Estabilidad, versatilidad, adaptabilidad

Los bloques siempre han sido hermosos, fáciles de apilar y así construir.

Los ladrillos se encastran, cuidadosamente, alternando el  comienzo de una línea par y el de la siguiente impar. Su resultado es mucho más resistente debido a que las filas se entrelazan.

¿Y si los puntos de contacto fuesen más? Probablemente las estructuras que podamos desarrollar al tener más fijación permitan mayor complejidad y versatilidad en las estructuras realizadas.

Hoy, sin embargo, ¿podemos seguir persiguiendo el objetivo de la estabilidad? Las construcciones requieren desarrollar estrategias de adaptabilidad. Existe, de hecho, la posibilidad de trabajar con estructuras articuladas, que no solo crecen, sino que promueven el movimiento.

¿Seguimos hablando de juguetes?