Gracias por el eco

 Entre noviembre y diciembre, solemos juntamos con nuestros colaboradores y colegas a repensar lo hecho en el año que se cierra y ponernos objetivos para el siguiente. Hace un año en este mismo editorial (Crecer, n° 14) les mostrábamos la intención de un 2012 de crecimiento. Afirmábamos con fuerza nuestro deseo: ampliar las raíces, conectar y recibir a otras redes para trabajar juntos (ALIJA, Jitanjáfora). Hoy podemos contarles que 2012 ha sido el año de los ecos, hemos podido escuchar el eco de las palabras que volaron desde estas páginas.

El eco, como el boomerang, retorna al origen para describir la forma del espacio. Así ven muchos animales, que en vez de otorgar forma a su mundo a partir de las ondas lumínicas que rebotan en los objetos, lo hacen a partir del retorno de ondas sonoras. Natural o tecnológico, el eco alimenta al radar, que no es otra cosa que un elemento que da coherencia a esta información y ayuda a comprender y ordenar a nuestra percepción del mundo.

Ahora sabemos mejor que hace cuatro años la forma y la profundidad del campo de la LIJ. Y cada vez más conscientes de lo que esto implica, les agradecemos a ustedes, a cada cual, la reproducción de esta voz.

El eco no es algo que se pueda direccionar. Si bien podemos gritar en un sentido, el eco vuelve en la medida que haya alguien para hacerlo rebotar. La forma de ese rebote, su fuerza, su potencia, su multiplicación incluso, depende de quien se haga eco.

Queremos hacer más y hacer mejor. Tratarlos mejor es nuestro objetivo para 2013. Mejorar las entregas, ampliar las ediciones, ofrecerles un formato digital adicional con una propuesta donde lo digital sea un recurso de ganancia.

Hay que recordar que el eco no es fiel a la señal inicial, parte de su señal es absorbida por el cuerpo donde rebota. Por eso es tan interesante escuchar los ecos, porque la palabra vuelve intervenida, algo del mensaje inicial es elegido y se lo recarga con nueva información.

Ecolocación: se llama así a la obtención de información acerca de nuestra posición en el entorno por lo que se escucha. Como en la apócrifa frase de Don Quijote: “Ladran Sancho, señal que cabalgamos”. Un medio de comunicación es con y por los otros. Cultura LIJ intenta no ser un medio solo para una cantidad de voces, busca ser un espacio de expresión y de escucha.

La modernidad había iniciado con la frase de Descartes “pienso luego existo”. Como sociedad nos hemos alejado mucho de lo que Midón llamaba “yo puedo solito” (Vivitos y Coleando). Ya es parte de nuestra identidad sabernos en red, sabernos conectados. ¿Será que se han vuelto a enhebrar los puntos del tejido social?

Con la esperanza de que esto sea así, con la decisión de aportar a reforzar esos puntos, les deseamos un feliz 2013 en compañía.

 Laura Demidovich y Valeria Sorín

  One thought on “Gracias por el eco

  1. noviembre 21, 2012 en 11:22 pm

    Me encantó! Gracias por CON LUPA, un espacio maravilloso de expresión! Espero nos veamos prontito! Sin dudas CULTURA LIJ es un espacio de conexión que va mucho más allá, y es infinitamente mutable y mágico. Existirán tantas reflexiones como libros y tantos libros como lectores. Es un espacio o un soporte de apertura para la reflexión de lo que inevitablemente se reinventará una y otra vez con el fin más preciado: el amor a la literatura!
    Laura y Vale, un abrazo enorme!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: