de la población latina de los Estados Unidos en cuanto a la disponibilidad y los tipos de servicios bibliotecarios; y los esfuerzos de cabildeo para preservar los centros de recursos bibliotecarios que sirven los intereses de los latinos. Dentro de los Estados Unidos hay diecinueve capítulos activos de REFORMA. Funcionan de manera autónoma, trabajando a través de sus sistemas de bibliotecas locales, asociaciones de bibliotecas estatales y organizaciones locales para lograr objetivos locales.

IBBY – Children in crisis. Proporciona apoyo a los niños cuyas vidas han sido interrumpidas por la guerra, el desorden civil o el desastre natural. Las dos actividades principales apoyadas por el Fondo son el uso terapéutico del libro y la narración de cuentos en forma de biblioterapia y la creación o sustitución de colecciones de libros seleccionados adaptadas a la situación.

 

 

La cosntrucción de una identidad a través del vestir: Frida Kalho

En Frida Kahlo, la originalidad y la creatividad no sólo radican en su obra. Se creó una imagen, se construyó una personalidad a través de su forma de vestir.

Por Hilda Trujillo Soto, directora de los Museos Frida Kahlo y Diego Rivera-Anahuacalli

Frida_CasaAzul_TocadoEn Frida Kahlo, la originalidad y la creatividad no sólo radican en su obra. Ella no sólo pinta, dibuja, escribe, sino que interviene y transforma todo lo que está a su alrededor, incluyéndose a ella misma. Se creó una imagen, se construyó una personalidad a través
de su forma de vestir.

Portaba con orgullo indumentaria de las diferentes regiones de México y algunas piezas
creadas por ella misma. Es cierto que este tipo de ropa le permitía esconder la cortedad y
delgadez de su pierna derecha, afectada por la poliomielitis a los seis años, además
constituía una manera de agradar a su esposo Diego Rivera, pero sobre todo le permitió
vindicarse como una mujer independiente, sin prejuicios, y orgullosa de sus orígenes
culturales.

El gusto por la vestimenta tradicional mexicana le venía a Frida de familia. En una de las
fotografías del archivo de la Casa Azul, existe una imagen de la familia Calderón donde
Matilde madre de Frida aparece, junto con otras mujeres, luciendo vestidos y
resplandores característicos del Istmo de Tehuantepec. Se sabía que la madre de Frida
era de origen oaxaqueño, pero lo que se desconocía es que ella misma usara las ropas
típicas de la región. Esta fotografía pudo conocerse cuando se clasificaron las imágenes
que estuvieron en baúles, cajones y baños cerrados por casi 50 años en la Casa Azul,
Museo Frida Kahlo.

Frida supo valorar esa riqueza y coleccionó prendas provenientes de distintas regiones
del país. Intervino algunas de ellas: utilizaba telas españolas de algodón, sedas francesas
para diseñar su ropa, dándole un estilo indígena. Hace poco, viajando a Huejutla a
comprar textiles para la Ofrenda de Muertos, que se colocan en los Museos Anahuacalli y
Frida Kahlo, nos encontramos en la casa de una de las artesanas con una fotografía en
la que aparecían André Bretón, Frida y Diego, testimonio de que estuvieron ahí,
seguramente adquiriendo prendas de la región, que hoy se siguen realizando con gran
maestría.

