Papeles plegados y desplegados

El papel en sus distintas variantes ha sido un soporte tradicional de la pintura, el dibujo y el grabado. A esto se le suma que en el arte contemporáneo existe una significativa producción de obras en papel desarrolladas a través de procesos y técnicas muy diversas y complejas. Esta exposición abarca un panorama representativo de las manifestaciones artísticas más actuales en las que el desafío se encuentra en el tratamiento del papel como materialidad de la obra de arte.

Laberinto de seda (2016) / Muestra en el CCK

Laberinto de seda (2016) / Muestra en el CCK

 


Amada obsolescencia

La artista Andrea Moccio se formó tradicionalmente en la escuela Prilidiano Pueyrredón como artista visual dedicada al grabado, la serigrafía y las instalaciones. Cuando la crisis económica y social hizo erupción en el año 2002, Moccio comenzó a reutilizar objetos que iban perdiendo lugar en la sociedad y formaban, por lo tanto, parte del descarte.

Andrea Moccio tomó viejas guías en desuso, las guillotinó y les dio forma. Las guías, aquel material casi anónimo, casi en vías de desaparición a causa de la digitalización, eran revitalizadas a partir de sustraerles su función original: la de ordenar el mundo siguiendo el alfabeto.

Hoy, sin embargo, sus obras parecen estar vivas, seres nacidos en el intersticio que deja el escalafón que va de las plantas a los animales.

Andrea Moccio - Obra a partir de guías telefónicas

Andrea Moccio – Obra a partir de guías telefónicas


Intervenir el palacio

Con motivo de celebrar los 85 años de la asociación de papeleros de la Argentina, se organizó una muestra colectiva de artistas que trabajan con papel con la curaduría de Eugenia Garay Basualdo. Sobre su participación entrevistamos a la creadora Andrea Moccio.

—¿Qué la lleva a trabajar con el papel como elemento?

—Elijo el papel porque es un elemento que está siempre presente. Casi azarosamente descubrí que al cortar de determinada manera las guías telefónicas se armaban tramas dentro del papel que me inspiraban a hacer objetos con volumen. Esa trama de nombres y teléfonos era muy sugerente para crear obras que tuvieran movimiento.
Cuando comencé a trabajar en Papelera Palermo, me puse en contacto con máquinas de imprenta, guillotinas y anilladoras. Y fueron un motor para mi creación. Tener conocimiento del rendimiento de los papeles, todas las posibilidades que en sí da el papel, me permitió crear objetos con otras terminaciones.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

—¿Cómo trabajó para esta muestra en particular?

—Cada fabricante nos dio la posibilidad de elegir a los artistas el papel que quisiéramos para hacer la obra. En este palacio —se trata de un bello edificio histórico—, el desafío era intervenir un espacio barroco y recargado con nuestras obras.
Yo tomé la sala donde se reúnen los fabricantes y debaten sobre el futuro de la industria. Pedí papel cuadriculado y papel rallado con el que se producen los productos escolares. Pero sin guillotinar. Y con eso armé guirnaldas concéntricas que son como mandalas con volumen. En el lugar donde ellos piensan y hacen números, trabajé con la idea de que esos anotadores donde toman notas se convierten en estas piezas que son para jugar, ya que tienen aspecto lúdico y se pueden mover con las manos y armar nuevas formas.

—¿De qué forma esta obra sincretiza industria y arte?

—Es interesante porque para hacer esas guirnaldas recurrí a diferentes proveedores que también son amigos: los fabricantes de papel, el imprentero que me cortó los papeles con las formas que yo quería, un encuadernador amigo con su prensa que me ayudó a troquelar las formas con un sacabocados, que otro amigo —que los tenía de realizar etiquetas para vinos— me regaló.
Si bien el resultado es prácticamente industrial, con un acabado muy prolijo, ha sido realizado en forma artesanal con la voluntad de amigos que se fueron sumando para que pueda salir esta obra.
El proceso habitual para producir guirnaldas de cumpleaños es industrial, pero en este caso está logrado a través de la serigrafía. El pegado de papel para dar la estructura alveolar lo hago en serigrafía con un shablón, solo que en lugar de usar tinta, utilizo cola de encuadernación. Y la cola pasa a través de la malla como si estuviera estampando una imagen, solo que lo que estampo son rayas que me van a permitir pegar un papel sobre otro en búsqueda del efecto deseado.

Busco en mis trabajos alinear la poesía de la imagen, con el oficio y el concepto, como un intento certero de flecha al corazón.

 

 


moccio arboles enfermos intervenidosPara seguir mirando

http://www.andreamoccio.com.ar/index.php

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: