La máquina de ser otro

¿Cómo derribar prejuicios? Cuestión de ponerse en los zapatos de otra persona. Un grupo de jóvenes ha creado una máquina que reproduce la experiencia de ser otro por un rato.

El riesgo es que la empatía sea la forma de lavarnos las manos y sentirnos bien con nosotros mismos”, dijo Marte Roel y me conquistó. La empatía no tiene sentido si solo sirve para limpiar nuestra conciencia y no para recuperar nuestra sociedad.

Marte Roel y Daniel González Franco, jóvenes artistas y emprendedores mexicanos, están muy lejos de esa posibilidad. Junto a científicos, tecnólogos, antropólogos y hasta filósofos son parte del colectivo artístico BeAnotherLab.

En el marco del seminario Diálogos globales: refugiados y migrantes, Roel y González Franco explicaron a una audiencia nutrida que la empatía puede pensarse en torno a una escala cuya base sería el dolor vicario –la empatía en torno de la sensación física–; estaría en segundo lugar la adopción de otra perspectiva, como por ejemplo cuando leemos acerca de una forma de vida diferente a la nuestra; en tercer lugar la empatía propiamente dicha, cuando podemos sentir las emociones del otro; y el punto más alto sería la compasión, que es la empatía llevada a la acción.

Un colectivo para ir a todas partes

The machine to be another
Cortesía BeAnotherLab

El trabajo de BeAnotherLab cuestiona y subvierte las jerarquías entre distintos modos de conocimiento, como son el arte, la ciencia y la tecnología. Su metodología busca capturar a investigadores con abordajes innovadores a través de la realidad virtual.

El proyecto que han estado llevando por todo el mundo es LaMaquinaParaSerOtro (TMBA). Se trata de un sistema de corporización virtual que permite a individuos experimentar el mundo a través de los ojos y el cuerpo de otro ser humano. Combinando realidad virtual, imágenes de primera persona, tacto físico y actuación, la máquina funciona como una plataforma abierta para diseñar experiencias inmersivas y “ser” otra persona.

(Recomendamos ver el video de la sección Colombia: https://vimeo.com/172267667)

El fundamento es sencillo: cuando tengo familiaridad con alguien, puedo empatizar. Todos portamos juicios inconscientes que hacen que no sintamos la misma empatía al dolor o la emoción según prejuicios raciales, religiosos, o de grupo social. Estudios sugieren que el uso de simulación corporal favorece la disminución de prejuicios raciales en esos niveles profundos.

LaMáquinaParaSerOtro nació como la tesis final del máster de Philippe Bertrand en 2011 y ha evolucionado, sumando colaboradores que han enriquecido el proyecto. El grupo central de investigadores está conformado por Philippe Bertrand, Daniel González Franco, Arthur Pointeau, Christian Cherene, Marte Roel.

Una de las innovaciones importantes del trabajo es la de construir conocimiento en conjunto. Por eso la mayor parte del proyecto se encuentra bajo licencias de Creative Commons, o sea con permiso de uso no comercial. Se pueden encontrar procedimientos para construir la máquina de ser otro en: https://github.com/BeAnotherLab

Reproducciones oficiales de La Máquina de Ser Otro son BeAnotherLab (Barcelona, España), BeAnotherLab, (DF, México), Lacuna Lab, Berlin School of Brain and Mind, y Gorki Theatre (Berlín, Alemania), McGill University (Montreal, Canadá), Universitat de Valencia (Valencia, España).


Más sobre este proyecto

 

 

 

Anuncios

Un toque de madera

Como parte de las actividades que Catalunia llevó a cabo como invitado de honor a la Feria del libro infantil de Bologna de 2017, hubo durante un fin de semana juegos interactivos para chicos hechos íntegramente en madera. Un posibilidad unplugged para la imaginación.

Como parte de las actividades que Catalunia llevó a cabo como invitado de honor a la Feria del libro infantil de Bologna de 2017, hubo durante un fin de semana juegos interactivos para chicos hechos íntegramente en madera. Un posibilidad unplugged para la imaginación.

Lo mejor de ambos mundos

¿Es posible tener lo mejor de ambos mundos -digital y analógico? Ahora sí… Moleskine.

 

Por María Jaeschke

CV: Diseñadora gráfica. Redactora profesional (Instituto Superior de Letras Eduardo Mallea). Trabaja en Olmo Ediciones y en el Archivo General de la Nación.

 

–¿Quién prepara la minuta?

La pregunta flotaba en el aire mientras el resto miraba para otro lado. Todos habíamos tomado notas en la reunión de la revista, pero nadie quería hacer el fatigoso trabajo de pasarlas a digital y compartirlas por email. Debería existir la telepatía.

Dicen que si, en una clase de niños de 5 años, preguntamos: “¿Quiénes de ustedes dibujan?”, casi todos levantarían la mano; en un aula de 12 años, tres o cuatro, y, en una de 18, tendríamos suerte si uno lo hace. Esto relata el ilustrador español conocido como Puño en la conferencia MAD del 2011, uno de los eventos internacionales de diseño y creatividad más importante que se celebra en España.

También cuenta que cuando le preguntan cuándo empezó a dibujar, él responde: “¿Cuándo dejaste de dibujar?”, porque afirma que todos hemos dibujado de pequeños, pero que, de un momento a otro, lo dejamos de hacer. Lo cierto es que, a medida que crecemos, lo lúdico pasa a otro plano y el “músculo” de la creatividad comienza a atrofiarse.

Esto también sucede en la escritura. No es lo mismo estar sentados frente a una pantalla que escribir, tachar, borrar, volver a escribir, contar con la mística del papel al crear algo propio.

CLD2017-1-Abril-Tech2CLD2017-1-Abril-Tech4CLD2017-1-Abril-Tech3CLD2017-1-Abril-Tech1

La practicidad ante todo

A diferencia de lo que se pueda pensar, en el mercado de cuadernos de notas existen muchas variedades de marcas, tamaños, diseños y tipos de papeles. Una empresa italiana produce las libretas más famosas del mundo. Se dice que las primeras fueron utilizadas por artistas e intelectuales como Vincent Van Gogh, Pablo Picasso, Ernest Hemingway y Bruce Chatwin.

Se trata de un sencillo rectángulo con sus puntas redondeadas con un bolsillo en su interior. Todas traen un elástico que las mantiene cerradas. Su público es muy amplio, va desde estudiantes hasta hombres de negocios. Si bien existen miles de imitaciones, esta marca se ha convertido en un sustantivo común, en un sinónimo de libreta y, a la vez, en un fenómeno. Tiene millones de seguidores en todo el mundo que comparten en internet sus obras plasmadas en las páginas de estos objetos de culto.

Cuando compartir es la tarea diaria

Pero volvamos a la reunión de redacción y a la insistente pregunta de la directora: “¿Quién prepara la minuta?”. Tuvimos la reunión, repasamos mil cosas, y ahora para enfocarnos todos en el mismo sentido alguien tiene que pasar la minuta. Y ni un voluntario.

De una situación como esta debe haber nacido la idea, porque si tuviera una paper tablet yo ganaría puntos con la directora de la revista pasando la minuta. Pienso que con este artefacto podría releer el informe al salir de la reunión, retocarlo con las ideas frescas y enviarlo. Del mismo modo, con los dibujos que hago para ilustrar algunos libros. De esta forma me olvidaría de la tediosa e incómoda tarea de escanear y luego, de redibujar. Además al delinear se pierde el trazo original.

Se trata de una tableta hecha de papel que nos permite escribir a mano alzada y que, mediante una rápida coordinación con una tableta o un teléfono inteligente, copia el texto o dibujo digitalmente.

Tiene un tamaño similar a una tableta (21 por 13,5 cm), viene en negro o en rojo y cuenta con 176 páginas punteadas de 100 gramos de espesor. El kit cuesta alrededor de doscientos dólares y se compone de la tableta de papel y de un bolígrafo digital, especialmente diseñado para este fin. Su funcionamiento es simple y está regido por una aplicación: Moleskine Notes App (disponible para iOS y Android) que se descarga de forma gratuita de la red.

Fantasía cumplida

De este modo, así se cumple mi fantasía de la digitalización inmediata de imagen y texto. Incluso las notas escritas a mano se transcriben a letras mecanografiadas. Asimismo, tenemos la posibilidad de editar nuestros bocetos y compartirlos en las redes sociales. Aunque ya nos hemos acostumbrado al alcance que tiene internet, debemos aprovechar lo grandioso de vivir en la era 3.0, que se basa en la interacción.

Otra de las ventajas es que podemos enviar de forma sencilla nuestras notas por mail, solamente debemos pulsar el ícono del sobre que se encuentra en el borde superior de cada página y listo, se envía en formato PDF a quienes queramos. Lo increíble es que podemos escribir offline y luego, al conectarnos, se sincroniza y se actualiza el contenido de nuestra tableta.

–Deja, yo la preparo y la comparto esta noche, ¿está bien?

Ya la tendré.