Entre lenguas

Somos habitantes del siglo XXI. En este tiempo el mundo se escribe en plural: mundos, culturas, pueblos, lenguas, derechos, ideas. Pluralidad que necesita cuerpos y mentes elásticas, capaces de adaptarse a un contorno cambiante. Hay quien a esta habilidad la llama liquidez…

Anuncios

Editorial de Cultura LIJ #38 edición papel y # digital septiembre 2016.
Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

“¿En qué lengua se despierta el bilingüe?” pregunta Sylvia Molloy. Cuando no se está aún en el mundo, cuando apenas se arriba por la mañana, suena el teléfono: ¿qué lengua es el bilingüe antes de atender? Conflicto de quienes han sido transplantados de una tierra a otra, y aún más de los niños que hablan una lengua en casa y otra en el mundo tras la puerta de calle.

Por el contrario, “perder una lengua es quedarse deslenguado”, apunta Molloy. Y nos quedamos pensando la cantidad de migrantes, de refugiados y de indígenas que se quedan deslenguados, unos por tener que ingresar en una lengua nueva, otros porque los sistemas educativos y burocráticos de sus propios países no los incorporan.

x-wSoy XX y me expando.” Con tan breve micro relato, Isol define en su Abecedario hecho a mano lo que es la maternidad: ser mujer (XX) y expandirse.  Para leer ese breve texto no es solo necesario saber castellano, es necesario estar incorporado al lenguaje científico con el que el mundo moderno define los cromosomas que determinan el género. Los artistas crean lenguajes, multiplican las lenguas, se apropian de palabras, de gestos lingüísticos para conmovernos. Y así la ciencia se vuelve poesía, justamente por ser la forma de establecer un código entre autor y lector.

Ser XXI

Este año el congreso que organiza IBBY (International Board of Book for Young children) ha propuesto como eje pensar a la literatura desde la perspectiva de las multiliteraturas. En sus propias palabras: “celebra la multiplicidad de lenguajes, de lecturas y de literaturas presentes en el mundo hoy”. Entre los subtemas que se abracarán se encuentran: literatura global, local e indígena, y diversidad de formas literarias y formatos.

Somos habitantes del siglo XXI. En este tiempo el mundo se escribe en plural: mundos, culturas, pueblos, lenguas, derechos, ideas. Pluralidad que necesita cuerpos y mentes elásticas, capaces de adaptarse a un contorno cambiante. Hay quien a esta habilidad la llama liquidez.

Y si no todos somos bilingües, sí podemos afirmar que somos multilenguaje. ¿Nos extraña el éxito que ha tenido entre chicos y adultos el libro álbum? Es el género que mejor ha satisfecho el inquieto lector del XXI.

Quienes hemos nacido en el siglo pasado, quienes pertenecemos a una generación que trabaja contra su propia rigidez dogmática podríamos afirmar: “Soy XX y me expando”… soy del siglo veinte y me expando.

Que septiembre y octubre nos encuentren reflexionando, abiertos a repensar qué y cómo debe ser la literatura para niños cuando las historias ya no solo se experimentan desde las letras y las imágenes fijas. Que septiembre y octubre nos lleven a las bibliotecas donde todas las lenguas son bienvenidas. Que septiembre y octubre no clausuren ningún significado. Que sobreviva la búsqueda de sentido.

Feliz día maestros. Feliz día bibliotecarios. Feliz día para todos nosotros.

 

Lee toda la edición digital de septiembre 2016 de Cultura LIJ en:
https://culturalij.com/2016/baja-cultura-lij-septiembre-en-digital

Alfabetizaciones múltiples

Por Valeria Sorín


chiqui-560La Chiqui
González, como se la conoce habitualmente, tiene la capacidad de hablar y generar imágenes en quien la escucha. Capacidad de hacerse entender, porque sabe apelar a lo que el otro conoce.

Luego de escuchar una conferencia que dictó en la Universidad de Buenos Aires acerca de innovación y creatividad, le pedimos que se explayara acerca de un concepto necesario: la alfabetización múltiple.

En su conferencia en la UBA, usted hablaba de múltiples alfabetizaciones.

El arte se quedó con muchas operaciones de los lenguajes básicos creativos por la condena y aislamiento que tuvo por muchos años en la modernidad. Cuando hablo del lenguaje de los objetos, no solo hablo delos lenguajes plásticos,aunque están incluidos. Pero también hablan la cuchara de mi mamá en mi casa colgada en la cocina, o habla una silla vacía cuando estoy esperando al que no llega, o el banco hecho en serie de los inmigrantes italianos. Porque colaboran a dar cohesión en nuestra vida colectiva.

¿Podría especificar qué entiende por lenguaje?

Los lenguajes son mundos simbólicos. Laspalabras son fonemas que no se corresponden con su contenido, ya lo dijo Benveniste. No hay una relación entre contenido y forma de la palabra de uno a uno. Fuera de contexto, fuera de la historia, fuera de la comunidad, nada dice nada.

El lenguaje es una creación simbólica constante de una comunidad plural atravesada por los político, por lo social, que tiene divisiones por edad,por generación,  por sector social, que no es homogénea, que tiene ritmo, porque tiene tonadas, que tiene ritmo y sonidos distintos. Pero el lenguaje es pura invención del ser humano,de un conjunto entramado de redes simbólicas enorme. ¿Qué representa la flacura o la gordura, qué representa el color, el arriba, elabajo?

¿Cómo se forman esos lenguajes?

Esos lenguajes son la manera en que por acción y el juego –porque tengo mamá, porque no tengo mamá, porque la vecina me dio un plato de sopa, porque me llevaron a una plaza, porque me llevaron  a una escuela, porque vi una hojita que se movía, porque escuché “la paraguas” o “el paraguas”– esa primera infancia siembra los lenguajes. Y los lenguajes son como un juguete. Son el campo del descubrimiento del niño.

En esa primera infancia aprende la manera de aprender el multilenguaje. Mezcla sonido con palabras, y aprende dos lenguajes. Mezcla el cuerpo en el juego con objetos son otros dos lenguajes, y canta y baila, cuerpo y sonido.

Esos primeros lenguajes están asociados una fórmula afectiva, una formula perceptiva, una fórmula corporal(estoy adentro, estoy afuera), una fórmula lúdica, una fórmula rítmica.El niño mezcla sincréticamente, como el collage de Chagal, como la manera de Miró (una mancha y una raya), y no sintéticamente.
El alcance de lo múltiple

¿Cómo juega lo digital en todo eso?

Intuyo que los formatos digitales electrónicos podrían ponernos en una revolución social del conocimiento. El teléfono va con la persona, y cambia la idea del tiempo. El celular hace que uno se narre mientras vive y sienta que solo mientras se narre se vive. Lo mismo pasa con las fotos, se saca foto de todo. Te sacan fotos en una conferencia, en la calle. Es como si quisieran registrar por un instante lo que están viviendo, no preparando un material de documentación del pasado.

Lo digital va a terminar generando aspectos relacionados con el lenguaje, si no son un lenguaje ya. Porque  modifican el tiempo si transforman la forma en que el cuerpo habla. Porque cambia la concepción de espacio. Hay chicos que navegan por el Cirque du Soleil y no han llegado a conocer el centro. Hay un espacio virtual más amplio que el real. Pero el espacio real es la dimensión más serena, silenciosa y amorosa que tiene el hombre.

Los elementos digitales se convierten en lenguaje, porque no es lo mismo leer en la tablet que en los libros de papel. Tiene una forma distinta de interpretar lo que se lee. Si interpretás distinto, estás cerca de un lenguaje. Porque el lenguaje no tiene que ver con el que lo construye, sino con las interpretaciones y usos de ese mismo lenguaje.

¿Y esta alfabetización múltiple es lo que plasmó en el tríptico de la infancia?

Esos lugares vienen porque un grupo integrado por un soldador, una modista, un doctor en Educación, otra –yo – actriz y abogada, quisimos pasar todo al volumen. El niño pequeño ama el volumen más que el plano. El chico que tuvo que gatear, arrastrarse, y ve todo para arriba, ve todo volumétrico.

Y se llenó de maderitas y hierros. Con algo de plata podés más, pero no con mucha. Porque con mucha llenás todo de pantallas. Y repetís lo que el mercado quiere que repitas.

Lo que tiene el tríptico es conciencia de grupo. Que no es afiliada a partidos, pero sí protegida por los socialistas, que ven en este modelo una forma de apropiación del espacio público. Esto tiene que ver con una frase de Tonucci: “Con los niños para todo”. Algunos lo entienden como con los niños y para los niños. Y yo quiero trabajar para los adultos. Si se mejora para los niños la ciudad, se mejora para todos.

Gestión múltiple

Desde el espacio de gestión política, ¿en qué sentido le parece necesario trabajar?

Hay que trabajar por una ley de primera infancia.

Al crear una cultura escolar y a la vez una cultura de infancia llena de prejuicios y estereotipos terriblemente coptada por el consumo, han dejado el entretejido social de cada niño, que es su derecho constitucional.Aunque sea pobre, ese entretejido es suyo, no es un careciente absoluto. Atención cuando se habla deacceso a los bienes culturales; la palabra acceso yo no la comparto.Significa que no lo tenés y hay que subir para acceder, mientras que hay bienes culturales desde la panza de su madre.

Estaba pensando en la revalorización de la cultura de los pueblos originarios y el tiempo en el que el guaraní, constitutivo parauna significativa parte de la población argentina, se lo consideraba un no bien cultural.

O una pieza que hay que rescatar como si fuera una pieza arqueológica y no una visión del mundo.

Ese lenguaje es sagrado, es necesario para entender la fertilidad, los dioses, el sexo, lo que es una mujer, el amor, las relaciones entre las personas. Ese lenguaje constituye una cosmovisión.

Hay que rescatarlo por el culto a la diferencia. Claro que dentro de la diferencia entra todo: aquellos que quieren la diferencia en serioy el que tolera la diferencia, pero le da un lugar para irla corroyendo.

El multilenguaje es posible en la medida en que no se enseñe como se enseñan cosas. Que se enseñe muy imbuido de la ideal social, que se le dé una solución a la violencia para poder transitar las ciudades y el espacio.

Y el multilenguaje es un lugar no homogéneo donde se crece. Necesita que se presenten muchos grupos como iguales, tienen que mezclarse, cosa que ni los guaraníes ni nosotros lo hacemos bien; los guaraníes por todo lo que pasaron con los blancos. Pero no es fácil, y la política también está mezclada y las pobres conciencias sociales también están mezcladas.

El lenguaje de las cosas

Al principio habló acerca del lenguaje de los objetos. ¿Hasta dónde alcanza el lenguaje?

El tiempo, el espacio y el cuerpo, con todos sus desarrollos de movimiento, de tono muscular, de energía, más los objetos y sus capacidades de ser diseñados, ser combinados,  de ser inventados, de cambiar de función, ser dioses o ser palitos, y los elementos  que pueden ser una inundación que te deja sin nada, ser el mar más enorme que te hace sentir pequeño y que consideran que el mar es dios, y la acción. La acción comienza por el juego. Niño que no juega  es lo mismo que cuando la sociedad te dice “No hagas nada” y que te dan una especialidad, te encajan la piel de la nariz para arriba, porque la especialidad es un refugio no solo del saber, sino de lo que no sabés, de la angustia frente a lo que no sabés, y de la seguridad de que allí reinás.

¿Cómo se accede al multilenguaje?

Hay dos caminos para acceder al multilenguaje: uno es la sustitución. Otro, la combinación.

La sustitución es lo propio del hombre, por eso es la imaginación y no el lenguaje lo que es constitutivo del hombre y lo que lo diferencia de los animales. Porque podemos ver en ausencia. Porque aprendemos tanto que podemos creer que ahí hay un cocodrilo, y el chico ve un cocodrilo. No es loco el chico, juega por un rato y sale. Y los grandes lo pueden hacer en la actuación. No existiría el teatro, ni hubiera existido jamás, sin esta capacidad.

Entonces, en vez de agarrármela con mi papá porque lo tengo que querer, yo agarro un muñeco y se lo doy. El niño sabe que tiene que sustituir. Los adolescentes andan pateando tachos a la noche porque no los dejaron entrar en la confitería, porque no tuvieron una mujer u otro hombre en sus brazos, andan rompiendo por dolor y por mala educación también, pero es un desplazamiento. Es mejor que agarrar a dos personas y matarlas. Porque cuando no hay desplazamiento, hay acto; el acto es literal.

El juego es la manera en la que el niño entiende el mundo y le da sentido a esos lenguajes. Así que cuidado con que no jueguen.

Sin duda. ¿Y respecto del medio?

Los cielos son expresivos, no solo son en tanto fenómenos científicos. Hay cielos rojos de fuego, hay cielos violetas de la melancolía. Y encima son físicos, vos le podés poner expresión. ¿Dónde metés el desasosiego sin un cielo grisado y plomizo? ¿Dónde metés el miedo si no hay una rama moviéndose que te parezca un monstruo? ¿Dónde metés toda esta cantidad de sentimientos de inseguridad si no tenés cómo representarlo? Y representarlo es meterlo en un lenguaje que lo exprese.

¿Cómo te representás a la muerte para poder seguir viva cada día? Y por eso podés hablar con un sacerdote o con un psicólogo y decirle qué sentís por la muerte.

Por eso el multilenguaje es la gran forma de darle forma a la especie. El multilenguaje es la forma de hacerte humano y de darte cosas para que vos crees y llegues a otro, para ser más humano. Y para ser más afectivo y vivir una aventura de la vida. Si no, estás dejando al chico más cerca de la especie, como animal sufre. O lo dejás cerca del estereotipo adulto, donde se crea un mejor consumista.

Espacio para lo múltiple

Complejo de resolver desde el espacio de Educación. ¿Ud. cree que esta propuesta de alfabetización múltiple implica una política transversal? ¿Podría llevarse a cabo desde un Ministerio de Cultura?

Desde un espacio transversal y nacional. No sería una buena política local, porque se convertiría en una experiencia piloto aislada. La alfabetización múltiple auténtica quiere decir olvidarse de que los lenguajes son solo los artísticos. Porque los lenguajes son lo más democrático del hombre.

No va a poder ser realizado por un solo programa gubernamental porque implica la primera infancia. Si no hay una comprensión profunda y no didáctica ni educativa, ni siquiera de psicología evolutiva, sino puramente social y plural de lo que es el período que va desde el embarazo hasta los cuatro años, no se puede hablar de multiplicidad de lenguajes.

El multilenguaje necesita espacios no escolares, necesita mucha comunidad. No pueden enseñarse los lenguajes por separado. La escuela no está preparada para trabajar con un entramado de lenguajes. Entramado que se parece más a la caótica sociedad aun con sus problemas; cuando la escuela intenta salvar al niño de los problemas de la caótica sociedad.

Lo que dicen los objetos

¿Por qué la memoria ha resguardado con tanto esmero y detalle estas sensaciones? ¿Qué dicen esos objetos? ¿En qué lengua hablan?

Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

silla madera 2

Extraño funcionamiento el de la memoria.

Las tecnologías de la información han hecho que todo el tiempo hablemos de memoria; la RAM, que nos permite sostener tareas paralelas o que requieren muchos recursos en simultáneo; la ROM que resguarda los documentos, las fotos, lo producido en el tiempo.

Las computadoras se han perfeccionado a la par de los estudios acerca de las redes neuronales. Las investigaciones han abierto un mundo de conocimiento que ha servido por igual a médicos como a tecnólogos.

Les proponemos un experimento. Cierren  los ojos y busquen los primeros recuerdos que tengan. Dejen a un lado las historias que les contaron, las imágenes complejas, los días importantes. Porque al lado de todo eso que parece tan claramente constitutivo de nuestra historia e identidad se encuentran otros recuerdos que valen por lo inexplicable.

Un aroma, un ruido, una textura. En mi caso, el ruido de los cubos de plástico con letras al caer en el piso cuando daba vuelta la bolsa para empezar a jugar. Puedo poner play y reproducirlo una y otra vez en mi cabeza. El olor de la silla bajita, de madera con asiento de paja, en la que me sentaba para ver televisión. O la textura de la frazada peluda, azul y sintética de mi cama. Objetos sin valor e invalorables.

¿Por qué la memoria ha resguardado con tanto esmero y detalle estas sensaciones? ¿Qué dicen esos objetos? ¿En qué lengua hablan?

Lo que queda

En la pantalla de la televisión se ve a un niño hablando en inglés. Es migrante y con su familia busca un destino que lo cobije en la vieja Europa. El niño dice que ellos quieren vivir en su tierra, pero la guerra los expulsa. La cámara luego abre el plano y se alcanzan a distinguir cientos de personas sentadas con algún que otro bolso. Son pocas las posesiones que arrastran de una tierra a otra. ¿Será solo el pragmatismo el criterio para seleccionar lo llevable?

Escuché por décadas a mi abuela hablar de un objeto de su niñez que había debido dejar en la aldea cuando con sus padres regresaron a Argentina expulsados de Galicia, por efecto de la guerra civil española. Era el resultado de una tarea escolar, cuando las manualidades formaban parte esencial de lo que se debía enseñar a las niñas.

Después del plan CEIBAL, el Sarmiento y el Conectar.Igualar, nadie duda que las computadoras deben formar parte de la educación de nuestros chicos.

Facebook, Twitter, Instagram se hallan repletos de publicaciones nostálgicas que buscan la complicidad de los cogeneracionales: fotos de un casete y una birome con el cartel “Si sabés para que se usa, poné Me gusta”; otra de un banco de escuela de madera con lugar para el tintero “¿Lo usaste?” pregunta el posteo.

Gestionar la cultura de la infancia tiene implicancias en la conformación de esa patria eterna y salvadora que es la niñez para el adulto. Y tiene implicancias en la conformación del lenguaje de los objetos, algo que la Chiqui  González explica con mucha altura.

Pasaje veloz

El consumo es hoy el centro de nuestra sociedad. Se habla de la necesidad de estimular el consumo interno para sanear la economía, del acceso al consumo de unos u otros bienes como un derecho por el cual bregar, o de máquinas con un tiempo de vida útil que promueve la actualización permanente.

¿Nos dará tiempo la moda para escuchar el lenguaje de cada prenda?

Hora es también de rescate de colecciones como la del Chiribitil o la de los Polidoro (originalmente Eudeba y Centro Editor de América Latina), con sus tipografías pesadas y su multicolor desparpajo propio de los sesenta. ¿Qué tienen para decir los viejos ejemplares a las generaciones nuevas? ¿Se incorporarán sin más a la velocidad del circuito de novedades?

Shhh, escuchen: murmura la pizarra, murmura el martillo, murmura la soga.

Shhh, murmuran ahora las teclas de la computadora.

Los valores y las ideologías

En un estado laico, la base que da sustento a las políticas no es la moral, sino la ideología. Y desde estas bases pensar la LIJ y la lectura.

Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

editorial_cuatroTodo lo que encaramos en nuestra vida está regido por algunas concepciones previas en las que ponemos nuestra esperanza.

Valores inamovibles

Cada vez que pensamos en términos de valores estamos en el plano de lo moral. Sostenemos que hay un bien, buenas acciones, buenos pensamientos.

Nuestra moral está muy arraigada en la tradición judeocristiana, que sostiene un bien, un mal y la culpa de aquel que siendo bueno obra mal. O sea, la moral es una disciplina filosófica, pero también se convierte en práctica corriente. Porque a partir de una moral, una persona puede justificar sus acciones: porque cree en un bien y comparte esta noción con otros promueve determinadas acciones.

Cuando los estados son religiosos relegan sus ideas regentes a la moral de la fe. Judío, cristiano o musulmán, un estado religioso no deja espacio para la discusión: porque los valores que sostiene están basados en un bien que no se puede poner en tela de juicio, un bien acrítico.

Debates necesarios

En un estado laico, la base que da sustento a las políticas es de otra naturaleza. En principio, parece ser materia opinable, sin fundamentalismos que la aten. Y hay algo atractivo en el logro de un acuerdo social de base.

Se trata entonces del resultado de una construcción colectiva, entre todos. Levantamos una constitución y cada tanto le damos un aire nuevo, para seguirla adaptando a los tiempos modernos, para que no quede obsoleta. ¿Acaso la noción de bien cambia? Un poco sí, es para nuestra concepción moderna un concepto que evoluciona en el tiempo.

Acciones consecuentes

A ese acuerdo marco que define lo que se puede (derechos) y lo que se debe (deberes), le siguen definiciones acerca de los procedimientos de administración que logren que los primeros se garanticen y los segundos se cumplan. O sea que ese acuerdo de base luego necesita acciones que lo ejecuten.

Todo eso es un gran aparato ideológico.

La política es la ciencia de hacer posible lo necesario, dicen algunos diccionarios.

Necesario es un pueblo consciente de su situación histórica. Necesario son los ciudadanos capaces de ser críticos de su realidad. Necesario es transmitir la pasión (en oposición a la apatía) por transformar el mundo en que vivimos, por hacerlo más justo.

Mucho es lo necesario para cumplir con estas metas. Tener una consecuente política de lectura se vuelve imprescindible. Ahora bien, qué significa, cómo se traducen estas buenas intenciones en acciones que modelen la realidad acercándola a las metas iniciales, eso es materia bien discutible.

En el entorno actual poco sentido tiene hablar de valores, por sobre todo dentro de la literatura; y mucho plantearnos las bases ideológicas de las políticas de lectura.

Ya salió Cultura LIJ 28

CulturaLIJ-28 TAPACultura LIJ 28 ya está en la calle.

No te pierdas esta nueva edición, o te vas a arrepentir.

 

NOTAS ESPECIALES

  • Contexto: Tonio, le petit Gradulón
    Por Andrés Sóbico
    Este año se cumplen 70 años de la muerte de Tonio, como llamaba su amante argentina a Antoine de Saint-Exupéry. Un buen motivo para repensar literatura y tecnología.
  • Desde el aula: 1420, modelos de infancia
    Por Valeria Sorín
    Una oportunidad para pensar el modelo de infancia que propone la ley 1420, a ciento treinta años de su sanción.

 

ILUSTRADORES EN Cultura LIJ

  • Reportaje a Emilio Urberuaga, por Valeria Sorín
    Interesante perfil del ilustrador de El discurso del oso, quien siente a los niños como colegas.
  • La voz del ilustrador: Daniel Roldán, en primera persona nos cuenta del trabajo en la cátedra de ilustración de la carrera de Diseño Gráfico (UBA).
  • Primeros brotes: Coni Salgado le da la bienvenida a una ilustradora talentosa: Carolina Pratto.

Cultura LIJ incorpora todas las voces de los mediadores que tanto trabajan por al lectura en nuestro país:

  • César Da Col habla de Banda Dibujada.(En viñetas)
  • Laura Giussiani nos cuenta la participación conjunta y coordinada de CEDILIJ y ALIJA en el Salón del Libros Infantil de San Pablo. (Columna ALIJA)
  • El paso enorme de la Bibioteca Madre Teresa de Calcuta, que nuevamente entregarán este año los premios Hormiguita Viajera a los impuslores de la LIJ. (Biblioteca Protagonista)
  • La jornada del CEDILIJ desde dentro, comentado por Daniela Azulay. (1 a 1)
  • Y las implicancias de la transformación de la Secretaría en Ministerio de Cultura. (por Daniela Allerbon, Políticas)

Voces especiales

  • Biografía lectora de María Pía López, directora del Museo de la Lengua.
  • Narradores: la voz de Marita Berenguer, ganadora del Pregonero en Narración.

Y como siempre:

  • De fondo, por Diego Javier Rojas. En esta ocasión la editorial reseñada es Unaluna.
  • Al rescate, por Mónica Rodríguez. Y un recorrido lector por libros y abrazos.
  • Con lupa, por Daniela Azulay. Reseña de un libro teórico: La litertaura como espacio de comunicación y convivencia, de Beatriz H. Robledo, publicado por Lugar Editorial.
  • Novedades, Agenda y mucho más.

Lee ahora el editorial Con la palabra no basta, por Laura Demidovich y Valeria Sorín (directoras Cultura LIJ).

Echale una miradita a Cultura LIJ digital de septiembre acà.

La mesa redonda

Autoras: Laura Demidovich y Valeria Sorín

editorial 25 w Como tantas cosas, las normas de cortesía a la mesa siguen la tradición occidental. Así, comenzar una historia de nuestros modales es remontarse al Imperio romano y no a los incas o los toltecas.


Conductas medievales

Fue en la Edad Media cuando comenzaron a delinearse los protocolos de conducta en la mesa, y por supuesto esto ocurrió en las cortes.

Hay dos sistemas de presidencia en la mesa que son aún vigentes. En el francés, el anfitrión se sienta en el centro, como en el cuadro de la última cena de Miguel Ángel, donde Jesús se sentaba en el centro de una mesa alargada. Y delante de esta persona, la segunda persona anfitriona o el invitado de honor. Los invitados más importantes están alineados por orden de relevancia hacia ambos costados. Así la principal conversación es la que se da en el centro.

En el sistema inglés, anfitrión e invitado de honor se sientan en cada cabecera de la mesa, por lo que no se podía dar la conversación entre ellos. Son dos las cabeceras y son dos las conversaciones principales. Este ordenamiento tiene la ventaja adicional de remarcar menos las jerarquías.
El mito dentro del mito

Si bien el registro de historias orales acerca del rey Arturo es anterior, la idea de la mesa redonda a la que se sentaba con sus mejores guerreros aparece por primera vez en el Merlín de Robert de Boron. Según estos relatos, la Mesa Redonda fue creada por el rey de Inglaterra, Uther Pendragon, cuando Arturo sube al trono, recibe la mesa como un regalo de bodas.

La mesa redonda pretende que no hay ningún lugar privilegiado, ni una conversación por sobre otra.
La mesa redonda

Moderar una mesa redonda es administrar la palabra, y convengamos que la cultura no es otra cosa que una conversación… No; muchas conversaciones, sin centro, ni prioridades, que no tienen un comienzo definido y que no se clausuran.

En el ámbito cultural honramos la mesa redonda artúrica cada vez que una cantidad de especialistas, artistas, funcionarios, pensadores, se sientan a conversar sobre un tema. Las normas de cortesía aquí tienen que ver con no abusar del tiempo para hablar ni menospreciar personas, ni ideas vertidas.

Cultura LIJ se pretende como una permanente mesa redonda, donde cada quien se sienta para decir y escuchar. Una mesa que se agranda cada día, para no excluir miradas. De a ratos un debate se vuelve más candente, para descansar hasta la siguiente vez. Así hay una variedad de temáticas y posiciones que prevalecen en cada número.

Están todos invitados, pasen, tomen asiento. No hay más credenciales para participar más que la pasión por la lectura, por la literatura, por la cultura de la infancia.