Con los pelos de punta

Una apuesta potente dentro de un género que nunca pierde vigencia.


(publicada originalmente en  Cultura LIJ #27 edición papel julio/agosto 2014)

 

“Solo para lectores audaces”, advierte la editorial. Si bien los títulos de la colección Pelos de punta de Sigmar se dejan leer de un tirón, cada una de las historias cumplen la consigna.

Estamos hablando de una colección de policiales para chicos donde abundan los elementos fantásticos. Así la trama juega entre géneros: con el misterio de la resolución de un crimen (policial), con el misterio del terror.

Los primeros títulos de la colección son: No despierten al gatito muerto, de José Montero; La isla sin regreso, de Horacio Convertini; Sed, de Franco Vaccarini y El club del miedo, de Liliana Cinetto. O sea, autores con mucho oficio, conocedores profundos de los géneros propuestos. Hay que remarcar que Convertini ha sido premio Sigmar en 2013 y que ha publicado dos títulos en la colección Telaraña.

 

 Gatos peligrosos

Haremos hincapié en esta ocasión en No despierten al gatito muerto, que cuenta la historia de un niño, Gaspar, que se muestra escéptico de todos los fenómenos que no pueden explicarse con la razón. Luego de que en el supermercado del barrio deje de funcionar inexplicablemente el gato Maneki-neko de la suerte, la desgracia llega y muere su dueño.

Cerrado el local, muchas cosas en desuso se sacan a la vereda, de donde los cartoneros se van llevando botellas, cartones y cacharrería. Pero el Maneki-neko queda, nadie que conozca la leyenda se atreve a tocarlo: los gatitos que trajeron suerte, una vez descompuestos, traen desgracia. El desafío perfecto para Gaspar: probar que la maldición del gatito no es real.

Lo que sigue es una investigación delicada, en la que Gaspar deberá visitar a un “maestro” de artes oscuras y donde será atacado por dos criminales al entrar a su propia casa. Este tipo de detalles no son para cualquiera, la trama incorpora elementos presentes en la actualidad mediática que pueden provocar un miedo bastante real.

Es sabido que la lectura permite entrar y salir de situaciones difíciles que puedan atravesar los personajes, sin correr mayores riesgos. El gran acierto de este libro radica en combinar dosis de elementos fantásticos aterradores (gatitos maneki-neko capaces de maldecir y provocar muertes) con elementos aterradores de nuestros contextos urbanos.

Una propuesta potente para lectores audaces.

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: