¡Paren las rotativas! (Cultura LIJ actualiza)

Por Laura Demidovich y Valeria Sorín 

 Al cierre de este número tuvimos que gritar igual que en las películas: ¡Paren las rotativas! La noticia se extendía por la web primero, por los mails después, por los diarios finalmente: Isol ganaba el premio Memorial Astrid Lindgren, que otorga el gobierno sueco a las personas o las organizaciones que extienden los límites de la lectura. Cargadas de actualidad, ALIJA adecuó su columna, cambiamos unas notas e hicimos lugar.

¡Paren las rotativas, otra vez!

Pocos días después la noticia triste fue la inundación. Otros hablarán de las vidas perdidas, nosotros tenemos un minuto para solidarizarnos con las bibliotecas que vieron sus acervos pasar por agua y sus estanterías quebrarse ante la fuerza de las corrientes. Las escuelas volvieron a ser refugio, pero de otro tipo. Y a los chicos de las ciudades afectadas les dolió la panza, de tanta angustia contenida.

Paren las rotativas, una vez más

Porque ahora la noticia es la solidaridad. Otros hablarán de los rescates, de la cantidad de donaciones recibidas, de los gestos por miles y miles multiplicados. Queremos tomarnos un minuto para visibilizar a todos los amantes de las bibliotecas que han partido a sus casas para llevar algunos ejemplares para rescatar y para secar adecuadamente.

Comunidad

Muchos de los afectados sienten vergüenza de pedir ayuda, de quejarse, de mostrar sus propias pérdidas. Al lado de quienes perdieron la vida, al lado de las casas devastadas, de las personas perdidas, todo parece poco.

Sin embargo, en medio de este siglo vivimos en comunidades paralelas. Podemos tener una familia de origen, ser vecinos de un barrio, parte de la LIJ, y pertenecer a un determinado grupo profesional. Somos parte de varias comunidades diferentes. Y cada una debiera tener sus espacios de comunicación y de apoyo, su forma de socorro, sus sostenes propios.

Desde una comunidad madura y fuerte como la de la LIJ argentina salen un Andersen (Andruetto, 2012), un Asahi (Abuelas cuentacuentos, Fund. Mempo Giardinelli, 2012), y un Memorial Astrid Lindgren (Isol, 2013). No se nace de la nada. No se crece sin raíces. No se da frutos si no hay quienes vayan a disfrutarlos.

Argentina tiene mucho que ofrecer al mundo en materia de literatura infantil y lectura.

Argentina tiene mucho que ofrecer al mundo en materia de lectura.

Los ojos del mundo empiezan a mirarnos, y este es también fruto de un trabajo de comunidades, de hombres y de mujeres buscando el bien colectivo: primero fueron los ilustradores viajando a Bologna, luego los editores que lograron que los libros argentinos fueran destacados por entidades como banco del Libro de Venezuela y la International Youth Library de Munich (Alemania). A todo esto se ha sumado el valor inmenso del trabajo de organizaciones como ALIJA, CEDILIJ o la misma Fundación Mempo Giardinelli, que exhiben al mundo la vitalidad de la LIJ local y la calidad de sus especialistas.

Todo se ha hecho en la Argentina en materia de lectura. Y se sigue haciendo a diario.

Desde estas páginas iniciaremos una campaña para apoyar a las bibliotecas afectadas. Pero esperamos que sea una campaña de todos. La de la comunidad de la LIJ.

  One thought on “¡Paren las rotativas! (Cultura LIJ actualiza)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: