Poesía en la vereda

Los artículos de la sección 1 a 1 ponen en valor el trabajo artesanal del mediador de lectura. En este caso, una experiencia que se puede replicar en cualquier vereda.

Anuncios

Por Ivana Sosnik

Los artículos de la sección 1 a 1 ponen en valor el trabajo artesanal del mediador de lectura. En este caso, una experiencia que se puede replicar en cualquier vereda.

 “El oficio de la palabra,
más allá de la pequeña miseria
y la pequeña ternura de designar esto o aquello,
es un acto de amor: crear presencia”
Roberto Juarróz Poesía vertical (fragmento), 1975.

CLD2017-octubre-1a1-1

El taller inaugural de esta actividad comenzó con la lectura de El libro del Haiku, primero en nuestras voces y después, a pedido de los chicos, en las suyas. Casi sin darnos cuenta iniciamos un ritual de lectura que nos iba a acompañar durante todo el año. Como en una especie de vaivén poético, el libro iba circulando y cada uno a su turno iba leyendo, con su ritmo, con su tono, ya empezábamos a percibir la musicalidad de las palabras que nos regala la lectura de poesía. Nos fuimos metiendo en clima de escritura, analizamos juntos la estructura de los haikus y les propusimos escribir los propios.

Yo me fui a la montaña,
el monstruo de la noche
apareció y me comió.

Voy hasta el fin del mundo
hay una torre
llena de agua.

Kevin Genes, 10 años

Nos aventuramos con una propuesta de versos desencontrados a través del recorte de versos de distintas poesías. La idea era que con papel y cola armaran sus propios collages de versos. De allí surgieron algunas producciones que nos permitieron seguir pensando acerca del modo de acercamiento al género poético. Notamos que algunos chicos se sentían un poco perdidos con la propuesta, o que no se animaban, algunos pegaban los versos conformando un texto en forma de prosa. Nos planteamos entonces la posibilidad de ir acercándonos a la poesía de distintos modos, yendo y viniendo de la lectura a la escritura y a su vez con una diversidad de propuestas al modo de la didáctica constructivista, con sucesivos acercamientos al objeto de conocimiento.

Al pasar de los talleres fuimos recorriendo distintas mesas de libros de poesías, a veces la selección tenía que ver con una temática específica, a veces con un autor o grupo de autores, otras veces con una forma poética determinada. Siempre con la libertad de tomar libros de los estantes de la biblioteca, de poesía o no, conocidos por ellos o no. Los chicos del taller ya saben que las mesas de libros son momentos de exploración donde vale leer como tengan ganas: acostados, sentados, debajo de una mesa, en una silla, con otros chicos, con las docentes, solos, observar leer a otros o sencillamente tomarse un tiempo para descansar.

Antesala de la creación

CLD2017-octubre-1a1-2.jpg

El armado de estas mesas es un aspecto muy enriquecedor de nuestra tarea como mediadoras. Se trata de un ejercicio continuo de búsqueda en la biblioteca de La vereda, en bibliotecas personales, en bibliotecas de otros espacios laborales, en librerías. Y en particular en este proyecto, la posibilidad de abordar algunas poesías no pensadas para lectores infantiles, en sus versiones originales o en las ediciones de colecciones infantiles que las adoptan. En esa práctica vamos creciendo también nosotras como lectoras.

En algunas ocasiones al inicio, en otras en medio del taller, nos dábamos un tiempo para el ping-pong de poesía. Una selección que pensábamos nos permitía ir entrando en clima de escritura, de creación. Después de la lectura, a veces, se sucedía un momento de silencio, un estado de perplejidad, algunas miradas de incomprensión. Experimentando con la escritura de haikus, cuartetos, sonetos, coplas y su requerimiento de seguir ciertas reglas preestablecidas. Como así también con consignas de escritura más abiertas, tendientes a la posibilidad de, como dice Graciela Montes, cortar amarras, abandonar el muelle y entrar en el territorio siempre inquietante del propio imaginario.

Habilitar un espacio donde el deseo de alcanzar la creación de la propia obra fuese tomando cada vez más cuerpo en ese ida y vuelta constante entre lecturas y escrituras. Leer libros de poesía, conocer poesías, inspirarse y escribir poesías, leer la propia escritura y la de los compañeros, volver a escribir y seguir navegando en esa continuidad, en esa relación de reciprocidad que tienen las prácticas de lectura y escritura.

Algunas propuestas

  • Exploramos la poesía audiovisual a través de algunos capítulos del programa Poetas latinoamericanos del canal Encuentro, como invitación a la lectura, a la escritura y a la creación de obras plásticas.
  • Desde que comenzamos a pensar en este proyecto, nos interesaba la idea de incluir la música, pensando que la música es poesía, que escuchar música nos permitiría también entrar en poesía y hacernos de distintos ritmos. La primera aproximación fue hacer una selección de ritmos variados para escuchar con los chicos, confiábamos en que las mencionadas relaciones con lo poético podían vivenciarse desde el cuerpo.
  • Buscar palabras para los sentidos fue otra de las propuestas. Oler y escribir un poema. Escuchar y escribir un poema. Probar y escribir un poema. Tocar y escribir un poema. Convidar con una variedad de sensaciones para dar paso a la escritura: ajo, perfume, ilustraciones, un palo de lluvia, caramelos, algodón, esponjas, chocolate, campanas.

Arde la nariz y mis venas de la nariz
ya no están
se fumigaron mis venas de la nariz
como hormigas.
Martín Nicolás Araujo, 11 años

  • Exploramos distintas formas poéticas. A la hora de los sonetos leímos, escuchamos y miramos. Nos detuvimos en Un soneto me manda a hacer Violante, de Lope de Vega. Lo leímos y observamos un fragmento de la película donde el protagonista narra el soneto. Analizamos la estructura de estos versos con detenimiento, comenzamos a probar, buscando rimas, contando sílabas. Así surgieron los primeros cuartetos.

El soneto de la quema del muñeco

CLD2017-octubre-1a1-quema del muñecoEstamos con el camión de bomberos,
la llama del más allá viene acá
los muñecos vamos a quemar ya
muchos deseos y sueños quememos.

 Fuimos al barrio de Carlos Gardel
estuvimos cantando y jugando
con los tambores un rato bailando
mientras se iba quemando el papel. 

Nosotros sacamos fotos lindas
jugamos mucho, la verdad, muy bien
a otros les hacían entrevistas.

Tomamos chocolatada muy rica
en el piso había unas rayuelas
el humo hacía llorar y gritar.

Ariel, Valeria, Ángel, Priscila – Grupo 9 a 13 años

  • Nos encontramos con libros de poesía que toman como centro a los objetos. Uno de ellos, El lenguaje de las cosas, de María José Ferrada. Lo leímos mucho, fue parte de nuestros espacios de lectura colectiva. Después de leer, nos quedamos con las ilustraciones, una para cada uno, con la idea de volver a escribir sobre los objetos que la autora había elegido. Nos detuvimos a observar objetos y a buscar nuevas maneras de nombrarlos y así afloró la poesía, y eso que parecía algo tan cotidiano o tan distante se transformó en algo distinto, tal vez más propio. Las definiciones del diccionario fueron otro insumo para la escritura de poesías con objetos. Cerrar los ojos y tomar de la caja un objeto: un pequeño elefante, un broche, un gato, anteojos…, observarlo detenidamente, describirlo con la palabra.

El elefante
Elefante grande
Elefante chiquito
Elefante mediano
Elefante feto y microorganismo
Elefante gemelo
Elefante primo
Elefante abuelo
¡Hay tantas clases de elefantes!

Valentino, 10 años

 La palabra nunca es neutra, la palabra transforma. Y en este cierre que abre volvemos sobre la poesía de Juarróz, tomando prestadas sus palabras:

“Las palabras no son talismanes.
Pero cualquier cosa puede
transmutarse en poesía
si la toca la palabra indicada.
No es asunto de magia ni de alquimia.
Se trata de pensar de otro modo las cosas…”

Roberto Juarróz

 

Acerca del taller de La Vereda. La Vereda es un espacio cultural y educativo en donde se desarrollan actividades de juego corporal y de arte con niños, jóvenes y adultos. En ese sentido, disponemos de recursos preventivos, de orientación, terapéuticos y educativos que utilizan la literatura, el juego y el arte como herramienta de trabajo. Esta experiencia tuvo lugar en el marco del taller de escritores para niños de 9 a 13 años a cargo de las docentes Ailén Barbagallo, Daniela Goldin e Ivana Sosnik con la coordinación de Daniela Azulay.

Acerca de Ivana Sosnik. Licenciada en Ciencias de la Educación, especializada en literatura infantil. Se desempeñó como docente de taller de cuentos en nivel inicial. Es coautora del capítulo de juego del diseño curricular para la educación inicial de la Dirección General de Cultura y Educación, Provincia de Bs. As. Formó parte del equipo docente del SEAD del Ministerio de Educación Nacional. Fue coordinadora del taller de la biblioteca Chau Toto del barrio Villa 20/Lugano. Formó parte del equipo de mediación de lectura y capacitación para futuros docentes del programa Queremos Leer de la fundación TEMAS.

 

 

 

México – #CompartamosLibros

La FILIJ de México y una gran campaña: #CompartamosLibros con los niños afectados por el terremoto. Replicalo.

Con el título #CompartamosLibros, la Feria Internacional de Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) de México está llevando una campaña para recolectar libros para los niños y las niñas afectados por los terremotos.

Piden los organizadores que en la primera página de cada libro el donante escriba una dedicatoria anónima. Así los libros llegan con un mensaje, de un lector a otro. 

Quienes estén en DF podrán acercar sus ejemplares a:

  • Museo Nacional de las Culturas Populares (Av. Miguel Hidalgo 289, Del Camen Coyoacán)
  • Casa Morgana (Milán 36, col. Juárez)
  • Biblioteca IBBY (Goya 54, Mixcoac)

Para quienes no viven en México, pueden colaborar compartiendo este mensaje y ser así otro tipo de replica. #CompartamosLibros #SoyFILIJ

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Puesta en página

El buen diseño editorial es distinguido como elemento esencial para la comprender la lectura.

Por Carmen del Faro

El buen diseño editorial es distinguido en este artículo como elemento imprescindible para la comprensión de lo que leemos.

La legibilidad es la capacidad de un texto de ser leído. O sea que pone en relación cualidades del texto y del lector al que se dirige. Cuestiones del contexto de recepción de la lectura pueden incorporar ruidos en su comprensión.

El colectivo, por ejemplo, no es un lugar ideal para leer; el ruido, el movimiento, las personas que rodean al lector pueden interferir y hacer imposible seguir el hilo de la historia. Y sin embargo es habitual cruzarse lectores aprovechando sus viajes entre el trabajo y la casa para avanzar en la novela.

La salud del lector no es cuestión menor. Sobre todo, la ocular. El astigmatismo, o la presbicia cuando pasamos los cuarenta, nos vuelven lentes-dependientes, elementos imprescindibles para devolverle el foco a tanta imagen borrosa.

El buen diseño del documento −la mancha de texto, los márgenes, la tipografía seleccionada− ofrece un bienestar inconsciente al lector que puede ser muy propicio.

Todo editor sabe esto.

Entonces, ¿por qué han dejado a este lector urbano con un cuerpo 9 si había tanto espacio en la página?

Crecer sin dibujar

Los ilustradores Ivan Kerner y Mey Clerici recorren desde hace dos años el mundo realizando talleres de arte para chicos. Pero en Etiopía…

Por Mey Clerici
Foto: Sofía Nicolini Llosa

crecersindibujarHacía ya varios días que estábamos de gira visitando aldeas de tribus del sur de Etiopía. En algunas de ellas nos quedamos a dormir en carpa para despertar al día siguiente junto con las familias del lugar, tomar el café típico que preparan y sirven en media calabaza, desayunar la pasta de legumbres súper energética que cocinan y estar ahí viviendo por un momento lo que ellos viven cada día.

Ese día llegamos casi al mediodía a la aldea de la tribu Dassanech. El sol pegaba con toda la fuerza y nosotros estábamos medio zombies. A veces se juntan muchos días de no parar y nos cansamos. Somos felices y agradecidos de estar haciendo esto, pero a veces simplemente nos agotamos un cacho y desearíamos un ratito estar en Buenos Aires tomando un mate con amigos, estar en casa y ese tipo de cosas de siempre con las cosas de uno. Después se nos pasa, obvio.

Ese día estábamos con la energía re baja y, al llegar a la aldea y salir de la camioneta, un montón de chicos vinieron corriendo a buscarnos. Íbamos a pasar todo el día ahí con ellos, nos íbamos a quedar a dormir y al día siguiente íbamos a seguir ahí. Nos sentíamos muy culposos de no estar con todas las pilas para jugar y dibujar con los chicos Dassanech como hacemos con cada grupo de chicos que conocemos. Pusimos por un momentito piloto automático para arrancar. Les preguntamos a los locales si había algún lugar con un poco de sombra para poder conocernos con los chicos y hacer un taller de dibujo, y ellos nos señalaron este lugar. Era como una casita hecha de palos que quedaba ahí nomás.

En el camino nos contaron que esta era la escuelita de la aldea donde los nenes de la tribu aprenden. Una hermosura de lugar: piso de tierra, paredes de palos, techo de chapa, dos pizarrones negros al frente y un maestro voluntario que viaja desde el pueblo más cercano hasta la aldea todos los días para dar clases. Entonces caminamos hasta la escuelita de palo. Nos avisaron que había que esperar un poco porque el aula estaba ocupada. Nos asomamos y resultó que adentro estaba lleno de adultos. Todos sentados en los pupitres mirando al frente, cada uno con un cuaderno y un lápiz en mano. El maestro señalaba con un palo palabras en amarige (el idioma oficial de Etiopía) y ellos repetían.

Nos contaban bajito al oído, mientras presenciábamos la clase desde un costado, que ellos solo hablan la lengua tradicional de la tribu, pero que desde hacía solo tres días estaban aprendiendo a hablar y a escribir en amarige para poder ir al pueblo y vender sus productos, comercializar y poder comunicarse mejor con todos. Y para eso empezaron de cero total. Ese día estaban aprendiendo los números del uno al veinte a fuerza de repetición.

Entonces, en un momento le dije al maestro que, si querían, podíamos presentarnos y enseñarles palabras en inglés o ayudarlos en lo que fuera. Pero a él (que a esta altura lo queremos un montón) se le ocurrió una idea mucho mejor: nos pidió que pasáramos al pizarrón y que dibujáramos los animales y las cosas que los rodean en el campo, así ellos podían ayudarse con dibujos para aprender más fácil las palabras nuevas.

Entonces, felices, Ivanke y yo pasamos al frente y dibujamos una vaca, un pájaro, un árbol, el sol, la luna, las estrellas, las nubes, un hombre, una mujer, una gallina y algunas cosas más. Y después les escribimos sus nombres en inglés y ellos luego los repitieron en amarige y en su lengua nativa. No nombraban las cosas que dibujamos, las gritaban. Ponían una fuerza, una energía. Estaban tan entusiasmados por aprender.

Levantaban la mano y se ofrecían para pasar al frente a nombrar cada dibujo señalándolo con el palo largo del maestro. Y así. Para ese entonces nosotros ya teníamos de vuelta toda la energía del mundo, todas las pilas y todo el entusiasmo que nos contagió esta gente en unos pocos minutos.

Así que le preguntamos al maestro si podíamos hacer un taller de dibujo con los adultos y así fue. Nos pasamos las siguientes dos horas dibujando con ellos. Y como nunca antes habían dibujado en la vida, todo era nuevo y misterioso. Esta gente creció aprendiendo a interpretar los sonidos de los pájaros, a cazar, a criar animales en el campo, a mirar al cielo y saber qué clima se viene, a construir sus propias chozas desde la nada y hacer cosas que nosotros, con nuestra urbanidad encima, no podríamos ni resolver. Pero dibujar dibujar, nunca.

Con las hojas y los crayones adelante, eran como nenes muy chiquitos, pero en cuerpos de adultos y viejos. Aun así, nunca sintieron vergüenza ni se sintieron intimidados. Todo lo contrario: se dejaron llevar desde el primer momento por esta nueva y, por momentos, difícil experiencia de hacer que salga por la punta del lápiz un dibujo nuevo y único hecho por ellos mismos.

Desde afuera se asomaban los chicos, pispeaban entre los huecos de los palos de las paredes del aula y se morían por entrar y dibujar también. Ya les iba a llegar el momento. Más tarde dibujamos un montón con ellos. Pero ahora les tocaba a los grandes, que habían esperado décadas. A los grandes, que crecieron sin dibujar.

La lectura en Perú

Entrevistamos a la especialista Gilda Chang para que nos ponga al día del estado de la lectura en Perú.

peruGilda Chang es Encargada de la Biblioteca Infantil Augusta Palma del Municipio de Miraflores por medio de la Biblioteca Municipal Ricardo Palma. Y activo miembro de IBBY Perú. Se formó como docente de primera infancia, y estudia e investiga permanentemente para estar al tanto de la producción nacional e internacional en literatura infantil y lectura.

Embebida de una visión regional, decidimos entrevistarla para ahondar en el estado de la lectura y la LIJ en Perú.

Nos gustaría conocer la situación de las bibliotecas en Perú.

A nivel nacional, solo se han creado 26 bibliotecas infantiles públicas, en 9 de los 25 departamentos que conforman el país; llegando a un 1.4% de bibliotecas municipales infantiles en el Perú.

Para que puedas contextualizar, a lo largo del país hay 1.853 distritos, 43 integran el área de Lima Metropolitana. Y solo en 13 distritos de la capital se agrupan algo más de la mitad de las bibliotecas infantiles públicas (16 de las 26).

En nuestro caso, no dependemos de alguna entidad social, sin embargo, contamos con el apoyo de centros formativos y de promoción lectora.

La Biblioteca Ricardo Palma cuenta con un presupuesto que es asignado por el Municipio, contamos con personal capacitado para la atención al público y el trabajo del acervo. Razón por la que nos encontramos en constante capacitación.

Gracias a nuestras conexiones y comunicaciones con centros bibliotecarios y relacionados al tema de promoción del libro y la lectura, nos mantenemos informados de las charlas, conferencias, encuentros, talleres, etc., que nos permitan estar actualizados para así mejorar nuestros servicios y beneficiar la calidad de estos.

Retomando el tema del Plan Municipal del Libro y la Lectura, puedo decir que es una oportunidad para la creación de espacios de acceso al libro y la información en la comunidad, escuelas, universidades, hospitales y otros.

Buscamos propiciar espacios para la lectura, buscamos motivar la necesidad de este hábito.

Perú lee

Para pensar seriamente una política de lectura, siempre es necesario conocer la foto actual de la lectura en el territorio y la historia previa que ha conformado esa foto.

Respecto de la lectura, ¿hasta dónde ha penetrado en la sociedad su hábito?

Digo con optimismo que actualmente en el Perú se está considerando el fomento de la lectura como la base del desarrollo exitoso del país, poco a poco se va haciendo eco en la importancia de este hábito vital.

Los peruanos se muestran cada vez más curiosos ante la lectura, y como muestra puedo tomar datos de la Feria Internacional del Libro de Lima, organizada por la Cámara Peruana del Libro, que en su vigésima edición tuvo una asistencia de 502.800 personas durante sus 16 días de desarrollo. Se incrementó un 12% la participación y se estableció un nuevo récord.

Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer, nos queda seguir impulsando el fomento de la lectura en las familias, escuelas y comunidad; seguir insistiendo en que es importante fomentar este hábito desde la primera infancia para garantizar un verdadero cambio en la educación peruana.

¿Se llevan a cabo mediciones? 

En cuanto a datos estadísticos, el sistema encargado de elaborar dichos registros es la Biblioteca Nacional del Perú. Sin embargo, el organismo de la ONU para Latinoamérica y el Caribe que sigue la evolución del libro y la lectura, el CERLALC, ha presentado un informe preocupante en 2012.

Queda mucho por hacer para poder cambiar las estadísticas obtenidas allí: Perú figura con un 65% de no lectores, un 28% de población que siente placer, gusto o necesidad de leer; y no es posible encontrar datos de cuántos libros se leen en el país.

Lo bueno es que ya se ha empezado a trabajar en este tema.

Políticas que afectan al libro

Como venimos tratando en Cultura LIJ, en cada uno de nuestros países la situación del libro y la lectura enfrenta desafíos diferentes. En parte, debido a cuestiones económicas que repercuten en el trato frecuente de la población y los libros; en parte, debido a características propias de nuestras sociedades y su complejidad particular.

¿Existe escucha a nivel de los funcionarios de gobierno sobre la importancia de promover la lectura?

En octubre se cumple el plazo de vigencia de los beneficios tributarios, o sea la exoneración del IGV en la venta de libros –el IVA peruano–, que se consiguió a través de la Ley de Democratización del Libro y del Fomento de la Lectura. Por lo tanto, desde ese momento se encarecerá el acceso a este preciado objeto.

Hay agrupaciones y personas representantes de diferentes entidades gubernamentales que apoyan su renovación, esperamos que el Congreso pueda tomar parte y considerar la extensión de estos beneficios. Al menos la ministra de Cultura ha mostrado su interés y apertura ante esta Ley.

Sin embargo, es grato comentarte nuevamente que el Ministerio de Cultura junto al Ministerio de Economía y Finanzas han realizado una convocatoria municipal en Lima y Provincias, para la elaboración del Plan Municipal del Libro y la Lectura para el período 2016-2021, con el objetivo de democratizar su acceso, fomentando que los peruanos y peruanas desarrollen plenamente el derecho a la educación y a la información, teniendo al libro y a la lectura como herramientas de aprendizaje. El Municipio de Miraflores, por medio de la Biblioteca Municipal Ricardo Palma, considera esta convocatoria como una oportunidad de fortalecimiento de sus 60 años de trabajo continuo en la promoción y acceso del libro y la lectura, plasmando nuestra experiencia y trazando nuevas metas que beneficien la comunidad.

Desde mi perspectiva como docente del Nivel de Inicial y encargada de la Biblioteca Infantil  Augusta Palma, perteneciente al mencionado Municipio, opino que los docentes deben unirse con fuerza a esta promoción, solicitando los conocimientos y herramientas para ser óptimos mediadores de lectura, insisto, desde la primera infancia; y por qué no, yendo más allá, llevando esta inquietud al trabajo de madres gestantes, ya que existe mucha información y experiencias en neurociencias en la etapa prenatal. En Colombia realizan talleres de lectura con madres gestantes, sería muy interesante poder desarrollarlos también en el Perú.

Dadas las diferentes etnias que habitan en Perú, ¿es posible trabajar con una política de lectura homogénea?

En el Perú se toma en cuenta la interculturalidad para el trabajo de formación educativa, el Documento Curricular Nacional es adaptado a cada contexto, desde las zonas urbanas marginales y marginales de Lima hasta las provincias del país. Por lo tanto, considero poco probable el trabajo con una política de lectura homogénea. Cada persona tiene una forma particular de asimilar lo que lee, desde la lectura de imágenes hasta la escrita; sobre todo si hablamos de las diferentes etnias que existen en el Perú, pues cada una tiene su propia cosmovisión, su manera de interpretar el mundo, la vida y su razón de ser.

Ya que se considera la interculturalidad y que poco a poco vamos fortaleciendo nuestra identidad como peruanos y reconociéndonos como pluriculturales, se viene haciendo un trabajo de recuperación de la oralidad etnográfica del país. Existen entidades especializadas que trabajan en este campo y también aquellas personas a quienes les interesa conocer y amar lo suyo para luego compartirlo.

Cultura LIJ digital de Septiembre para descargar

Podés leerla on line.
Podés descargarla y leerla en tu compu, tablet o reader.
Es tuya.

CulturaLIJ-D21 TAPASumario
2 Editorial – Lo que dicen los objetos
Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

4 Escenas lectoras – Robar el tiempo
Por Daniela Azulay

6 Desde el aula – Viaje al futuro
Conversamos con Adriana Redondo, coordinadora del Plan de Lectura, acerca de la reedición de los cuentos del Polidoro por el Ministerio de Educación.

10 Agenda
Todo el Foro de la Fundación Mempo Giardinelli desde dentro.

13 Novedades

14 Geopolítica – La lectura en Perú
Gilda Chang habla acerca del trabajo que realizan desde la biblioteca infantil del distrito de Miraflores, en Lima, Perú.

18 Políticas – Alfabetizaciones múltiples
La especialista Chiqui González, actual ministra de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe, habla acerca de alfabetizaciones múltiples en la infancia.

23 Novedades

24 Contexto – Crecer sin dibujar
Por Mey Clerici
El proyecto de Peueños grandes mundos llega a una aldea en la que sus habitantes no han dibujado antes.

27 De fondo – Cuando el estado publica
Conocé el fondo de publicaciones para chicos de la Biblioteca Nacional.

28 Espacio editorial