Tres ensayos oportunos

Nos hemos quedado atrasadas con los libros de ensayo que han llegado a la redacción. Aquí la reseña de 3 libros muy interesantes.

Anuncios

Por Valeria Sorín

Nos hemos quedado atrasadas con los libros de ensayo que han llegado a la redacción. Estamos en deuda con autores y editores, pero sobre todo con ustedes queridos lectores. Es que son libros interesantes y no los divulgamos con la rapidez deseable para que corrieran a encontrarlos en las librerías.

  • Los grandes libros para los más pequeños (FCE)
  • Libros en vuelo (Comunicarte)
  • Infancia. ¿Para dónde van sus derechos? (Didot)

losgrandeslibros-joelleTítulo: Los grandes libros para los más pequeños
Autora: Joelle Turin
Editorial: Fondo de Cultura Económica (FCE)
Colección: Espacios para la Lectura
https://www.fce.com.ar/ar/libros/listado.aspx?cat=c&idCol=18

Este no es otro libro teórico sobre álbumes. Es un buen libro teórico sobre LIJ, con foco en álbumes.

Cuenta en la introducción Joelle Turin que lo que hizo posible la publicación en castellano de este libro fue la suma de encuentros inolvidables que sucedieron el México, Colombia y Brasil con especialistas latinoamericanas —Graciela Bialet, Rebeca Cerda, María José González, Alba Nora Martínez, Beatriz Molina, Dolores Prades, Claudia Rodríguez y Sandra Sánchez—. Y ese es el punto singular de este libro. El efecto del diálogo con otros colegas se nota.

Se nota en la bibliografía complementaria listada por país —con la esperanza de que los lectores latinoamericanos que lo deseen puedan seguir leyendo y estudiando con obras que se pueden conseguir y consultar—. Se nota en que no solo los libros citados y con los que se ejemplifica cada cuestión circulan en las librerías y/o bibliotecas de nuestros países, sino también en que muchos de ellos han sido o bien traducidos o bien primero publicado por editoriales latinoamericanas. Se nota en los álbumes

Los álbumes que tienen cabida en este libro tienen cabida en él debido a su tono acertado, a su aptitud para hablarle al niño (no para hablar del niño) en un diálogo fecundo en el que, por definición, cada quien considera al otro y respeta su libertad.” Esta cita encierra el eje central del libro, el objetivo de Turin es analizar obras fundamentales para acompañar a los niños en su crecimiento psíquico, cognoscitivo y cultural. Se hace un tiempo para pensar al niño en tanto humano y por lo tanto social. En la construcción de vínculos, o sea de sí mismo en relación.


LibrosenVueloTítulo: Libros en vuelo. Literatura, infancia y sociedad.
Compiladora: Lidia Blanco
Autores: María Jesús Bóveda, María Julia Cittá, Silvia Martínez Carranza de Delucchi, Viviana P. Keegan, Alma Rodríguez, Laura Slutsky y la misma Lidia Blanco.
Editorial: Comunicarte
Colección: Pedagogía y Didáctica
http://www.comunicarteweb.com.ar/fichaLibro?bookId=1313

Siete ensayos breves son reunidos en este libro singular. Cada autora ha tomado un tema o referente de la producción literaria para la infancia para analizar y seguir en detalle. Así la poesía como género primero será tomada por Martínez Carranza, pero sobre todo en tanto herramienta para el mediador en la tarea de construir lectores críticos y capaces de discernir valores estéticos e ideológicos en su acto de apropiación de la escritura. Bóveda preferirá observar de cerca una saga escrita por Márgara Averbach —Historia de los cuatro rumbos—; y similar camino adoptará Cittá, al poner el foco de su mirada en tres obras de Antonio Skármeta referidas al compromiso social en la historia reciente de Chile. Keegan opta por repensar las representaciones femeninas en la literatura infantil argentina, lo que es un tópico de actualidad en congresos y jornadas.

Y por supuesto el sólido ensayo de Lidia Blanco, en su línea habitual de trabajo, acerca de las narrativas que develan las construcciones sociales y su reflejo en obras literarias destinadas a la infancia. En su recorrido se releen personajes que atraviesan situaciones límite y deben buscar alternativas que los ayuden a resolver conflictos originados por situaciones de carencia.

Quisiera distinguir dos trabajos de esta compilación. El primero es el de Slutzky, quien revive la dramaturgia de Hugo Midón —una obra pasmosamente vigente— y buscará diferentes recursos para que la palpitemos: la voz de Midón en reportajes y su propia recopilación de voces de Carlos Gianni, Carolina Setton, Silvia Kanter, Joel Franz Rosell. El texto crítico respira, está vivo; al igual que la obra de Midón.

Después de que el Ministerio de Educación de la Argentina reeditó los libros publicados por el Centro Editor de América Latina para niños —las colecciones Cuentos del Polidoro y Cuentos del Chiribitil— en volúmenes especiales que distribuyó a las escuelas, se hizo necesario un trabajo crítico que permitiera a tanta joven maestra que por su mismo ciclo vital han perdido el contexto de producción original de las obras y por lo tanto están igual que los alumnos perdiéndose una dimensión en su lectura. Por eso comienza Rodríguez este ensayo con una cita de Lotman imprescindible: “entre texto y contexto hay algo en común”. Recordemos que estas colecciones del CEAL se distinguieron por romper los modelos de representación de la infancia, revalorizar el género fantástico y trabajar con ilustradores de vanguardia.


Infancia_DidotTítulo: Infancia. ¿Para dónde van sus derechos?
Autor: Emilio García Méndez
Editorial: Didot
http://www.edicionesdidot.com/

No han leído nada así antes.

Este no es un libro sobre LIJ, sino sobre derechos en infancias. Y sobre la forma en la que la ley modela las posibilidades de la infancia. Advierte sobre las trampas en las que podemos caer al tomar ciertos temas controversiales con ligereza. El control socio penal de la infancia en América Latina está entramado con los modelos adoptados por los acuerdos internacionales —Convención de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, por ejemplo—. Pero la aplicación en cada uno de nuestros países ha creado realidades muy diferentes.

Es un texto duro, cargadísimo de información, y de digestión lenta. No será fácil. Pero es nutritivo.

 

 

Derecho y libertad

Si pudiéramos refundar las bases del acuerdo social, ¿sobre qué acuerdo construiríamos el futuro? Desde 1789, cuando se publicó en Francia la Declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano, no hay posibilidad de desentenderse: la libertad del otro es nuestra responsabilidad.

Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

Si pudiéramos refundar las bases del acuerdo social, ¿sobre qué acuerdo construiríamos el futuro? Desde 1789, cuando se publicó en Francia la Declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano, no hay posibilidad de desentenderse: la libertad del otro es nuestra responsabilidad.

 

“Artículo I. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común.(…)

Artículo IV. La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no cause perjuicio a los demás. El ejercicio de los derechos naturales de cada hombre no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el disfrute de los mismos derechos. Estos límites sólo pueden ser determinados por la ley.”

Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano

Los estados modernos tienen en sus bases el espíritu de la Ilustración; se establecieron como estados independientes de las doctrinas religiosas, centrados en los hombres y en torno a un consenso de reglas a las que sus habitantes se sometían. De esta forma, el juego democrático pone foco en una cantidad de derechos y obligaciones detallados en la constitución de una nación.

En el caso de Francia, la Revolución propone una república basada en cuatro derechos básicos: la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

El individuo y la sociedad

CLD2017-julio-editorial-1En su primer artículo, la Declaración de los derechos del hombre sostiene que todos los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. El único límite a esa libertad está impuesto por la libertad de los demás. Así aparece expresado en el artículo cuatro: “La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no cause perjuicio a los demás”.

El límite al derecho individual reside en la existencia en sociedad: somos con otros. Y esos otros tienen derecho a las mismas libertades que nosotros.

Derechos y garantías

Para que los ciudadanos puedan hacer uso de sus derechos, será necesario que el Estado genere las condiciones que garanticen esos derechos.

Cada derecho genera obligaciones: el derecho a elegir a los representantes genera la obligación de que el Estado dé conocimiento acerca de todos los candidatos y provea de espacios de votación en todos los rincones.

El derecho a la salud genera la necesidad de que el Estado garantice opciones para el acceso a medicamentos, tratamientos, información de prevención; así como que accione en prevención de epidemias (provisión de vacunas, medidas de erradicación de mosquitos, por ejemplo) y regule la producción de alimentos. Sin el accionar del Estado como regulador social, el derecho individual a la salud no tendría valor. El individuo vería en riesgo su salud si el entorno social está enfermo.

Utopías y realidades

La utopía de la Ilustración se vio reflejada en el espíritu liberal de las constituciones de las nacientes naciones americanas. Para comenzar a volver realidad esas declaraciones fue necesario un pueblo alfabetizado, y en pos de eso la educación primaria se volvió obligatoria. Con el mismo espíritu, la educación obligatoria se volvió laica, y dejó como opción familiar la formación espiritual.

El tiempo ha pasado y podemos releer en perspectiva la historia de estos dos siglos.

CLD2017-julio-editorial-3¿Cuál de aquellos derechos esenciales sería necesario profundizar hoy? ¿Este ideario aún nos representa? Si pudiéramos refundar las bases del acuerdo social, ¿sobre qué acuerdo construiríamos el futuro?

Sea cual fuera la respuesta a estas preguntas, la posibilidad de elegir debe ir acompañada de la responsabilidad de poner al alcance opciones e información suficientes. No hay posibilidad de desentenderse: la libertad del otro es nuestra responsabilidad.