Lo mejor de ambos mundos

 

Por María Jaeschke

CV: Diseñadora gráfica. Redactora profesional (Instituto Superior de Letras Eduardo Mallea). Trabaja en Olmo Ediciones y en el Archivo General de la Nación.

 

–¿Quién prepara la minuta?

La pregunta flotaba en el aire mientras el resto miraba para otro lado. Todos habíamos tomado notas en la reunión de la revista, pero nadie quería hacer el fatigoso trabajo de pasarlas a digital y compartirlas por email. Debería existir la telepatía.

Dicen que si, en una clase de niños de 5 años, preguntamos: “¿Quiénes de ustedes dibujan?”, casi todos levantarían la mano; en un aula de 12 años, tres o cuatro, y, en una de 18, tendríamos suerte si uno lo hace. Esto relata el ilustrador español conocido como Puño en la conferencia MAD del 2011, uno de los eventos internacionales de diseño y creatividad más importante que se celebra en España.

También cuenta que cuando le preguntan cuándo empezó a dibujar, él responde: “¿Cuándo dejaste de dibujar?”, porque afirma que todos hemos dibujado de pequeños, pero que, de un momento a otro, lo dejamos de hacer. Lo cierto es que, a medida que crecemos, lo lúdico pasa a otro plano y el “músculo” de la creatividad comienza a atrofiarse.

Esto también sucede en la escritura. No es lo mismo estar sentados frente a una pantalla que escribir, tachar, borrar, volver a escribir, contar con la mística del papel al crear algo propio.

CLD2017-1-Abril-Tech2CLD2017-1-Abril-Tech4CLD2017-1-Abril-Tech3CLD2017-1-Abril-Tech1

La practicidad ante todo

A diferencia de lo que se pueda pensar, en el mercado de cuadernos de notas existen muchas variedades de marcas, tamaños, diseños y tipos de papeles. Una empresa italiana produce las libretas más famosas del mundo. Se dice que las primeras fueron utilizadas por artistas e intelectuales como Vincent Van Gogh, Pablo Picasso, Ernest Hemingway y Bruce Chatwin.

Se trata de un sencillo rectángulo con sus puntas redondeadas con un bolsillo en su interior. Todas traen un elástico que las mantiene cerradas. Su público es muy amplio, va desde estudiantes hasta hombres de negocios. Si bien existen miles de imitaciones, esta marca se ha convertido en un sustantivo común, en un sinónimo de libreta y, a la vez, en un fenómeno. Tiene millones de seguidores en todo el mundo que comparten en internet sus obras plasmadas en las páginas de estos objetos de culto.

Cuando compartir es la tarea diaria

Pero volvamos a la reunión de redacción y a la insistente pregunta de la directora: “¿Quién prepara la minuta?”. Tuvimos la reunión, repasamos mil cosas, y ahora para enfocarnos todos en el mismo sentido alguien tiene que pasar la minuta. Y ni un voluntario.

De una situación como esta debe haber nacido la idea, porque si tuviera una paper tablet yo ganaría puntos con la directora de la revista pasando la minuta. Pienso que con este artefacto podría releer el informe al salir de la reunión, retocarlo con las ideas frescas y enviarlo. Del mismo modo, con los dibujos que hago para ilustrar algunos libros. De esta forma me olvidaría de la tediosa e incómoda tarea de escanear y luego, de redibujar. Además al delinear se pierde el trazo original.

Se trata de una tableta hecha de papel que nos permite escribir a mano alzada y que, mediante una rápida coordinación con una tableta o un teléfono inteligente, copia el texto o dibujo digitalmente.

Tiene un tamaño similar a una tableta (21 por 13,5 cm), viene en negro o en rojo y cuenta con 176 páginas punteadas de 100 gramos de espesor. El kit cuesta alrededor de doscientos dólares y se compone de la tableta de papel y de un bolígrafo digital, especialmente diseñado para este fin. Su funcionamiento es simple y está regido por una aplicación: Moleskine Notes App (disponible para iOS y Android) que se descarga de forma gratuita de la red.

Fantasía cumplida

De este modo, así se cumple mi fantasía de la digitalización inmediata de imagen y texto. Incluso las notas escritas a mano se transcriben a letras mecanografiadas. Asimismo, tenemos la posibilidad de editar nuestros bocetos y compartirlos en las redes sociales. Aunque ya nos hemos acostumbrado al alcance que tiene internet, debemos aprovechar lo grandioso de vivir en la era 3.0, que se basa en la interacción.

Otra de las ventajas es que podemos enviar de forma sencilla nuestras notas por mail, solamente debemos pulsar el ícono del sobre que se encuentra en el borde superior de cada página y listo, se envía en formato PDF a quienes queramos. Lo increíble es que podemos escribir offline y luego, al conectarnos, se sincroniza y se actualiza el contenido de nuestra tableta.

–Deja, yo la preparo y la comparto esta noche, ¿está bien?

Ya la tendré.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: