Un elogio que no es cuento

Por Ángela Fernández
#Elogio #HacerEcodeloBueno #ElogioLauraDevetach

CLD2017-Septiembre-Elogio-aplauso

La conocí ese día cuando la seño me pidió que lea a los monigotes de arena. Hasta ahí, mi destino era ser mamá y dirigir una casa. Pero como buena ratita presumida descubrí mi mayor vanidad y leí como pez de oro.

Lombriz que va, lombriz que viene, seguí leyendo y la vida me llevó nuevamente a mi abuela. ¿Lo sabrá? La veo en mi sombra como picaflor rojo, con sus cositos a cuesta, me indica frases en lo que escribo, me sopla deseos que saca de una caja llena de.

Una vez me enseñó a cantar.

Eran tiempos de garbanzos peligrosos, entre vidas y milagros. Una noche con luna llena, apareció una hormiga por correo que decía que cantaba. No la escuché pero si no hubiera sido por ese hombrecito verde: “Nací yo para ser amado y ese poema, para ser cantado”. Entonces afiné mis pasos (digo, mis orejas), atravesé el paseo de los viejitos y conocí cuentos que se esconden debajo de una pestaña.

Mi abuela tiene voz de hormiga que canta. Y, a pesar de su edad, con gran destreza teje inmensas torres de cubo y fabrica plantas de Bartolo, entre zongos y borondongos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: