La juventud eterna de Mafalda

mafalda Moira wPor Verónica Cantelmo

La niña argentina capaz de pronunciar palabras incómodas, preguntas intimidantes y reflexiones agudas, festejó sus primeros 50 años.

(publicada originalmente en  Cultura LIJ #27 edición papel julio/agosto 2014)

Publicada por primera vez en septiembre de 1964 en la revista Primera Plana y producto de la luz creadora del mendocino Joaquín Salvador Lavado Tejón –Quino–, Mafalda arribó al papel casi por casualidad: surgió como encargo para una publicidad de electrodomésticos, donde la idea era crear una típica familia argentina de clase media; aunque finalmente esa campaña no prosperó.

Tras su paso por varios periódicos y revistas, se publica el primer libro de Mafalda, que más adelante pasa a formar parte del catálogo de Ediciones De La Flor, dirigido por Daniel Divinsky y Ana María Kuki Miler. Respecto de esta incorporación, Kuki Miler declara: “La inclusión de Quino en nuestro catálogo nos produjo gran alegría y satisfacción. Siempre, desde que la empecé a leer, mucho antes de comenzar a editarla en La Flor, consideré a Mafalda una tira brillante, con un enfoque original y muy inteligente. Nosotros empezamos a publicar los libros en 1970, a partir del número 6. Hasta el 5, en años anteriores y por primera vez, los había publicado la editorial de Jorge Álvarez. La primera edición que hicimos fue de 200.000 ejemplares y desde hace 44 años publicamos los 10 tomos, sin interrupción, a los que se sumaron Mafalda Inédita”.

De esta manera, el personaje y su autor lograron imponerse entre las preferencias del público más diverso; incluso para Ediciones De La Flor, la trascendencia de Mafalda implicó un cambio sustancial: “La incorporación de los libros de Quino originó un gran cambio en la dimensión y el funcionamiento de la editorial. Hasta ese momento era mucho más artesanal y la aparición de Mafalda cambió completamente el ritmo de producción y venta. Comercialmente hubo que profesionalizarla y abrir un canal diferente: la distribución y venta en kioscos, muy amplio y mucho más exigente que las librerías en los tiempos de reposición”, recuerda Miler.

Con una mirada simple pero lúcida en extremo, esta criatura se convirtió en ferviente activista contra diversos males del mundo: el autoritarismo, la violencia y la injusticia. Opina sobre cuestiones diversas y profundas como el sexo, las huelgas, el intervencionismo norteamericano, etc. Y así como Quino declara no ser adepto al trabajo rutinario ni a ningún tipo de exigencia arbitraria, Mafalda odia la sopa, como símbolo de aquellas imposiciones a las que el hombre se ve sometido desde su infancia; es fanática de Los Beatles, está rodeada por un valioso grupo de amigos e integra una familia tipo de los  años 60, compuesta por su mamá, su papá y su pequeño hermano, Guille.

 

Vida y evolución

Justamente por la pesadez que conlleva la rutina, el autor decidió dejar de dibujar a Mafalda hace 40 años, ya que temió en aquel entonces que la repetición de los trazos lo condujera a la reiteración del argumento. Pero desde el nacimiento de la pequeña, su editora relata que los alcances del personaje en tiempo y espacio fueron impredecibles: “Lo que quizás fuera imprevisible, en aquel momento, era la larguísima vigencia que iba a tener a través del tiempo. Pero estábamos tan felices y contentos con ese presente que no hacíamos ninguna proyección. Quino estaba en plena producción, no había ningún indicio de que la iba a dejar de dibujar, ni cuándo”.

Desde el momento decisivo de su conclusión, con 1920 tiras cómicas editadas, la publicación continúa dando la vuelta al mundo y se expande en sus lenguajes y soportes; hace tiempo que la niña prodigio ha logrado imponerse entre las preferencias del público más diverso, tanto en Argentina como en el resto de Latinoamérica Latina y países como Canadá, Grecia, Francia, Portugal e Italia. Por otro lado, si bien Quino se opuso a que su personaje protagonizara obras teatrales por considerar que su existencia es inherente a la expresión gráfica, en 2013 cedió los derechos para que Mafalda y su pandilla existieran en plataformas digitales, como Facebook y App Store, entre otras.

En 2009, el Programa Puertas del Bicentenario inauguró una estatua de Mafalda en la Ciudad de Buenos Aires, en las calles Chile y Defensa, San Telmo, a metros del edificio donde años atrás vivió su creador; las muestras, afiches y homenajes se multiplican alrededor del mundo y continúan su marcha. Este año, Quino recibió en España el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, en cuyas actas se pone de manifiesto que: “Mafalda, la principal protagonista del trabajo creativo de Quino, es inteligente, irónica, inconformista, contestataria y sensible. Sueña con un mundo más digno, justo y respetuoso con los derechos humanos. Al cumplirse el 50 aniversario del nacimiento de Mafalda, los lúcidos mensajes de Quino siguen vigentes por haber combinado con sabiduría la simplicidad en el trazo del dibujo con la profundidad de su pensamiento”.

Así, la recorrida del conmovedor personaje junto a su “padre” continúa su viaje, con galardones y reconocimientos a nivel internacional.

 

La inmortalidad

Cabe preguntarse, después de tantos años de reediciones, cuál es la razón por la que este personaje continúa siendo uno de los predilectos del público. Como fenómeno editorial dentro de su género, Mafalda fue singular; acerca del tema, Ana María Miler reflexiona: “En nuestra editorial, fenómeno como el de Mafalda, básicamente por la cantidad de ejemplares editados y su trascendencia internacional, no hubo. En humor gráfico es posible que, si Fontanarrosa viviera, su Inodoro Pereyra hubiera llegado a una cantidad aproximada de años de producción, con éxito local y menores tirajes; en otro rubro sí, sigue vigente y muy requerido para traducciones Rodolfo Walsh”.

Según declarara Quino en la Conferencia Inaugural de la 40º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, la clave de su éxito radica en las debilidades de la humanidad: “…he hecho temas que 40 años después parece que fueran dibujados ese mismo día (…) A lo largo de la historia, uno se da cuenta de que el mundo repite siempre los mismos errores, es increíble. En esa misma charla, el autor resalta que el poder está presente en diversos ámbitos de la vida y que ese parece ser justamente uno de los ejes presentes en Mafalda: “…el poder se ejerce en ámbitos que uno no imagina; yo siempre hice dibujos sobre restaurantes, porque el restaurante me parece un terreno político muy comparable a lo que pasa en la sociedad, porque la gente va queriendo comer, que es lo que piden todos los pueblos del mundo…y hay que atenerse a lo que te diga el metre, el chef (…) ¡y encima hay que pagar!”…

De esta manera, la vigencia de la pequeña contestataria nos coloca en un lugar agridulce; afirma Quino que “el humor nace del sentido crítico que tiene uno ante las cosas. Si esa percepción nos permite establecer juicios racionales sobre nuestros comportamientos, tan agudos que nos llevan a empatizar con Mafalda y con sus reclamos de dignidad y justicia, existe la posibilidad de superar algunas de las realidades que ella cuestiona; sin embargo, si las cuestiones sobre las que ahonda el personaje permanecen intactas entre nosotros aún a pesar de esa observación minuciosa, tal vez debamos aceptar que esos rasgos conforman, en parte, la naturaleza de nuestra especie.

Por otro lado, es posible también que esa misma esencia humana sea la que, más allá de miradas críticas y reflexiones profundas, clame y reclame, en cualquiera de sus formas, la contención de una familia y la complicidad de los amigos inseparables. Después de todo, al igual que cada uno de nosotros y más allá de su pensamiento particular, Mafalda no sería Mafalda si no la rodearan sus afectos.

  One thought on “La juventud eterna de Mafalda

  1. agosto 14, 2014 en 2:32 am

    Reblogueó esto en Monicadiazm's Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: