La cuestión de la profundidad del campo

Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

profundidad_campo Una fotografía es una vista de un espacio en un momento dado. Desde cierto punto de vista, quedan congelados para el análisis todos los elementos presentes. Pero no todos se perciben por igual.

El concepto de profundidad de campo se usa en fotografía para expresar el rango de distancias reproducidas con una nitidez aceptable en una foto. O sea la profundidad de campo determina la zona de la foto que se ve nítida.

Hay tres aspectos a tener en cuenta: la apertura del objetivo, la distancia al elemento fotografiado y la distancia focal. La posibilidad de abrir más o menos el objetivo está determinada por la luz del ambiente. Este es un elemento dado que en ocasiones no es posible afectar.

Ahora bien, la distancia desde la cual miramos colabora a poder tener una fotografía que abarque los detalles con mayor claridad. Ubicados demasiado cerca, podemos prestar atención a un detalle, pero todo el contexto queda borroso. Demasiado lejos, tendremos un panorama que permita ver todos los elementos intervinientes, pero la mirada será menos específica.

El asunto no termina allí. La profundidad de campo es un recurso de composición fotográfica excelente, ya que influye de forma decisiva en la atención del espectador: nuestros ojos se dirigen principalmente a aquellas zonas de la imagen que se encuentran más enfocadas frente a aquellas otras que no lo están. La construcción de la distancia focal determinará en forma permanente las apreciaciones y los juicios posteriores que los espectadores puedan sentir. De esta forma, la comunicación refuerza el mensaje que se busca transmitir a partir de la zona de nitidez respecto del conjunto.

¿Seguimos hablando de fotografía? A veces no es posible poner distancia con la cuestión, somos parte de la escena. Entonces es necesario permanecer con el obturador abierto, mirar a lo largo del tiempo. Mirar este mismo recorte de la realidad pero agregarle la dimensión temporal. Vemos desde cerca, porque estamos insertos, pero permanecemos y comenzamos a distinguir, podemos comenzar a enfocar y reproducir con precisión personajes y objetos que antes en la velocidad quedaban borrosos.

Mirar, ¿quién dijo que fuese simple?

  One thought on “La cuestión de la profundidad del campo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: