Memoria. Verdad. Justicia.

Juicio

Aquí
mis muertos tienen
que probar que sus muertes se debieron
a “circuntancias extremas y aberrantes”.
A mí se me ha exigido una evidencia
de que no fue mi voluntad la de esfumarme
entre enero y abril, hace diez años.
¿Cómo consigo pruebas convincentes
de aquel que se tragó el miedo caliente
y le arden la laringe y el esófago
la puenta de la lengua y las verdades?
Alicia Parnoy *
Bahía Blanca, Semana Santa de 1987.
*Alicia Partnoy estuvo detenida-desaparecida en el centro clandestino de detención y tortura La Escuelita de la ciudad de Bahía Blanca durante la dictadura militar en la Argentina. Desde que fue liberada, se encuentra exiliada en los Estados Unidos. Este poema ha sido publicado en el libro de relatos testimoniales La Escuelita, que publicó Editorial La Bohemia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: