Tres ensayos oportunos

Nos hemos quedado atrasadas con los libros de ensayo que han llegado a la redacción. Aquí la reseña de 3 libros muy interesantes.

Anuncios

Por Valeria Sorín

Nos hemos quedado atrasadas con los libros de ensayo que han llegado a la redacción. Estamos en deuda con autores y editores, pero sobre todo con ustedes queridos lectores. Es que son libros interesantes y no los divulgamos con la rapidez deseable para que corrieran a encontrarlos en las librerías.

  • Los grandes libros para los más pequeños (FCE)
  • Libros en vuelo (Comunicarte)
  • Infancia. ¿Para dónde van sus derechos? (Didot)

losgrandeslibros-joelleTítulo: Los grandes libros para los más pequeños
Autora: Joelle Turin
Editorial: Fondo de Cultura Económica (FCE)
Colección: Espacios para la Lectura
https://www.fce.com.ar/ar/libros/listado.aspx?cat=c&idCol=18

Este no es otro libro teórico sobre álbumes. Es un buen libro teórico sobre LIJ, con foco en álbumes.

Cuenta en la introducción Joelle Turin que lo que hizo posible la publicación en castellano de este libro fue la suma de encuentros inolvidables que sucedieron el México, Colombia y Brasil con especialistas latinoamericanas —Graciela Bialet, Rebeca Cerda, María José González, Alba Nora Martínez, Beatriz Molina, Dolores Prades, Claudia Rodríguez y Sandra Sánchez—. Y ese es el punto singular de este libro. El efecto del diálogo con otros colegas se nota.

Se nota en la bibliografía complementaria listada por país —con la esperanza de que los lectores latinoamericanos que lo deseen puedan seguir leyendo y estudiando con obras que se pueden conseguir y consultar—. Se nota en que no solo los libros citados y con los que se ejemplifica cada cuestión circulan en las librerías y/o bibliotecas de nuestros países, sino también en que muchos de ellos han sido o bien traducidos o bien primero publicado por editoriales latinoamericanas. Se nota en los álbumes

Los álbumes que tienen cabida en este libro tienen cabida en él debido a su tono acertado, a su aptitud para hablarle al niño (no para hablar del niño) en un diálogo fecundo en el que, por definición, cada quien considera al otro y respeta su libertad.” Esta cita encierra el eje central del libro, el objetivo de Turin es analizar obras fundamentales para acompañar a los niños en su crecimiento psíquico, cognoscitivo y cultural. Se hace un tiempo para pensar al niño en tanto humano y por lo tanto social. En la construcción de vínculos, o sea de sí mismo en relación.


LibrosenVueloTítulo: Libros en vuelo. Literatura, infancia y sociedad.
Compiladora: Lidia Blanco
Autores: María Jesús Bóveda, María Julia Cittá, Silvia Martínez Carranza de Delucchi, Viviana P. Keegan, Alma Rodríguez, Laura Slutsky y la misma Lidia Blanco.
Editorial: Comunicarte
Colección: Pedagogía y Didáctica
http://www.comunicarteweb.com.ar/fichaLibro?bookId=1313

Siete ensayos breves son reunidos en este libro singular. Cada autora ha tomado un tema o referente de la producción literaria para la infancia para analizar y seguir en detalle. Así la poesía como género primero será tomada por Martínez Carranza, pero sobre todo en tanto herramienta para el mediador en la tarea de construir lectores críticos y capaces de discernir valores estéticos e ideológicos en su acto de apropiación de la escritura. Bóveda preferirá observar de cerca una saga escrita por Márgara Averbach —Historia de los cuatro rumbos—; y similar camino adoptará Cittá, al poner el foco de su mirada en tres obras de Antonio Skármeta referidas al compromiso social en la historia reciente de Chile. Keegan opta por repensar las representaciones femeninas en la literatura infantil argentina, lo que es un tópico de actualidad en congresos y jornadas.

Y por supuesto el sólido ensayo de Lidia Blanco, en su línea habitual de trabajo, acerca de las narrativas que develan las construcciones sociales y su reflejo en obras literarias destinadas a la infancia. En su recorrido se releen personajes que atraviesan situaciones límite y deben buscar alternativas que los ayuden a resolver conflictos originados por situaciones de carencia.

Quisiera distinguir dos trabajos de esta compilación. El primero es el de Slutzky, quien revive la dramaturgia de Hugo Midón —una obra pasmosamente vigente— y buscará diferentes recursos para que la palpitemos: la voz de Midón en reportajes y su propia recopilación de voces de Carlos Gianni, Carolina Setton, Silvia Kanter, Joel Franz Rosell. El texto crítico respira, está vivo; al igual que la obra de Midón.

Después de que el Ministerio de Educación de la Argentina reeditó los libros publicados por el Centro Editor de América Latina para niños —las colecciones Cuentos del Polidoro y Cuentos del Chiribitil— en volúmenes especiales que distribuyó a las escuelas, se hizo necesario un trabajo crítico que permitiera a tanta joven maestra que por su mismo ciclo vital han perdido el contexto de producción original de las obras y por lo tanto están igual que los alumnos perdiéndose una dimensión en su lectura. Por eso comienza Rodríguez este ensayo con una cita de Lotman imprescindible: “entre texto y contexto hay algo en común”. Recordemos que estas colecciones del CEAL se distinguieron por romper los modelos de representación de la infancia, revalorizar el género fantástico y trabajar con ilustradores de vanguardia.


Infancia_DidotTítulo: Infancia. ¿Para dónde van sus derechos?
Autor: Emilio García Méndez
Editorial: Didot
http://www.edicionesdidot.com/

No han leído nada así antes.

Este no es un libro sobre LIJ, sino sobre derechos en infancias. Y sobre la forma en la que la ley modela las posibilidades de la infancia. Advierte sobre las trampas en las que podemos caer al tomar ciertos temas controversiales con ligereza. El control socio penal de la infancia en América Latina está entramado con los modelos adoptados por los acuerdos internacionales —Convención de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, por ejemplo—. Pero la aplicación en cada uno de nuestros países ha creado realidades muy diferentes.

Es un texto duro, cargadísimo de información, y de digestión lenta. No será fácil. Pero es nutritivo.

 

 

Novedades en LIJ

Últimas novedades llegadas a la redacción de Cultura LIJ -agosto 2017-.

Últimas novedades llegadas a la redacción de Cultura LIJ -agosto 2017-.

CLD2017-Agosto-Novedades-Dragón blancoTítulo: El dragón blanco y otros personajes olvidados
Autores: Adolfo Córdova y Riki Blanco
Editorial: Fondo de Cultura Económica
Colección: Los especiales de A la orilla del viento
ISBN: 978-607-16-4247-9   | Páginas: 128

Aquí se vuelven protagonistas ciertos personajes secundarios. Aquellos que no muerden la manzana, ni se asoman al pozo de los deseos. Un homenaje al ingenio de los escritores que inventaron al alado Rey Mono, al Gato de Cheshire, al Rey Cisne y al dragón blanco de la suerte. Porque Ende, Andersen o el mismo Lewis crearon momentos fugaces pero verdaderos y fascinantes para estos personajes.
Un libro que lleva a otro nivel la fan fiction.
 

CLD2017-Agosto-Novedades-Mundos invisTítulo: Los mundos invisibles
Autora: Nelvy Bustamante
Editorial: Edelvives
Colección: Ala Delta
ISBN: 978-987-642-477-6   | Páginas: 56

Microcuentos de aparecidos, almas en pena, vampiros y otros seres inquietantes que te pueden sorprender en tanto en la noche como en un camino solitario. Mejor aún, en cualquier momento con solo abrir el libro. Bien acompañados por las ilustraciones en grafito de Andrés de Barca.
Muy buenos micro relatos, un género que merece repensarse en tiempos de redes.

 

CLD2017-Agosto-Novedades-Lobo y ogroTítulo: Lobo y ogro se pelean
Autores: Franco Vaccarini
Editorial: Sigmar
Colección: Barrilete Azul
ISBN: 978-950-11-3726-2   | Páginas 16

Un lobo y un ogro se cruzan en el bosque. ¿Quién se come a quién? ¿Quién tiene mas hambre? ¿Quién es mas malo? Con cándido humor  Vaccarini nos convida  un cuento de ogros, lobos, hadas….y hasta la mismísima Caperucita roja.

 

CLD2017-Agosto-Novedades-Tecito de lagrimasTítulo: Tecito de lágrimas
Autores : Alberto Pez y Alejandro O´Kif
Editorial: Edelvives
Colección: Ala Delta
ISBN: 978-987-642-470-7   | Páginas 32

El abuelo de Manu tiene un resfrío terrible, y la única forma de curarlo es con tecitos de lágrimas de dragón. El problema, claro, es que conseguir un dragón no es fácil. Y que llore, menos. Pero Manu está dispuesto a intentarlo.
Divertido relato que evita todo lugar común.

 

 

 

 

 

Novedades de editoriales argentinas

Últimas novedades llegadas a la redacción de Cultura LIJ. Junio 2017.

 

aquicitoAquicito. Taller Azul. Diccionario ilustrado que reúne palabras del tiempo del ñaupa, una recopilación de salteñismos.
ISBN: 978-98725510-7-0

aserra_el bosque dentro de mi

El bosque dentro de mí. De Adolfo Serra. FCE. Adolfo Serra construye un escenario que se muestra al lector de manera inquietante, invitándolo a develar la historia y a reflejar en ella sus propias emociones y sentimientos para, finalmente, crear un relato único que le pertenezca sólo a él. ISBN: 9786071637673

Tapa Pampa corr.inddPampa. De Cecilia Pisos y Héctor Borlasca. La Brujita de Papel Colección: Libros del Ratón. Son poemas del campo nuestro, con aires de mate y siesta.
ISBN: 978-987-3681-68-4

 

auladetalentosAula de Talentos. De Gabriel Korenfeld. Albatros. Distintos grupos de amigos, extrañas situaciones por resolver y experiencias que dejan huella forman parte de esta serie que mira el mundo adolescente desde una perspectiva original. ISBN: 978-950-24-1540-6

 

enlalargada

En la largada. Antología de cuentos. Salim. Selección de cuentos especialmente dedicados para quienes están asomándose a la vida en sociedad. ISBN: 9789877420678

La belleza de la desmesura

Cuando se anunció en la feria de Frankfurt la lista de los mejores libros para niños y jóvenes (White Ravens), la obra de Nicolás Arispe llamó la atención de todos.

Reportaje a Nicolás Arispe por Valeria Sorín

arispe1
Escena del relato de Alberto Laiseca.

Para sorpresa de sus autores, el libro doble La madre y la muerte y La partida ha tenido un debut muy aplaudido. Desde la crítica y desde las ventas, este ambicioso proyecto viene dando que hablar. Decidimos entrevistar entonces a su ilustrador, Nicolás Arispe.

 

-Este es un proyecto que nace por su impulso.
-En un punto sí. Hace cinco años le escuché contar La madre y la muerte a Alberto Laiseca y la atracción fue inmediata. Me dije “yo con esto tengo que hacer un libro”. Cuando lo ilustré y le llevé la propuesta a él, le gustó. Se lo ofrecimos a Fondo de Cultura Económica y ellos propusieron sumarle la otra historia para que fuera un libro de doble entrada. El mismo tema, pero contado desde otra mirada. Al principio lo dudé, pero cuando leí el otro cuento, dije que sí.

-Los libros dobles son una apuesta con cierto riesgo, pero en este caso ambos cuentos están muy ajustados.
-El tema era fuerte y no sabía si iba a poder encararlo dos veces. Fue una inversión personal muy potente la primera vez, tuve que meterme muy adentro del libro. La verdad es que cuando lo leí vi que el segundo cuento convivía perfecto. En el cuento de Laiseca la madre hace todo por volver a la vida a su hijo y en el de Alberto Achimal la madre hace todo por matarlo.

Improntas emparentadas

-¿Y cómo decidió trabajar en ambos casos?
-Para evitar repetir recursos me parecía que estaba bien confrontar estas cosas. En el de Laiseca, el uso de la madre con cabeza de zorra, nos lleva un poco a las fábulas y tiene una impronta europea. El de Achimal comienza con un terremoto y claramente te sitúa en México, por eso las calaveras del grabador José Guadalupe Posadas estaban venían muy bien. Por otra parte, tiene un tono sarcástico: los personajes se debaten todo el tiempo sobre la muerte y son calaveras, están todos muertos.

-¿Hasta dónde se puede hablar de la muerte?
-En nuestro país, Argentina, la muerte es un tema tabú; no así en México. Cuando comencé a trabajar en esta obra, tenía muy presente un ensayo que leí, Morir en Occidente de Philippe Ariès, donde el autor va haciendo un relato histórico del tratamiento que se le da a la muerte, desde una concepción natural hasta negarla por completo y poner en relevancia otras cosas, como la pornografía, que estaban tapadas y afloran. Hay una hipocresía acerca de estos temas: por un lado, parece que no hay que hablarlos con los chicos; pero por el otro, son bombardeados por matrices de consumo ultra erotizantes. ¡Pero cómo vas a hablar de la muerte!

Cuestión de género

arispe3
Escena del relato de Alberto Achimal.

Hace tiempo, para ilustrar su perfil en la revista imaginaria.com, Arispe decidió usar un retrato en el que está leyendo Los Sorias, la magnánima obra de Alberto Laiseca. “Yo soy fanático de él, me parece un escritor extraordinario. Las imágenes que él me dispara son todas desmesuradas. Una cosa barroca pero apocalíptica, de un realismo delirante. La estética de Laiseca se basa en el pastiche: en un mismo libro puede escribir como Heródoto y a la página siguiente con el registro de un panfleto de pescadería”. La llegada de Arispe a este libro no es casual, algo de sueño cumplido encierra.

-¿Cómo se relaciona desde la imagen con estos textos?
-La prosa de La madre y la muerte trabaja sobre lo despojado. Pero yo quería relacionarlo con lo propio de Laiseca, con el exceso de simbología. Que lo puedas leer una vez y otra vez, y lo puedas recorrer desde diferentes lugares. Armé cuatro o cinco caminos distintos en función de los símbolos, de los personajes, de los mensajes.
En el caso del cuento de Achimal, la clave es la inversa: un solo elemento que guía todo. Empieza con un terremoto. Además de la obra del grabador mexicano, me basé en un corto de Eisenstein. Él realiza a principio de siglo XX, poco después de la Revolución mexicana, acerca de la cultura mexicana: ¡Qué viva México!, donde un fragmento trata sobre el Día de los Muertos. Estas dos fuentes son como el núcleo duro de la estética del cuento de Achimal.
En este libro no me prohibí mucho. Noté que podía haber un exceso de tipologías, entonces ahí sentí libertad total. Por supuesto, después tenés que darle cierto orden para que no pase al cocoliche. Yo armé un archivo de cosas que me interesaban en relación al tema: desde elementos de la alquimia hasta obras de la historia del arte que me interesaban: la pose final de la muerte mirando por la ventana está tomada de Sin pan y sin trabajo, de Ernesto de la Cárcova; el friso que aparece en las piedras cuando la muerte se mete en la montaña está tomado la obra Las grutas de Buontalenti.

-En el caso de algunos ilustradores, uno tiene la sensación de que nos proponen lugares de la cultura donde abrevar.
-Por ahí tiene que ver con compartir cosas que me deslumbraron a mí. Uno arma una estructura de pensamiento en función de otras estructuras de pensamiento, nadie arma nada de cero. Puedo llegar a cierta imagen, a cierta reflexión, porque me estoy apoyando en otro montón de cosas que me llevaron ahí. Cada vez más busco poner lo que estoy diciendo con cierta tradición con la que creo que dialoga.

La observación del lector

-Da la sensación de que, cuando encara un trabajo para un público infantil, no se autolimita, no piensa en un lector incompleto, ni en uno que haya que proteger específicamente.
-De lo único que podés proteger a un lector es de darle una cosa mediocre. No creo en proteger al lector. Ponerse a pensar para quién lo vas a hacer es como medio absurdo. Yo no tengo manera de pensar en para quién. En los primeros libros que hice, sí buscaba un lenguaje que fuera más rítmico, más musical, propio del juego. Ahí había una cierta orientación. Pero cada vez me fui alejando más de eso. Y, desde la perspectiva de mi trabajo, me dio mejores resultados porque me dio más libertad y más solidez para trabajar. En el caso de La madre y la muerte, yo sí quería que el libro pudiera ser leído por chicos, que los incluyera. Ahora, en la medida en que le iba incorporando cosas, la noción de para quién se me fue borrando. Achimal dijo una en un reportaje: “Es un libro para lectores”.

-Es un libro de una gran belleza.
-Hay algo de la belleza que tiene que ver con el oficio, con el trabajo, con cierta armonía. En lo figurativo, la belleza es hospitalaria con el lector, tiene algo que te aloja, que te invita a entrar. Por supuesto, puede ser engañosa.
Lo mismo pasa con lo barroco, al que en su momento se lo acusó de sobrecargado, frente a lo conciso de lo minimalista. Yo estoy a favor de lo barroco porque me parece más democrático que la idea monolítica, porque ofrece más entradas al público.