Confusiones

Por Mónica Rodríguez

Muchas veces el hilo de una ficción se basa en una confusión. O en malos entendidos. O en interpretaciones diversas. Y sobre ese error nace una historia que atrapa y convoca.

Confusiones clásicas…

El primer diálogo que viene a nuestra memoria es el de Caperucita Roja. La nena, confundida ante la figura disfrazada de abuela, cuestiona las piernas, las orejas, los ojos y los dientes. Es la última pregunta que logra hacer, ya que después será un bocado en las hambrientas fauces del lobo.

… y no tan clásicas

Otro que interpreta distinto (¡y muy lindo!) es Jorge, de Caperucita Roja (tal como se lo contaron a Jorge). La amorosa escena del papá narrando la conocida historia a su hijo genera dos lecturas: la que el padre cree estar narrando, seguramente recreando su propia interpretación, y la que Jorge va hilvanando. En esta nueva versión hay leones, elefantes, superhéroes, mozos que sirven a la abuela en un plato y hasta pistolas láser… El juego entre colores plenos y colores sepias organiza las dos historias. La imaginación y la paleta de cada lector podrán recrear nuevas versiones.

Confusiones con animales

En “¿Vuelan animales?”, creación de Raquel Barthe, la trama se centra en Nahuel, un nene que vive cerca de la costa patagónica. En uno de sus paseos encuentra un huevo perdido y lo devuelve a un nido, que resulta ser de una familia de gaviotas. La historia transcurre con algunos problemas para la familia ya que uno de los nuevos hijitos no puede volar bien, aunque nada de maravillas. La mamá lo consuela contándole la historia de “El patito feo”, esperando una transformación similar en su pequeño. Finalmente, la familia integra al distinto y se protegen mutuamente. En el final del cuento Nahuel retoma el protagonismo: en un nuevo paseo por la costa se sorprende al ver como una familia de gaviotas comparte su nido con un pingüino. Solamente el lector descubre que la buena acción/confusión de Nahuel al poner en huevo en el nido dio origen a esta familia ensamblada.

Cuentopos de Gulubú (1972)

Cuentopos de Gulubú. Buenos Aires, Sudamericana, 1972.

Otras confusiones con animales

María Elena Walsh, en “Y aquí se cuenta la maravillosa historia del gatopato y la princesa Monilda”, nos confunde un poco. El protagonista, como ya lo anticipa en el título, es un gatopato. Un singular ser que tiene características de pato y de gato y al que le gustan las cosas propias de ambas especies. Muchos otros no lo entienden y lo marginan. Pero el amor de la princesa que lo adopta y de una sabia gatapata revierte la situación.

Confusiones con rima

El libro Poemas con sol y son reúne poesías de autores latinoamericanos. Nos detenemos en algunas. Primero elegimos una poesía de Roberta Iannamico, “Confusión”. La autora juega con la sonoridad de las abejas y las ovejas. Se confunde y, con lana y miel, endulza y abriga a sus lectores. Silvia Schujer, en “Cuando fue”, renueva la interpretación poética de Mambrú y la farolera. Desde Chile llega la voz de María de la Luz Uribe con su poesía “Es así – no es así” en la que el protagonista narra hechos que pasan o que no pasan, parece confundido el pobre. Destacamos la riqueza de las voces y las imágenes.

Confusiones con juguetes

En La pelota de colores, obra de Ruth Mehl, el confundido es Juanito. Su pelota es, algunas veces, un disco de colores; otras, una almohada, un colchón y un bote pirata. También es refugio y satélite que viaja rumbo a la Luna. Y ahora la confusión mayor: la Luna no es Luna, es la lámpara de la sala que se hace trizas tras el pelotazo. Por suerte, para Juanito no hay reto. Las imperdibles ilustraciones del cuento son creación de Jorge Limura, maestro de la historieta y del humor gráfico.

Para seguir andando…

Seguramente ustedes evocarán otras lecturas que pueden sumarse a este recorrido. Algunas en las que se confundan los personajes, algunas que confundan al lector, algunas tan ricas y polisémicas que originen nuevas y disímiles interpretaciones. Porque de eso se trata la lectura.

 

Hoy leímos

  • Barthe, Raquel. Cuentos para días de lluvia. Buenos Aires, Longseller, 2010. De esta obra trabajamos “¿Vuelan animales?”.
  • Los titanes de la literatura infantil. Buenos Aires, Anaconda, 1944. De esta obra trabajamos Caperucita Roja, de Charles Perrault.
  • Pescetti, Luis. Caperucita Roja (tal como se lo contaron a Jorge). Buenos Aires, Alfaguara, 1994.
  • Poemas con sol y son. Buenos Aires, Aiqué Grupo Editor, 2012. De esta obra trabajamos con “Confusión, “Cuando fuey “Es así – no es así”.
  • Mehl, Ruth. La pelota de colores. Buenos Aires, Editorial Latina, 1972.
  • Walsh, María Elena. Cuentopos de Gulubú. Buenos Aires, Sudamericana, 1972. De esta obra trabajamos “Y aquí se cuenta la maravillosa historia del gatopato y la princesa Monilda”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: