Pobres lobos

¿Quién le teme a los lobos?
Por suerte encontrarmos buen refugio.

Anuncios

La familia ampliada –padres, madres, tíos, hijos, nietos y abuelos– paseaba por San Antonio de Areco. Todo brillaba para todos, acostumbrados a la gris geografía urbana. El río, los patos, los pies en el agua, los negocios rurales y las casas coloniales.

Una casa típica, de las de ladrillo a la vista, techo de tejas y escalones de piedra, los deslumbró.

̶̶ Mirá Cami, dijo la abuela. Mirá que casa hermosa ¡Cuántos ladrillos! ¡Cuántas tejas!

̶̶ Guau, ¡qué linda!, dijo Camilo asombrado.

Y luego, con todos los aires de sabihondo que cabían en sus cuatro años, agregó.

 ̶̶ Y con estas, abuela, no pueden los lobos.

¡Qué vivan Los tres chanchitos, qué vivan los cuentos!

CLD2018-Marzo-Brevisimos-3chanchitos-3.jpg

#8M – La LIJ es cuestión de género

Consultamos a una variedad de editores, de difernetes perfiles, de diferentes idiosincracias para consultarles de qué forma incluyen en sus catálogos cuestiones acerca del género y todas sus implicancias. 

Consultamos a una variedad de editores, de difernetes perfiles, de diferentes idiosincracias para consultarles de qué forma incluyen en sus catálogos cuestiones acerca del género y todas sus implicancias.


Visibilizar a las mujeres en la Historia (con mayúscula)

Título: Mujeres de la Historia, un tesoro en la memoria

2014-Mujeres de la Historia-cubierta.aiTexto de Graciela Rendón e ilustraciones de María Abásolo
Editorial Abran Cancha
Nos cuenta Luciana Murzi, su editora.

Este bellísimo y poderoso libro escrito por Graciela Rendón e ilustrado por María Abásolo, una de las joyas del catálogo de Abran Cancha, reúne cuentos sobre siete mujeres que se rebelaron a la autoridad masculina y lograron alzar sus voces.

Cada una en su época y a su manera, creyó en sí misma y en todas las mujeres, en su valor y en su verdad. Desde esa creencia lucharon por la libertad y la justicia. Es por eso que las elegimos. Son Rigoberta Menchú, Azucena Villaflor, Eva Duarte de Perón, Mariquita Sánchez de Thompson, La Delfina, Juana Azurduy y Lucy, quienes desde lo grande o lo pequeño se atrevieron a cambiar el mundo.”

 

Título: La última rebelión y otros cuentos de nuestra historia

Editorial: Amauta
Opina Mario Méndez, editor.

A Lola le gusta lo imposible

arteababor
Autores: Silvia Sirkis y Tomi Hadida
Editorial: Arte a Babor
En la voz de Silvia Sirkis


Ser mujeres, ser hombres

Título: El libro de los cerdos

Autor: Anthony Browne
Editorial: Fondo de Cultura Económica
En la voz de Lola Rubio, editora de la sección argentina y jurado del premio Andersen.

 

Título: Te quiero más que a la sal

te quiero masAutores: Luciano Saracino y Daniel Roldán
Editorial: La Bohemia
Sus editoras, Laura Demidovich y Valeria Sorín nos cuentan lo siguiente:

“Te quiero más que a la sal habla de una princesa que ama a su manera. Ante la incomprensión de su papá, va a seguir su camino. Pero tendrá la oportunidad de enseñarle cuán grande es su amor y hacerlo recapacitar. 

En editorial La Bohemia no creemos en los panfletos, porque no tenemos todas las respuestas. Confiamos en la capacidad del lector niño para leer entre líneas, para reflexionar y crear mundos. Las nuevas generaciones pueden encontrar otras formas de amar y vincularse. 

¿Acaso no es esa la función de la literatura? Poner en juego ideas y roles para pensarlos mejor.”


Titulo: Nidos que arrullan

ojoreja1Editorial: Ojoreja
Nos cuenta Cinthia Roberts:

Históricamente las nanas, las canciones de cuna, cantos y versos con los que se acunaron y criaron a los pequeños trasladaron la cultura a la cuna (Los arrullos son parte de las instancias más tempranas del proceso que llamamos enculturación o endoculturación, es decir, la adquisición de la propia cultura), consolidaron los espacios íntimos de crianza para la mujer, desplazando al padre (o incluso a la inversa, reclutando a las mujeres al espacio íntimo del hogar), a veces por supuestos sociales y repetición de modelos patriarcales en los que el padre quedaba excluido de la crianza (mamá me da la teta y papá no me da nada).

En Nidos que arrullan tomamos decisiones y realizamos un acto de curaduría, intentando romper con estos traslados, en ocasiones inconscientes y en otras convenientes, pero siempre y repetitivos. Quisimos poner énfasis revalorizar situaciones en las que el padre sí está presente en la crianza de sus hijos (ya sea en la canción “Arriba Juan”, donde también aparece un padre cariñoso que despierta a su hijo o las tortitas de manteca donde papá está, pero trabajando en el campo o llega con bombón, y aquí lo breve dice mucho, ya que la cocina, lugar por excelencia adjudicado a la mujer comienza a estar habitado por una familia activa y presente, por un equipo de pares.”

Título: De rosa y azul

De María Inés Balbín
Editorial: Albatros
María Laura , su editora, nos comenta:

“Se trata de un cuento sobre el respeto por las igualdades y diferencias de género. Su autora, Maria Inés Balbín ha publicado numerosos cuentos, novelas y poesías para chicos y su ilustradora, Virginia Piñon es una reconocida ilustradora con más de 25 libros publicados.”


Identidad sexual y amor

Título: Me enamoré de una vegetariana

NORMA_Me_enamore_de_una_vegetarianaAutora: Patricia Kolesnicov
Editorial: Norma
Opina la directora del sello, Laura Leibiker.

Me enamoré de una vegetariana, la novela de Patricia Kolesnicov, es una historia de amor entre dos chicas. No es un libro sobre la imposibilidad, sino sobre la posibilidad. No es sobre los límites que impone la sociedad sino sobre la libertad, sobre la aceptación y el disfrute de los propios deseos… Creo que la autora logró reflejar con inteligencia, humor y ternura las sensaciones que despierta el primer amor y, a la vez, situar la historia exactamente en este momento histórico.”

 

Título: Si yo fuera tu chica

Autora: Meredith Russo
Editorial: #Numeral
En la voz de su directora, Cristina Alemany.

 

Título: La carta

Autora: Ashley Herring Blake
Editorial: Puck
Nos cuenta Nadia Paz, del equipo de promoción de Uranito y Puck.

“La diversidad está teniendo una voz cada vez más fuerte dentro de la literatura juvenil. Y en Puck, nuestro sello de literatura juvenil, también apostamos por la diversidad y queremos que esté presente.

Este año vamos a publicar La carta de Ivy Aberdeen para el mundo de Ashley Herring Blake, una novela que tiene como protagonista a una chica que está en búsqueda de su identidad. Es una historia conmovedora y muy bien lograda, que nos invita a reflexionar sobre los prejuicios, las cosas que decimos y cómo actuamos ante lo que, para algunos, es diferente”.


Familias y vínculos

Título: De familia en familia

Autora: José Neses y Paula Szuster
Editorial: Iamiqué

Carla Baredes cuenta por qué elige este libro de su catálogo para conmemorar el #8M.

 

Editorial: Uranito

Nos cuenta Nadia Paz acerca de estas cuestiones en el catálogo de Uranito.

TAPA-CONTRA ANA 2014“Cuentos con princesas, de Nilda Lacabe; La princesa trasnochada, de Carolina Tosi; La cabellera de la princesa y otros cuentos, de Liliana Cinetto; Ana y la maldición de las pecas, de Nicolás Schuff y Damián Fraticelli son algunos de los títulos de Uranito que buscan romper con los estereotipos sexistas y de género, y los cuestionan. Son historias de mujeres valientes que rescatan príncipes, usan pantalones y tienen piojos. Son cuentos que proponen que nos replanteemos el rol de la mujer, que las empoderan y independizan. Ya no vivimos en la época de las damiselas en apuro en espera del príncipe azul.

TAPA SEXUALIDAD 02D año 2017Por otro lado, tenemos libros informativos como ¿Qué es esto? La sexualidad explicada para niños, de Cecilia Blanco, que retoman la Ley de Educación Sexual y abordan temas como los métodos anticonceptivos, el embarazo, el parto, la infección por VIH. ¡Mi familia es de otro mundo! Una nueva mirada sobre los modelos familiares, de la misma autora, un libro que busca romper con el estilo tradicional de familia (madre-padre-hijo), proponiéndonos otros modelos de familia, como las familias homoparentales, monoparentales, ensambladas y temas como la adopción y el divorcio.”

El absurdo es más que un género

Ante la decisión inicial de la Gobernadora de cerrar 8 de las 10 escuelas isleñas del Delta del Paraná, para luego agregar al listado de establecimientos otras 39 escuelas rurales diseminadas por toda la Provincia de Buenos Aires; la agrupación de autores, editores y especialistas Colectivo LIJ alza su voz en esta columna de opinión.  
Al filo del cierre de esta edición, la Gobernadora hizo saber que daba atrás su decisión en el caso de 6 escuelas isleñas. 

Por Colectivo LIJ

Ante la decisión inicial de la Gobernadora de cerrar 8 de las 10 escuelas isleñas del Delta del Paraná, para luego agregar al listado de establecimientos otras 39 escuelas rurales diseminadas por toda la Provincia de Buenos Aires; la agrupación de autores, editores y especialistas Colectivo LIJ alza su voz en esta columna de opinión.
Al filo del cierre de esta edición, la Gobernadora hizo saber que daba atrás su decisión en el caso de 6 escuelas isleñas.


El inadmisible cierre de escuelas en el Delta

CLD2018-marzo-politicas-absurdo2

Las escuelas que decidió cerrar el gobierno de la provincia de Buenos Aires no son edificios, no son paredes, no son bancos, no son pizarrones. Esas escuelas son historias, historias sin terminar. A estas escuelas todos los días llegan en gomón, en bote, en lancha colectiva, chicos que vienen desde las islas, chicos que se ven desde los muelles, que se miran cuando bajan, que se saludan y se abrazan y se gritan y se sientan a pensar juntos. Todos los días vienen maestros y hay adultos que los acompañan y a veces, se quedan y charlan y hay actos y planes y peleas y discusiones y mate con tortas fritas. Las escuelas que quiere cerrar el gobierno son lugares de encuentro. Comunidades. Espacios marcados por muchas vidas que, por eso, son espacios sagrados, espacios de siembra. Las historias no se cierran. Siguen andando aunque sea convertidas en pesadillas.

Así que hay que decir No. No se cierran historias. No se cierran escuelas por razones presupuestarias. NO-SE-CIERRAN-ESCUELAS.

Es cerrar el mundo bruscamente. Es parar las vidas de muchos. Es parar las vidas de todos, decimos en el Colectivo LIJ. Porque no hay una infancia, hay muchas infancias, incluso únicas y particulares infancias de cien chicos que cada día asisten a sus escuelas desde las islas. Y cada parte del mundo es el mundo entero. De eso se trata.


 

Consulta para Perogrullo, ¿qué conviene más: escuelas abiertas o cerradas?

El absurdo es más que un género
El absurdo es más que un género

En la lancha que lleva a los chicos a la escuela de la isla falta el alumno Mauricio. El mismo que un día, con la mano en el agua, tal vez subyugado por la belleza del Delta, comentó que “hay lugares donde falta el agua, y lugares donde sobra”. El alumno al que, si la seño le pidiera que escribiese una redacción acerca de por qué es bueno que estén abiertas las escuelas públicas respondería, quizá, que porque en algún lado tienen que caer los chicos, y es mejor que sea en las aulas que en el agua.

Perogrulladas y sincericidios al margen, ¿cómo es posible que tengamos que ponernos a explicar que no es bueno que los chicos queden sin escuela? ¿Cómo podemos aceptar que los ministerios de Educación de este gobierno (no solo el de la Provincia de Buenos Aires) apliquen a las cuestiones que tienen que ver con la educación (o la salud, no lo olvidemos) un criterio meramente mercantilista, como si se tratara de uno de los tantos negocios que están acostumbrados a administrar? Y la respuesta es de Perogrullo, qué se le va a hacer: estas cosas son posibles porque la sensibilidad tiene que ver con la ideología. Gobiernan los números, el criterio de balance, de cuentas que cierran o no cierran. Y entonces lo que se cierran son las escuelas del Delta, las escuelas de las villas, las escuelas rurales, los institutos de formación docente, los hospitales, los planes de lectura.

Y nosotros, otra vez con don Pedro Grullo, decimos lo obvio: NO. No al cierre de las escuelas públicas, no al cierre de los Institutos de Formación Docente, no al cierre de hospitales públicos, no al descarado atropello a nuestro futuro.


Para seguir leyendo

Colectivo LIJ

La agrupación reune a escritores e ilustradores de literatura para chicos y jóvenes, editores, narradores, especialistas y otros trabajadores implicados en el género a fin de unir fuerza creativa y ponerla al servicio de cuidar y defender lo que tenemos, recuperar lo que se había conseguido y, por supuesto, concretar nuevos sueños. Se los puede seguir en Facebook.
Lideran el colectivo Márgara Avervach, Sandra Comino, Alejandra Erbiti, Mario Méndez. Silvina Rocha y Silvia Schujer.

 

La lectura aguas adentro

¿Cuál es la función de una biblioteca o de una escuela rural? ¿Cuál es la relación costo-beneficio que justifica sostenerlas? Estaríamos dados a creer que en este siglo marcado por la circulación de la información no sería necesario responder estas preguntas, pero la realidad lo exige.

Por Valeria Sorín

¿Cuál es la función de una biblioteca o de una escuela rural? ¿Cuál es la relación costo-beneficio que justifica sostenerlas? Estaríamos dados a creer que en este siglo marcado por la circulación de la información no sería necesario responder estas preguntas, pero la realidad lo exige.

Venezuela - Bibliofalca y Bibliobongo
Venezuela – Bibliofalca y Bibliobongo

Se pueden definir como rurales todas aquellas áreas geográficas dedicadas a la producción primaria (agricultura, ganadería, pesca, minería, forestación) estructuradas y organizadas por pueblos y pequeñas ciudades con sus actividades de transformación y de servicios, donde existe un vínculo directo y próximo entre la población y la naturaleza, y donde se construyen relaciones interpersonales signadas por la proximidad y el conocimiento mutuo. Así lo define el investigador Marcelo Sili en su libro Atlas de la Argentina rural.

Es en ese contexto donde cada espacio de comunidad tiene un valor distintivo y produce dinámicas singulares de alta vitalidad que, con el tiempo, se vuelven imprescindibles. Una biblioteca, una escuela, una sala de primeros auxilios, un comedor, una tienda de ramos generales no son solo un lugar donde consultar, o donde educar, o donde curar, o donde alimentar, o donde surtirse; valen por las interacciones que promueven.

Claro queda que lo rural no puede identificarse solamente con el campo o la montaña. El rasgo de ruralidad es propio también de las islas y los archipiélagos con baja densidad de población, marcados diariamente por el rugir de la naturaleza, que quedan muchas veces aislados del ritmo del continente; cuando no olvidados por sus mismos gobernantes. Pocas, sí; dispersas, también; su poca relevancia económica suele postergar a estas poblaciones en la lista de prioridades.

 “Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.”
Antonio Machado

 

Gesta de bibliolanchas

En Venezuela, en 1986, surge la bibliolancha como un modelo de extensión de la Red de Bibliotecas Públicas. El objetivo era atender a las comunidades indígenas ribereñas de los ríos Sipapo y Orinoco, en la región amazónica. Posteriormente surgirán el Bibliobongo, elaborado a partir de la corteza del árbol palo de mure por los propios indígenas, y la bibliofalca, esta última desarrollada con el apoyo de UNICEF. Estas segundas versiones permitieron ampliar el radio de cobertura, ofrecer una sala de lectura en la misma embarcación, trasladar también actividades recreativas y culturales, y entregar cajas viajeras –recipientes de plástico como también bolsos impermeables que contienen libros y revistas– a las familias, además de contener una pequeña ludoteca, películas y hasta material deportivo.

CLD2018-marzo-bibProt-bibliolanchas-1

En Argentina, la biblioteca popular Genoveva fue fundada en 1958 por iniciativa de vecinos del arroyo Felicaria, en la zona de la segunda sección del Delta del Paraná, en la provincia de Buenos Aires, y gracias a la donación de una casa para tales fines. Los únicos espacios comunitarios en decenas de kilómetros cuadrados son la escuela y la biblioteca, son espacios de pertenencia que funcionan como referentes fuera del espacio de la casa de cada poblador. Desde hace diez años la biblioteca ha extendido su labor al equiparse con una bibliolancha que le permite recorrer el arroyo y zonas aledañas.

La biblioteca participa del festival de poesía que organiza la escuela del arroyo, por lo que convocan año a año a autores para que se acerquen y compartan con los chicos y con sus familias su actividad poética. Por allí pasó Adela Basch Ruth Kaufman.

CLD2018-marzo-bibProt-bibliolanchas-destacadaColombia, Argentina y Chile, como veremos a continuación, están gestando la primera red de bibliolanchas, lógicamente liderada por las propias bibliotecarias (Milena Guerrero Hidalgo, Marisa Negri y Teolinda Higueras). El objetivo para el 2018 es la publicación de un libro de leyendas fluviales y marítimas. Hay que poner en foco que, al internarse y recorrer poblaciones alejadas, los bibliotecarios se encuentran con una rica tradición oral que vale la pena recuperar. En el caso de Venezuela, la bibliolancha ha contando con un bibliotecario de la etnia piapoco, hablante de la lengua jivi.

Debemos comentar que existen, aunque pocos, algunos otros casos similares en el mundo. Por ejemplo, en Noruega  los municipios de Hordaland y Møre og Romsdal sostienen un barco destinado a biblioteca flotante para visitar las lagunas marinas y fiordos de la región llevando 400 ejemplares entre libros y audiolibros, y también espectáculos. Mientras está amarrado, sirve como biblioteca a la ciudad que visita: niños pequeños, adultos mayores y escuelas suben para disfrutar de sus servicios.

La bibliolancha de Quemchi

Las migraciones dejan estos poblados rurales habitados por niños y adultos con una sistemática ausencia de jóvenes debido a la debilidad de oportunidades de formación y progreso económico. Partir o quedarse es el debate que los atraviesa. Y para quienes han partido, el debate es por regresar o afincarse definitivamente en las superpobladas ciudades. La historia que sigue tiene como protagonista a una mujer que regresó enamorada de sus raíces.

Teolinda Higueras nació en Puerto Montt, pero vivió su infancia en el pueblo de Quemchi, de la isla de Chiloe, en el sur de Chile. A los doce años, partió a estudiar y vivir en un internado en Talca, a 926 kilómetros de su pueblo, la ciudad donde se había firmado un siglo antes la independencia de Chile. Cuando ya formada regresó a Quemchi, se enteró del inminente cierre de la biblioteca pública al haber finalizado el convenio entre la Municipalidad y la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam). Luego de dar lucha para que se reabriera, quedó a su cargo, y lo que en primera instancia era una prueba de un año se extendió indefinidamente. Era 1978 y la libertad estaba presa de una dictadura feroz. Muchos jóvenes relegados se refugiaban diariamente en la biblioteca. Los problemas con las autoridades la llevaron a alejarse para regresar ya con otros vientos soplando.

 

Yo no conocía la ruralidad”, cuenta Teolinda, quien en 1995 propone iniciar recorridos semanales en lancha por el archipiélago para extender el alcance de la biblioteca. Al principio se embarcaba en la lancha sanitaria, que era capitaneada por uno de sus compañeros de escuela primaria, y junto a los agentes de salud recorrían durante una semana las poblaciones isleñas antes de regresar al pueblo. “Los maestros en aquel momento se reían de los libros que llevaba. Estaban muy deteriorados. Pero los mismos maestros me ayudaron a empastarlos y retaparlos”. Faltaban años para que al ganar un concurso internacional pudiera llegar una colección de libros impecables.

A la lancha fueron subiendo cuentacuentos y actores con los que montaban espectáculos culturales, los únicos a los que tenían acceso estos pobladores: “Éramos la gran visita del mes, la que todos esperaban.” Y cuando consiguió solventar un grupo electrógeno, llevó también una televisión donada por el escritor Francisco Coloane donde pasaban primero documentales y luego dibujos animados.

Al finalizar el primer año de gestión, Teolinda decidió premiar a los mejores lectores con una gira cultural por la ciudad capital de Santiago. En los años sucesivos se han podido llevar a cabo 12 de esas giras, lo que implica para muchos de los isleños el único viaje fuera de la isla que realizarán.

Años más tarde una periodista le preguntó “¿Qué desea a futuro?”, “Tener una lancha propia para la biblioteca”. La entrevista llegó a conocimiento de la directora de la Fundación Desafío Levantemos Chile y el sueño se hizo realidad.

CLD2018-marzo-bibProt-bibliolanchas-TeolindaHigueras

A Teolinda Higueras es posible imaginarla como un gigante, como una turba imparable, como la risa contagiosa. Difícil reconocer en esa breve figura y su voz cálida a la gestora de la primera bibliolancha de Chile. Gestar no es cuestión simple, aun quienes no se han formado para ello terminan enfrentando burocracias, celos políticos, dificultades arancelarias o normativas. El año pasado, Higueras fue corrida de su cargo en la biblioteca de Quemchi, y el convenio entre la Fundación y el gobierno local quedó sin efecto.

Ahora Teolinda Higueras organiza una asociación sin fines de lucro para recuperar la bibliolancha y seguir embarcada en llevar la lectura a lo más profundo de las poblaciones isleñas.

El habitante de las islas necesita del cariño y la compañía para sentir que es parte del país. Hay que agradecerles que sigan resistiendo el clima, el frío, que no quieran abandonar el territorio”.

 

A modo de temporaria conclusión

Todas las fuentes consultadas acuerdan que si bien en una instancia inicial el servicio de biblioteca no formaba parte de las necesidades expresadas por los pobladores, con el paso del tiempo, cada vez que los programas han tenido que enfrentar un traspié burocrático, son los pobladores, ahora convertidos en lectores, quienes defienden su presencia con fuerza y perseverancia haciendo valer sus voces. En todos los casos los proyectos no solo forman lectores, sino que logran un consecuente trabajo identitario, lo cual comprueba una vez más que el camino se hace al andar.

Para seguir leyendo:

  • Atlas de la Argentina rural, Marcelo Sili, Capital Intelectual.
  •  Acceso a los servicios bibliotecarios y de información en los pueblos indígenas de América Latina, por Milagro Medina de Silva. El artículo enfoca su atención en la problemática de los grupos minoritarios que no cuentan con acceso a los servicios básicos de una biblioteca, en este caso mediante algún tipo de embarcación.

Vanina Starkoff, tapa de marzo

La tapa del mes de Marzo de 2018 de Cultura LIJ corresponde a Vanina Starkoff.

La tapa del mes de Marzo de 2018 de Cultura LIJ corresponde a Vanina Starkoff.

Starkoff nació en Buenos Aires, Argentina, en el año 1981. Es diseñadora gráfica (UBA) y se formó en el arte de ilustrar libros para niños con el maestro José Sanabria en la escuela Sótano Blanco. Como complemento, asistió también al seminario de libro álbum del ilustrador Gianni de Conno en Milán, Italia.

El taller La casita de Latinoamérica es donde nacen sus creaciones y donde también comparte sus conocimientos ofreciendo clases de creación de libros con imágenes, con este proyecto bajo el brazo se trasladó de su Buenos Aires natal, primero a Río de Janeiro y ahora a Buzios, en Brasil.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


La voz de Vanina Starkoff

-¿Cómo fue el proceso de pasar de ser una ilustradora al de autora integral?

-Antes que nada quiero decir que mi querido Maestro José Sanabria ha sido quien abrió esta puerta para mí. Todo lo que él me transmitió creó una base super sólida en este bello camino de ilustrar y/o crear historias para niños. Tanto sus enseñanzas más académicas, como haberme transmitido la confianza en mí.
Sucedió naturalmente ya que las historias aparecen para mí como secuencias de imágenes, como si fuera una película. Al principio intentaba escribir las historias primero, como forma de crear más “organizada” o “mental” y luego me fui dando cuenta que ese era un camino un poco forzado. Percibí que tenía que dejar fluir las imágenes que iban llegando, que iba visualizando naturalmente y jugar con ellas.

-¿Cómo te marcó Pelo río en ese sentido y para los siguientes proyectos?

-Pelo Río justamente fue un libro que construí de ese modo y me enseño, me ayudo a confiar en ese modo de construir mis historias.

-¿Qué influencias ha tenido en su producción la mudanza a Brasil? ¿Y en el cambio de vida de un ámbito de grandes urbes a uno de ciudad pueblo rodeada de naturaleza?

-Es un movimiento importante que repercute en todas las áreas de mi vida. Tuve momentos en donde me sentí chiquitititita como una hormiga y otros fuerte como una súper leona.
Pase a estar físicamente en el lugar donde siempre estuvo mi alma. El cambio en el estilo de vida no lo percibí como un giro, sino como una adecuación. Ya vivía con ese ritmo pueblerino y no me sentía bien viviendo en una gran ciudad. Ahora luego de haber disfrutado la vida de pueblo y sus ritmos, me di cuenta también que soy bastante de la ciudad y su vida agitada.
Esto tiene que ver con lo que me han preguntado sobre los procesos, es súper importante que cada persona se escuche su forma de crear, respetar nuestro camino, nuestro proceso, nuestros tiempos. Así también como nuestro mensaje para dar. Me encanta ayudar a las personas a crear sus historias.
Cuando llegué a Buzios retomé mis actividades como tallerista y así decidí abrir nuevamente las puertitas de la “Casita de Latinoamérica”, solo que esta vez na beira do mar.

Para leerla

Bailar en las nubes, su primer libro, fue finalista en el III premio internacional Compostela para álbumes ilustrados en España en el año 2010. Ha sido publicado en 7 lenguas: castellano, gallego, catalán, euskera, portugués, Italiano e inglés.

Bola Roja recibió una mención honorífica en el concurso de libro álbum “A la orilla del viento” en México en el año 2010.

Flores en el desierto también recibió otra mención honorífica en el concurso de libro álbum Invenciones en México en el año 2011.

Doce pescadores, el libro realizado junto al escritor Franco Vaccarini, ha sido distinguido por el Banco del Libro de Venezuela y por la Cámara Argentina de Publicaciones entre los mejores libros publicados en 2016.

Pero río fue publicado por la editorial brasilera Pallas Mini en 2014, en 2017 por Orfeu Negro en Portugal y recientemente en Francia.


Bibliografía

  • Un buen rato de teatro. Editorial Crecer creando. Argentina, 2006.
  • Cuentos de hadas y princesas. Editorial Atlántida. Argentina, 2010.
  • Bailar en las nubes. Editorial Kalandraka. España, 2010.
  • La montaña. Editorial Edelvives. Argentina 2011.
  • Arboles en el camino. OQO editora. España 2012.
  • Tha cautionary childe of hale. Maverik books. Inglaterra 2012.
  • Capulana, um pano estampado de historias. Editora Scipione. Brasil 2014.
  • Vou lá buscar a noite. Editora Berlendis. Brasil 2014.
  • Flores en el desierto. Nostra ediciones. México 2014.
  • Pelo rio. Editora Pallas Míni. Brasil 2014.
  • Bola Vermelha. Pulo do gato Editora. Brasil 2015.
  • A voz da vida. Editora Rovelle. Brasil 2015.
  • Doce pescadores, Editorial La Bohemia. Argentina 2016.
  • Un canto per gli alberi, Il leone verdi. Italia, 2017.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Final de conversación

Este nuevo siglo ha sido marcado por el efecto que las tecnologías de las comunicaciones han tenido en la sociedad. Ahora permanecemos en estado de conversación permanente con todos nuestros contactos, al menos hasta el punto de lo inefable. Homenaje a Liliana Bodoc.

Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

Mantener abierto el diálogo es el mandato de hoy.

Este nuevo siglo ha sido marcado por el efecto que las tecnologías de las comunicaciones han tenido en la sociedad. Primero, por el estallido de los blogs, donde alguien se especializaba en algún tipo de repertorio o saber y editorializaba desde su sitio personal. Desde la extensión de esta práctica, se pudo observar una transformación en la construcción de los referentes y creadores de tendencias. Cierta lateralización que se agudizaría con la siguiente irrupción.

Está muy dicho ya que las redes sociales –Facebook, Twitter, Instagram, YouTube– nos han dejado sin intimidad, ya que las esferas que la era moderna había definido –ámbito público, ámbito privado–, que incluso se habían delimitado arquitectónicamente –zaguán, recibidor, sala diferenciados de las habitaciones–, fueron dinamitadas. Y somos nosotros quienes nos paramos a diario en esa construcción para, pico en mano, terminar de derribarla posteando encuentros, amores, platos del día.

La tercera de estas tecnologías, el wasap –o en su denominación en inglés WhatsApp–, ha impregnado nuestra vida cotidiana con la propuesta de no concluir ninguna conversación. Todos estamos por wasap en permanente contacto. Cada participación es un eslabón en un hilo interminable de comentarios. “Cambio y fuera” no parece una expresión consistente para este tipo de comunicación, por lo que es más habitual que las despedidas tengan algo como: “La seguimos después”.

Si la metáfora a utilizar la ancláramos en un tiempo verbal, hemos pasado del presente “Nosotros somos”, al continuo “Estamos siendo”. Enflaquecimos el horizonte de nuestra existencia para creer que no tiene borde, que es por lo tanto infinita.

¿Qué buscamos nosotros, habitantes del siglo XXI, con tanta conversación interminable? Escaparle a la muerte. O al menos sostener la ilusión de que no existe.


La cachetada final

CLD2018-marzo-Editorial-Bodoc2 Diario Z

A principios de febrero de este año, nos enteramos de la noticia del fallecimiento abrupto de la escritora Liliana Bodoc. La noticia corrió rápidamente por las redes y todos aquellos que la conocíamos y la admirábamos –se debe notar que no había posibilidad de conocerla sin admirarla– expresamos el estado de perplejidad en el que estábamos. Lo que dio lugar a la expresión del dolor, y posteriormente al homenaje.

Pero si ayer/la-semana-pasada/el-otro-día me-la-crucé/me-dijo/me-escribió/charlamos”.

Lo inefable.

¿Cómo puede haber silencio ahora en esta conversación si estaba abierta? ¿Cómo que no tendré posibilidad como lector de vivir como saga el Tiempo de dragones? ¿Cómo…?

Cuando un escritor muere, la obra queda finalmente concluida. La obra está ahora completa. Tiene lugar lo verdaderamente inefable. El cachetazo suena en el silencio, en el vacío de palabras en que nos deja el final.


Oda al punto final

Los lectores suelen quejarse de la sensación de vacío y de expulsión del mundo literario en el que se habían sumergido que les queda al arribar al punto final de una novela. Hay quienes recomiendan leer varios libros a la vez solo para no sentirse tan vacíos de mundo.

Sin embargo, en la era de las series y las sagas, habría que escribir una oda al punto final. Porque, si la literatura brinda algo, es la posibilidad de experimentar y jugar con las metáforas para tener posibilidad de dar contexto y palabra a la vida. El punto final nos dice que las conversaciones no se extinguen, como la vida puede y va a terminar en algún punto.

Y hay un vacío. Porque el modo preciso en que Liliana Bodoc brindaba mundo es irrepetible. Ese vacío no pide ser llenado, sino admitido.

A diferencia de la vida, los libros pueden ser releídos. Y los escritores pueden ser redescubiertos y disfrutados en sus obras. Una forma diferente de continuidad: la trascendencia.

CLD2018-marzo-Editorial-Bodoc1

 

¡Feliz 2018!

¡Ríe mucho en el 2018! Es el deseo de @Cultura_LIJ y @edLaBohemia

Waraizome (del japonés: 笑い初め): es la primera risa del año. Ríe pronto y asegura un año lleno de risas.

Waraizome (do japonês: 笑 い 初 め): é a primeira risada do ano.
Rir cedo para ter um ano cheio de risos.

¡Feliz 2018!

2018-Waraizome-LB.jpg