Por otro lado, la madre de Frida era una excelente costurera. El gusto por las telas finas,
por el juego de texturas y colores lo hereda la artista, por lo que se entiende que, años
después, la pintora diseñara e, incluso, interviniera su propia ropa. Pero no sólo por esto
es que el guardarropa de Frida reviste interés y valor; también es testimonio de una
riqueza textil del país que en muchos casos se ha perdido, pues algunas piezas no se
realizan más. Cabe anotar que, gracias a esfuerzos como los de Artes de México o de
Remigio Mestas de Oaxaca, se ha logrado rescatar diseños que ya se habían perdido.
Ante todo Frida utiliza la vestimenta mexicana para crear su propio personaje, para crear su unicidad. Tan lo logró que llamaba la atención por doquier. La prestigiada revista Vogue publicó una fotografía de Frida en octubre de 1937. Diego y Frida fueron amigos de Rosamon Bernier, legendaria editora de Vogue en Estados Unidos, e inspiró a la diseñadora italiana Elsa Schiaparelli para crear un vestido “señora Rivera”. El gusto de
Frida por los colores y texturas nacionales ha seguido inspirando a artistas de la moda
contemporánea, como Jean Paul Gaultier, Dai Rees, Comme de Garçons, Alexander
McQueen, Riccardo Tisci de Givenchy, Rei Kawakubo Comme de Garçons y el duo
holandés Viktor & Rolf y muchos otros. En particular Gaultier presentó en 1998 “Homenaje a Frida Kahlo”.

La ropa fue también un fuerte símbolo y un tema principal en la pintura de Kahlo, como lo muestran el autorretrato dedicado a León Trotsky (1937), Autorretrato en la frontera entre México y Estados Unidos (1932), Raíces (1943), Escluincle y yo (1938), Autorretrato con resplandor de tehuana (1948), Autorretrato de Frida y el doctor Farill (1951), Las dos
Fridas (1939), Recuerdo (1937), Mi vestido cuelga ahí (1934), sólo por citar algunas
obras.

CLD2017-Frida_CasaAzul_zapatos
Zapato intervenido de Frida Kalho.

Para Frida, la forma de vestir significó una búsqueda de identidad. Así lo demuestran las
fotografías donde aparece vestida de varón, en una fotografías familiar tomada por su
padre Guillermo Kahlo, o como obrera-artista, con cachucha y camisa de mezclilla. A
través de su vestuario se puede observar la metamorfosis entre su primer círculo de
amigos intelectuales Los Cachuchas y el despertar político-artístico que habría de
marcar por completo su vida en otra fotografía vestida como obrera en una
manifestación, junto a Diego Rivera, alzando la mano en señal de protesta y después su
transformación al portar como reina las indumentarias de distintos orígenes del país.
Debió ser admirable verla, en San Francisco, Detroit o Nueva York, paseando
orgullosamente, ataviada con vestidos y joyas, al lado de Diego Rivera. Se dice que los
automóviles se detenían para mirarla. Más tarde, cuando se divorcia de Diego, Frida se
corta el pelo y se viste con trajes de hombre o ropa tradicional. De esta época hay una
obra en el MoMA en Nueva York titulada Autorretrato con el pelo cortado (1940).

Sin embargo, si hay un traje con el que se identifica a Frida ése es el hermoso vestido de
tehuana. Este vestido fue pieza preferida en el guardarropa de la pintora y reviste especial interés porque, con él, la artista se inmortalizó, tanto en su obra como en imágenes fotográficas –como lo atestigua aquella tomada en 1939 por Bernard Silberstein. Muchos otros fotógrafos retrataron a Frida Kahlo atraídos por su personalidad y vestimenta: Edward Weston, Nickolas Muray, Lola Álvarez Bravo, Manuel Álvarez Bravo, Imogen Cunningham, Lucienne Bloch, Guillermo Dávila, Fritz Henle, Emmy Lou Packard o Leo Matiz, entre otros.

En la forma de vestir de Frida se puede reconocer la creatividad y el profundo sentido del colorido que tenía la artista. Su ropa, además de ser en sí una manera de esconder
flaquezas físicas y emocionales, traducía su temperamento. Su atuendo fue un elemento
fundamental en la construcción de su fuerte personalidad que la ha hecho trascender en
la historia de la pintura del siglo XX.

 

Publicado originalmente en:
http://www.museofridakahlo.org.mx/assets/files/page_files/document/133/FILE_2_2.pdf