Polaroids de una Argentina que lee

Por Laura Demidovich y Valeria Sorín

-Papá, ¿por qué no puedo ver ahora la foto que sacamos?

polaroidA partir de la pregunta que su hija le hizo a Edwin Land, el científico trabajó tres años en el desarrollo de una manera de disfrutar de las fotos inmediatamente. Así fue como en 1947 lanzó la primera cámara que permitía obtener la foto revelada tras solo 60 segundos.

El milagro se basaba en una película que permitía revelar y positivar la imagen. Las primeras 57 máquinas fabricadas se agotaron en un día. Del primer modelo de Polaroid se vendieron 1.500.000.

Polaroid I

Natalia Porta López nos invita por Facebook a formar parte del grupo de relectura de la obra En busca del tiempo perdido de Marcel Proust.

La iniciativa nació después de que la especialista chaqueña leyera la columna de Daniela Allerbon acerca de la importancia de la relectura (Cultura LIJ, marzo 2013). Si bien el grupo lo conforman personas tentadas por volver a degustar los siete tomos en diálogo con otros, son muchos los que se suman para leer a Proust por primera vez.

Cuando los integrantes se dirigen a las librerías a comprar sus libros, comprueban cierta sequía. Los libreros responden versiones similares de la misma frase: “Solo me queda un ejemplar del tomo 5 en la sucursal…”

Polaroid II

Una de nuestras columnistas nos comparte su original colección: escenas lectoras.polaroid2

Daniela Azulay colecciona escenas lectoras en espacios públicos. Se trata de fotos que toma con su celular cuando se cruza con lectores en bares, medios de transporte, colas de bancos. Las exhibe generalmente en su Twitter, donde entre seguidores y seguidos se genera un tráfico de piezas únicas. El fanatismo por la colección cunde, ya somos varios los que andamos a la caza de escenas lectoras por la calle, celular en mano.

Polaroid III

Un funcionario público, en charla distendida se lamenta acerca de la obra de tal autor, que debido a litigios entre sus descendientes es imposible reeditar. Y la charla deriva por los laberintos de la ley 11.723 que legisla acerca del derecho de autor en la Argentina. Allí se establece los herederos de un autor no pueden dejar pasar más de diez años sin republicar su obra. La ley intenta proteger de esta manera la circulación de bienes culturales valiosos, para evitar que el remolino de novedades sepulte autores y obras.

Y sin embargo, no es difícil que autores y obras caigan en la deslectura: ora por falta de interés en publicarlos, ora por haber sido canonizados (los bronces no gustan de conversar).

Álbum completo

La Polaroid estuvo casi extinta desde la aparición de las cámaras digitales. Tengamos en cuenta que no es necesario esperar para sacar la foto, verla, subirla a redes sociales y compartirla con amigos.

Hoy regresan las Polaroids como cámaras digitales que permiten viralizar cualquier imagen, pero también imprimirlas en el momento.

Compartían las viejas instantáneas un defecto inquietante: tras una década las fotos comenzaban a borrarse, convirtiendo sus protagonistas en fantasmas.

  One thought on “Polaroids de una Argentina que lee

  1. julio 10, 2013 en 11:08 pm

    GENIAL LA METÁFORA FINAL. LAS FELICITO POR LA REVISTA, QUE COMO SIEMPRE TIENE TANTA INTERTEXTUALIDAD.

  2. julio 10, 2013 en 11:10 pm

    GENIAL LA METÁFORA FINAL. FELICITACIONES POR LA CALIDAD DE LA REVISTA Y POR LA INTERTEXTUALIDAD QUE NOS ABRE NUEVOS HORIZONTES.
    ADELANTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: