Pobres lobos

¿Quién le teme a los lobos?
Por suerte encontrarmos buen refugio.

La familia ampliada –padres, madres, tíos, hijos, nietos y abuelos– paseaba por San Antonio de Areco. Todo brillaba para todos, acostumbrados a la gris geografía urbana. El río, los patos, los pies en el agua, los negocios rurales y las casas coloniales.

Una casa típica, de las de ladrillo a la vista, techo de tejas y escalones de piedra, los deslumbró.

̶̶ Mirá Cami, dijo la abuela. Mirá que casa hermosa ¡Cuántos ladrillos! ¡Cuántas tejas!

̶̶ Guau, ¡qué linda!, dijo Camilo asombrado.

Y luego, con todos los aires de sabihondo que cabían en sus cuatro años, agregó.

 ̶̶ Y con estas, abuela, no pueden los lobos.

¡Qué vivan Los tres chanchitos, qué vivan los cuentos!

CLD2018-Marzo-Brevisimos-3chanchitos-3.jpg

Por qué ser docente hoy

Hay quienes sostienen que en el siglo XXI ya no hacen falta docentes que enseñen. Que con una computadora con conexión a internet los chicos tienen todo el conocimiento. ¿Entonces por qué ser docente hoy? Maestros, profesores, especialistas contestan esta pregunta con la misma pasión con la que ejercen.

Hay quienes sostienen que en el siglo XXI ya no hacen falta docentes que enseñen. Que con una computadora con conexión a internet los chicos tienen todo el conocimiento. ¿Entonces por qué ser docente hoy? Cierto descrédito social hacia la profesión parece haberse instalado. ¿Por qué ser docente hoy? ¿Por qué?

CLD2017-Septeimbre-Editorial_SerDocente.jpg

Por qué somos docentes hoy


“Porque creo que la educación es el único proceso que equilibra la balanza y permite una sociedad más justa. Es el modo en que puedo aportar mi ladrillo para construir una sociedad mucho más justa. Una sociedad que reconozca las diferencias, las respete, las valore como posibilidad y no como obstáculo. El ejercicio de la docencia me permite desarrollar estas potencialidades en cualquier etapa del desarrollo de los sujetos, sean niños, jóvenes o adultos. Ser docente implica ayudar a pensar y a ejercer la libertad. Ser docente es formar para la libertad.” María Fernanda Carbone, maestra.


“Los maestr@s de plástica casi nunca comenzamos “Bellas Artes” pensando en ser maestros. Lo que vamos a buscar es otra cosa que no sabemos bien qué es. Si la encontramos o no, depende de muchos factores. Cuando las vueltas de la vida nos encuentran con la docencia, poco a poco, empieza a descubrirse un mundo alucinate. Es maravilloso ser testigo de la sincronía entre el crecimiento y el hacer, sean pinturas dibujos o esculturas. Sean líneas prolijas y limpias o manchas descocidas, desbocadas, sean duras construcciones o masas amorfas y sin explicación -no la necesitan-.” Florencia Ferreiro, maestra, Plástica.



“Yo reformularía la pregunta: por qué ser docente hoy y siempre.
El ser docente es una vocación que surge más allá de la formación. La formación docente brinda herramientas para empezar el camino. Ser docente hoy y siempre, lo enfatizo desde el lugar de acompañante, guía, incentivador y constante aprendiz de la experiencia del serlo. Ser docente implica un total compromiso. Más que ser docente, este estado es pleno cuando se siente. Ser docente es tener la necesidad de compartir lo que uno sabe, de dar oportunidad de un  aprendizaje más allá de la asignatura específica que uno se haya perfeccionado para enseñar. Es sentirse orgulloso de cada logro, cada paso, cada revelación de aquel que deja que sea docente.” Alfredo Daniel Nuñez, profesor y supervisor de Inglés (CABA), primaria, secundaria, adultos.


“Ser docente hoy es reforzar la cadena de transmisión de la cultura. Es acompañar y  darle al otro herramientas para su profesión y para la vida. Es ayudar a crecer, aun cuando el alumno sea adulto. Es abonar a la creación de grandes proyectos. Es comprender sin criticar. Es estar cuando nos necesitan.” Nora Lía Sormani, profesora, terciario. Especialista LIJ.


“La docencia es ante todo una función de transmisión, un modo de que algo continúe más allá de nosotros, con el límite que representa nuestra mortalidad. Y eso en mi caso va de la mano de aquello que me entusiasma más que nada en la vida, la práctica del psicoanálisis como un modo de hacer con el malestar, de hacer que la vida de cada quien pueda seguir caminos más interesantes. Que esa práctica y la teorización que la acompaña puedan continuar y reinventarse, es algo en lo que me he comprometido intensamente, desde hace muchos años. ¿Y por qué hoy? Tal vez porque, en esta época, la función de transmisión está puesta en cuestión más que nunca. Ante el vértigo de lo nuevo, ¿qué vamos a dejar de lo que recibimos y de lo que nos tocó hacer?” Gabriel Belluci, profesor, Psicología, universidad.


Mario Méndez, maestro, en su propia voz. Escritor.


“Para mí ser docente hoy en escuelas públicas es sentir que sos la última oportunidad para que tantos chicos se imaginen un futuro panorámico para/por ellos. En escuelas privadas sentís que les podés mostrar el lado B y que aprendan a conectarlo con el A. Y todo a través de tu arte, de tu materia. Ahora en serio, quizá ser docente hoy sea una manera de poder tener todos los días conversaciones con gente interesante sobre temas trascendentes, en una aula.” Andrés Sobico, profesor de Tecnología, primaria. Escritor.


“En la vida se nos abren diferentes caminos, cada encrucijada te exige una decisión, yo sé perfectamente cuál fue el momento en el que decidí ser profesora. Me vi en ese destino y todo era luminoso, entrañable y tangible. Era ser con el otro, construir con él o con ella, crecer en humanidad y comprensión.” Laura Guerrero Guaderrama, profesora de LIJ, universidad. Especialista. México.


“Por qué ser docente hoy? Buena pregunta. Soy docente porque lo llevo en el alma. Creo que aun antes de estar enseñando formalmente, lo era. Y moriré siéndolo. Porque me resulta placentero compartir  con el otro, más allá de lo programado. Enseño no solo el valor de la palabra. No solo como hacer una cuenta. Y el mejor premio es cruzarme en la calle con mis ex-alumnos y que me griten ¡chau seño!” Débora Pert, profesora de Inglés, primaria. Promotora de lectura.


“Ser docente no es solo una profesión sino también una oportunidad, un desafío y un compromiso para producir un cambio profundo en la sociedad de la que formamos parte. ¿Por qué ser docente hoy? Para tener la maravillosa oportunidad de abrir el aula al mundo, ayudar a derribar muros, incorporar voces, posturas diversas, acompañar disensos para promover consensos. Para  promover el pensamiento crítico a partir del encuentro con los otros, es decir, un docente hoy es un generador de  espacios de conocimiento donde circulen multiplicidad de voces, historias… vidas en busca de alcanzar un futuro más justo. Por todo esto, vuelvo a elegir la docencia cada mañana.” María Cristina Planas, profesora, terciario.


“Ser docente hoy es seguir creyendo que enseñar a pensar… siempre es tarea urgente.” Nancy Mauro, maestra.


“Porque, aunque sea una frase conocida y repetida miles de veces, estoy convencida de que la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo. Porque debe servir para transformarlo en un lugar más justo, más equitativo, que respete las diferencias y que nos enseñe a convivir con el otro no como un enemigo, sino como alguien que piensa distinto y que puede completarnos. Como docente de adultos que se forman en una carrera técnica, aspiro a que puedan desempeñarse éticamente, valorando su trabajo, pero fundamentalmente valorando el trabajo de aquellos con quienes deberán interactuar.” Roxana Carbone, profesora Corrección de Estilo, terciario. Columnista Cultura LIJ.


Maryta Berenguer, docente de Teatro y Narración, en su propia voz. Escritora.


“Para que haya canción.
Para enseñar a escribir casa, perro, nube y también libertad.
Para mirarnos a los ojos.
Para jugar a la mancha con el miedo y ganarle. Ganarle siempre.
Para hacer una ronda donde quepamos todos.
Y sobre todo, para que de vez en cuando ocurra la maravilla de que nos hagan una de esas preguntas para la cuales aún no tenemos respuesta.”

Eva Brugues, profesora de Inglés, primaria. Ilustradora.


“Es una respuesta compleja. Para algunos puede sonar falso decir que por vocación y si decís otra cosa, te dirían “ponete un quiosco.” La vocación para mí, parte del gusto por lo que hago, o intento, que es enseñar a descubrir conocimientos. Pero también, es correrse del camino marcado, cuando éste requiere de abrazos, cariño, escucha, abrigo, alimento, preocuparse por lo que les pasa y finalmente volver al camino para que encuentren un sentido a lo que hacen, sobretodo para si mismos. Soy docente porque siempre encuentro un destello que indica que cada pequeño logro puede llegar a encender a muchos. Soy docente porque a pesar de lo que muchos piensan, me siento respetada y querida. Y me encanta sentir el cariño con que me responden cada día. Soy docente , también, porque puedo vivir de esto que tanto me gusta.” Viviana Crevacuore, maestra.


“Ser docente hoy es estar cerca de esa energía vital de los jóvenes. Es sumar otras miradas a la propia. En mi caso,¡puro placer!” Silvia Goldman, maestra.


“Creo que la única salida que tiene nuestro país es el trabajo y la educación, trabajar para que las nuevas generaciones tengan la posibilidad y la libertad de pensar, ser crítico y tener derecho a equivocarse.Desde el área de plástica, el disfrute de la producción como también la observación de lo realizado por otros. Y trabajar con chicos siempre me devuelve mas de lo que doy, los resultados se ven mas rápido.” Andrea Vergara, profesora de Educación Plástica.


“Por los chicos, por la alegría, por el disfrute. Por los valores, el respeto, la empatía y el altruismo.Creo que si los niños aprenden esto desde pequeños un mejor país/mundo aún es posible.” Sandra Sommariva, maestra jardinera.


Roxana Pruzan, docente, en su propia voz.


“Por qué ser docente… Porque es un acto de resistencia, creación y trascendencia. Por un lado, es un acto de resistencia a la mediocridad, a los prejuicios y a la banalidad. Por el otro, es un acto de absoluta creación que nos permite trascender del aquí y ahora y transformanos con el otro.” Carolina Tosi, profesora de Corrección de Estilo, universidad. Escritora.


“Por lo mismo que ayer y por lo mismo que mañana: porque tu trabajo trasciende en cada letra, en cada número y en cada cuento que pusiste en las manos de los chicos.
Ellos trascienden
Yo trasciendo
Nosotros trascendemos”
Mónica Rodríguez, maestra, bibliotecaria. Escritora. Columnista Cultura LIJ.


“La razón principal para ser docente es la misma que para todo otro trabajo:
aportar un servicio a la sociedad y recibir a cambio nuestro sustento. No estoy de
acuerdo con la visión vocacional de estas cosas. Todo trabajador trabaja y produce
para mejorar su sociedad y todos aportamos cosas indispensables y los docentes no
nos distinguimos de este esquema.
Yo elijo esta tarea porque me permite lidiar con mi área de interés (la matemática),
porque es un trabajo donde se puede ser creativo y no se realiza tareas
repetitivas y donde uno puede ver en forma directa el servicio que le está brindando
a otro cada vez que este avanza, aprende algo nuevo o supera alguna limitación.” Octavio Duarte, profesor de Matemática, universidad.


“Porque es más que una profesión, es el alma, el corazón al servicio del otro. Porque la sociedad de hoy nos necesita mas que nunca para formar niños no solo en el ámbito educativo, sino acompañarlos ante realidades que les son indiferentes. Porque no solo educamos, sino que guíamos, acompañamos en las alegrías y tristezas de nuestros niños y jóvenes jóvenes.” Marisa Diez, maestra, bibliotecaria.


“Soy docente hoy porque la educación puede:

  • Dar herramientas para salvar y salvarnos de la ignorancia y la dominación.
  • Enseñarnos a pensar sobre nuestras acciones y las de los demás.
  • Indagar sobre lo que no está dicho y quieren hacernos creer que es así.
  • Leer el pasado, reformular y cuestionar el presente.
  • Darnos esa cuota de afecto que tanto necesitamos.”

Diego Javier Rojas, maestro, bibliotecario. Escritor. Columnista Cultura LIJ.

 


“En el caos de información en el que estamos sumergidos, ser docente es dar herramientas para distinguir, reflexionar y decidir.  Soy docente porque así me encuentro con otros que me dan herramientas para distinguir, reflexionar y decidir.” Valeria Sorín, profesora de Edición, universitario. Editora de Cultura LIJ.


“Con el prestigio y la idoneidad puestos en duda, mal remunerados, siendo objeto de críticas a boca de jarro, muchos de los que cuestionan nunca podrían estar frente a un aula y en cambio, ciertos docentes no podrÍamos no estar en ellas. Porque ser docente hoy exige ser plástico y dinámico, leer los signos de cada mirada y adecuar tus preguntas y tus respuestas a esa expectativa, a la propia y a la de tu comunidad.” Laura Demidovich, profesora de Plástica, primaria. Editora de Cultura LIJ.


CLD2017-Septeimbre-Editorial_SerDocente

 

Juegos, juguetes y regalos

Este itinerario se puebla de juegos, de juguetes, de regalos. Algunos esperados, otros descubiertos por azar… Y por qué no, alguna que otra decepción.

Por Mónica Rodríguez


A la luz de una vela

En Lautaro y la sombra, de José María Gutiérrez y Pablo Zweing, el protagonista ya no se divierte con sus juguetes. Le parecen viejos y aburridos. Un imprevisto corte de luz le permite a Lautaro descubrir una nueva compañera, oscura y divertida. A la luz de la vela, sombra y niño tejen juegos, complicidades y hasta desencuentros. Se cuidan mutuamente y se acompañan. Las ilustraciones del libro permiten que los lectores repongan la historia y se identifiquen con el protagonista.

¿Qué será? ¿Qué no será?

Isol narra su obra Un regalo sorpresa con palabra e imágenes. A Nino le falta solamente un día para cumplir años. Está solo en la casa e, inesperadamente, encuentra el futuro regalo. La pregunta ¿qué será? le ocupa toda la cabeza. ¿Será algo que deba abrirse inmediatamente? Sabe que es liviano, sabe que no hace ruidos. Empieza a jugar imaginando lo que no será el regalo. En pleno debate consigo mismo, regresan los padres y tiene que acostarse sin haber resuelto la intriga.
A la mañana recibe el regalo misterioso: un libro de cuentos. Se decepciona hasta que descubre que el libro puede encerrar muchas cosas. La ilustración permite ver lo que Nino piensa, espera, encuentra y siente.

De barcos y zuecos

La carabela, cuento de Enrique Banchs, también trata de un cumpleañero. Se le hizo largo el año a Juan Carlos, el protagonista. El tío le fue anunciando semana tras semana y mes a mes cómo avanzaba la construcción de la carabela que le entregaría en su cumpleaños. Le relataba el trabajo y la fineza de los materiales.
Llega el día soñado y Juan Carlos recibe el regalo prometido. Con el regalo vienen los consejos: no tocarlo, no mojarlo, no abrir los ojos de buey, no… Unos días después, jugando con sus amigos, el nene descubre la felicidad de hacer flotar un zueco en el agua, no tan primoroso, pero más divertido que el regalo del tío.

Para creer    

Papanuel nos permite jugar con el mítico repartidor de juguetes. Graciela Cabal presenta a los Cardoso y Pablo Prestifilippo los dibuja. El papá de la familia es el Papanuel del barrio. A pesar del traje remendado, él reparte alegrías para todos. Una Navidad que, parece, será más triste y menos regalada, la familia recibe una visita distinta, con regalos para grandes y chicos. Todas las ilustraciones evocan el espíritu navideño que tanto en las imágenes como en el diseño de las páginas. Quienes no crean en Papá Noel deben leer este cuento (y escribirle una carta cada diciembre).

ARCHI_104985.jpg (640×340)

Un juego en blanco y negro

Sergio Kern es el autor de Vengo a comerte. Este relato también trata de juegos. El escenario principal es un tablero de ajedrez. Las piezas cobran vida: algunas se miran, se atraen y se buscan. Y cuando parece que sucederá el encuentro, alguna se la come y la saca fuera del tablero. Todas juntas se rebelan y vuelven a sus lugares, descontrolando la partida y el carácter de los jugadores. Se hace realidad la famosa frase “patear el tablero”.
La literatura se nutre de los juegos. Y los juegos infantiles, de la literatura. Esta relación recíproca los hace crecer. Salud a los juegos y los libros que nos acompañaron, nos acompañan y acompañarán a todas las infancias por venir.

Corpus

  • Banchs, Enrique. Cuentos para sonreír y pensar. Buenos Aires, Guadalupe, 1994.
  • Cabal, Graciela y Prestifilippo, Pablo. Papanuel. Buenos Aires, Sudamericana, 1992.
  • Gutiérrez, José María y Zweing, Pablo. Lautaro y la sombra. Buenos Aires, Emecé Editores, 2004.
  • Isol. Un regalo sorpresa. México, Fondo de Cultura Económica, 1998.
  • Kern, Sergio. Vengo a comerte. Buenos Aires, Sudamericana, 1990.

 

¡Cultura LIJ digital #33 YA ESTA AQUÍ!

Con este número, Cultura LIJ concluye su octavo año ininterrumpido de publicación. Leelo, bajalo y compartilo. Retomamos en marzo 2017.

Y llegó diciembre, y llegó fin de año, y llegó la última lectura de Cultura LIJ en 2016.

SUMARIO

Editorial: Decir y existir
Por Laura Demidovich y Valeria Sorín (ver artículo en la web)
Terminamos con esta edición digital el octavo año de Cultura LIJ. Y se impone, como anunciamos, un cambio. Ahora nos tomamos un breve descanso, creativo y bullicioso. Nos reencontraremos en marzo, como todos los años, donde estrenaremos juntos una nueva forma de ser y estar en el mundo, por fin en el siglo XXI.

La voz de la imagen: Empujando el precipicio
Laura Demidovich y Valeria Sorín (ver artículo en la web)
Antes de arribar a la Feria del Libro de Guadalajara, donde será invitado destacado, André da Loba habla de su trabajo en exclusivo para la revista.

1a1: Biblioteca Viva
Daniela Azulay (ver artículo en la web)
Greta Gamondes cuenta que las redes sociales en general y Twitter en particular son una herramienta que ayuda a la hora de explorar e informarse.

Biblioteca Protagonista: La Ilustración, 127 años después
Valeria Sorín – (ver artículo en la web)
Robert Darnton, historiador del libro, cree que la biblioteca digital mundial es la cumbre del proyecto de la Ilustración. Sobre este y otros temas dialogamos en exclusiva.

Al rescate Juegos, juguetes y regalos
Por Mónica Rodríguez – (en breve publicado también en la web)
Este itinerario se puebla de juegos, de juguetes, de regalos. Algunos esperados, otros descubiertos por azar… Y por qué no, alguna que otra decepción.

Jitanjáfora: Nos estamos presentando
Asociación Jitanjáfora – (en breve publicado también en la web)

Contexto: Intervención urbana en resistencia
– (en breve publicado también en la web)
El grupo Los Lanzallamas han tomado la circulación de las palabras a su cargo en la capital de la provincia de Chaco.

Agenda Y los nominados por Latinoamérica son…
– (en breve publicado también en la web)
Un repaso por quién es quién de las organizaciones latinoamericanas nominadas para el premio Astrid Lindgren Memorial Award  2017.

De fondo: Editorial La Bohemia

En foco: La construcción del plural
Carmen del Faro – (en breve publicado en la web)
Por un 2017 repleto de experiencias compartidas.

 

Cultura LIJ Digital Agosto 2016

Ya salió.
Ya la podés leer.
Ya la podés bajar.
Ya la podés compartir.

En este número:

  • Mónica Rodríguez rescata obras donde sus personajes planean viajes, mudanzas o exilios en busca de encontrar lugares más habitables y más justos.
  • Valeria Sorín entrevistó a Paulo Valente, autor de una de las novedades más interesantes que se presentaron en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires: El león ya no quiere rugir, publicada por Corregidor.
  • Carmen del Faro pone el foco en la lectora atrapada en plena avenida.
  • Mell Brites, editora e investigadora brasilera, analiza la obra para niños de Clarice Lispector.
  • Natalia Porta López se propone repensar qué significa dar de leer, en serio.
  • Valeria Sorín reseña el libro Para comerte mejor, de Ximena García.
  • Daniela Azulay dirige su mirada a las intervenciones literarias en el aula y acerca la experiencia de Verónica Donati.
  • La tapa de este número es de Eva Bruges.

 

Cultura LIJ digital #26

Edición digital de mayo 2016 de la revista Cultura LIJ. Puedes leerla on line o descargarla a tu dispositivo de lectura preferido.

CulturaLIJ-D26 TAPASe nos pasó casi todo el mes de mayo sin subir la revista digital.
Pero no queremos demorarlo más.
Lee aquí o descarga Cultura LIJ.

En esta edición encontrarás los siguientes artículos.

 

Editorial – Espejismos en el cielo
Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

Contexto – Colectivo LIJ
Por Mario Méndez
En estos meses empezó a circular un espacio colectivo para hablar desde el espacio de la LIJ argentina a la sociedad de referencia. Aquí sus promotores iniciales, Mario Méndez, Silvia Schujer y Sandra Comino, lo presentan.
Contexto – El colectivo que nos lleva
Por Silvia Schujer
Contexto – Primera parada
Por Sandra Comino

Biblioteca protagonista – Una bibliografía colaborativa sobre ESI
Por Mónica Rodríguez
Una experiencia de trabajo colaborativo entre docentes y bibliotecarios permite rescatar y actualizar valiosas obras de literatura para ponerlas al servicio de los alumnos.

Contexto – Anti mínima expresión
Por Valeria Sorín
Oportunidad para volver a mirar los libros para bebés.
Contexto – Motivaciones para crear
Por Guido Van Genechen
Consultado por Cultura LIJ, el autor explica en esta nota cómo plasmó en sus libros un primer acceso a repensar los roles femenino y masculino en la crianza de los pequeños.

Alija – Premios nacionales de la LIJ
Por Laura Giussiani

Escenas lectoras – Las reglas del verano
Por Daniela Azulay

Novedades

Espacio editorial – Póster Ed. Unaluna

Agenda – II Jornada de Literatura para Niños y su Enseñanza

Lee aquí o descarga Cultura LIJ.

Historias de aquí y de allá

En este recorrido cada estación evoca un lugar. Como en un itinerario de viaje singular, pasearemos por sitios de ficción en el que se recrean historias de ayer, hoy y siempre.

Por Mónica Rodríguez

En este recorrido cada estación evoca un lugar. Como en un itinerario de viaje singular, pasearemos por sitios de ficción en el que se recrean historias de ayer, hoy y siempre.

El tema de hoy son los escenarios en los que suceden las distintas historias que nos convocan. Los autores dan vida a los personajes y allí ellos desarrollan sus vidas.

Una loma del diablo

En La loma del hombre flaco, de Laura Devetach, la historia es de amor y de endiablados. María María María, la profesora de costura de un pueblo sin tiempo, cautiva a dos hombres. Uno es Luigi, el italiano que la renombra y la alegra con su cortejo florido. La relación idílica de la pareja inicia una bola de nieve de chismes y habladurías. Aparece entonces el otro hombre, el flaco. Con intenciones codiciosas logra borrar a Luigi de la escena. Pero, después de un sinfín de aventuras con el endiablado flaco, el amor triunfa y son todos felices. El cuento transita varios lugares y los lectores acompañan ese trajinar para acercarse al final feliz. Casi como en la vida. Dos perlitas dos: la riqueza literaria de la escena de la descompostura del flaco y la evocación intertextual de Juan Gelman: se citan sus poemas de Sidney West y su descripción de los demonios.

Un escenario milanés

De Cuentos para jugar, el clásico de Gianni Rodari, elegimos Cuando en Milán llovieron sombreros. Como lo indica el título del cuento, un día casi normal se transforma en extraordinario por el misterioso acontecimiento de la lluvia de sombreros. Como es habitual en este libro, Rodari presenta tres finales para que el lector decida. Él no elige ninguno y se queda con la alegría y la esperanza de que algo bueno cayó del cielo. Esto sucedió en Milán, ¿habrá sido en las tierras de Luigi, del cuento anterior?

El camino de los planos

En una propuesta bien distinta, paseamos por Los planos de mi ciudad, de Alexiev Gandman. Este libro álbum invita a recorrer una ciudad “rara”, en palabras del autor. Recorre, desde su mundo habitación, un mundo mágico. La ciudad casi como una maquinaria con guiños a las cosas cotidianas bien concretas y símbolos abstractos que evocan sentimientos en cada lector. Una ciudad para perderse y encontrarse, siguiendo la rosa de los vientos que otorga la gráfica o siguiendo la rosa de los sueños de cada lector. Precioso libro para abordar desde todo los sentidos. Y los sinsentidos.

De selvas y tortugas

Pasamos ahora por los montes y las selvas que sirven de escenario a Los cuentos de la selva, de Horacio Quiroga. Evocamos la trama de La tortuga gigante. Narra la historia de un hombre que se muda al monte lejano buscando recuperar la salud. Si bien lo logra, la enfermedad regresa. La tortuga gigante carga al hombre sobre su lomo y lo lleva nuevamente a Buenos Aires. Allí encuentran la cura y una casa para cada uno. ¿Y si imaginamos que en su viaje por la selva la tortuga se cruzó con el protagonista de la próxima estación?

De selvas y elefantes

Otro de los autores que otorgan en sus obras una importancia particular a los lugares es Gustavo Roldán. Elegimos La noche el elefante. El circo internacional había llegado a Saénz Peña, en el Chaco. El aire del lugar evocó en el elefante la nostalgia por su terruño: la selva. Esta era otra selva, pero selva al fin. Se acordó de todo lo lindo: los árboles, los pájaros, el agua, el pasto… y se acordó del miedo. El miedo a los cazadores, que se le pasó al vivir en el circo. A medida que lo amaestraban fue perdiendo el instinto. Pero con el aire chaqueño comenzó a encontrarlo. Convenció a la elefanta y juntos huyeron. Recuperaron a los pájaros, a los árboles, a la lluvia. Entraron en el monte chaqueño desde donde nunca regresaron. Esta historia también puede consultarse en el archivo digital “Escuelas del Bicentenario”.

De este último libro tomamos una cita de Gustavo Roldán:

En un mundo donde se derrumban los valores, todavía -creo, quiero creer-, todavía quedan los libros como un baluarte de la dignidad. Un libro es una llave, es una puerta que puede abrirse, es una habitación donde se encuentra lo que no se debe saber, es un ámbito de conocimiento de la verdad y de lo prohibido, que deja marcas que después no se pueden borrar.

Corpus

Devetach, Laura. La loma del hombre flaco. Buenos Aires, Sudamericana 1996.
Gandman, Alexiev. Los planos de mi ciudad. Buenos Aires, Del Eclipse, 2005.
Quiroga, Horacio. Cuentos de la selva. Buenos Aires, Losada, 1974.
Rodari, Gianni. Cuentos para jugar. Buenos Aires, Alfaguara, 1990.
Roldán, Gustavo. La noche del elefante. Buenos Aires, Página 12, 1997.